Santa Cruz de la Sierra

La lucha de Juan Pedro Franco para dejar de ser el hombre más obeso del mundo

El doctor José Antonio Castañeda, el médico que trata al joven mexicano de 33 años que es la persona más obesa del planeta, explica cómo su paciente más famoso ya logró perder 218 kilos y se prepara para una cirugía clave en noviembre El doctor José Antonio Castañeda, el médico que trata al joven mexicano de 33 años que es la persona más obesa del planeta, explica cómo su paciente más famoso ya logró perder 218 kilos y se prepara para una cirugía clave en noviembre foto: BBCMundo

Información adicional

  • Sienna: tbg-sienna

La foto es famosa. Juan Pedro Franco Salas en su cama, con 594,8 kilos de peso, sosteniendo el registro del libro de récords Guinness que lo certifica como el hombre más obeso del mundo.

Lo que pocos conocen es que detrás de la foto, está la lucha de este joven mexicano, que ha estado postrado en una cama durante seis años. Y el esfuerzo denodado de sus padres, María Salas y Abelardo Franco, que han vivido permanentemente pendientes de cuidarlo.

Por primera vez, Juan Pedro, de 33 años, espera alcanzar un peso, y una vida, saludables.

El joven es tratado desde hace unos 10 meses por un equipo de cerca de 30 especialistas, liderados por el doctor José Antonio Castañeda, cirujano bariatra y director del centro Gastric Bypass México en Guadalajara.

El Dr. Castañeda señaló que “puede haber muchos casos como el de Juan Pedro en México”, país que ocupa el primer lugar de obesidad a nivel mundial en adultos y niños. Y es esencial que los institutos de salud mexicanos tengan la infraestructura necesaria para tratar estos pacientes.

BBC Mundo habló con el Dr. Castañeda sobre Juan Pedro, su tratamiento y el gran reto de sacarlo adelante.

¿Cómo tomó la decisión de ayudar a Juan Pedro?

Una televisora internacional nos solicitó ayuda porque habían visto que somos un centro dedicado al tratamiento quirúrgico de la obesidad y ayudamos pacientes con obesidad extrema.

Nos desplazamos desde Guadalajara a Aguas Calientes para valorar a Juan Pedro y vimos un paciente con muchos problemas de salud.

Juan Pedro era un paciente que llevaba seis o siete años postrado en cama y requería el 100% de la atención de sus padres para asearse, comer y hacer sus necesidades.

¿Cuáles eran los principales problemas de salud de Juan Pedro?

Cuando llegamos tenía una hipertensión descontrolada, diabetes descontrolada, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, hipertiroidismo descontrolado.

Él nunca pudo ir a un hospital. No podía salir y el hospital lo rechazaba porque decía que no contaba con la infraestructura para tratar un paciente así.

Entonces iban los médicos desde el hospital a su domicilio y cada quien dejaba su granito de arena. Lo encontramos con una caja de cerca de 50 medicamentos, todos para lo mismo, que se iban acumulando de todas las visitas médicas.

En consenso con todo nuestro equipo multidisciplinario en Guadalajara, a las dos semanas de verlo, decidimos abordar su caso. Créeme que no fue fácil, fue un reto.

Juan Pedro está ahora en una casa con sus padres en Guadalajara. Es un gran esfuerzo el que están haciendo sus padres.

¿Cuál ha sido el tratamiento?

Una vez que abordamos el caso le tomamos una serie de exámenes y lo sometimos a una dieta para que se controlara primero la hipertensión, diabetes, tiroides, pulmones. En esto intervinieron un neumólogo, internista, intensivista. Logramos estabilizarlo, y de tener 50 medicamentos en casa (y se los tomaba todos), ahora te puedo decir que toma solo dos o tres.

Con la dieta logramos hacerlo bajar unos 170 kilos en aproximadamente seis o siete meses.

¿Cómo era la dieta?

Una dieta mediterránea, pescado, verduras, una dieta a base de proteínas. El desayuno por ejemplo contenía clara de huevo y ejotes, y otras verduras. En esto intervino una nutróloga.

Una de las ventajas que tenemos con Juan Pedro es que su mamá es la que le lleva la comida. Él no puede salirse a la calle a comer comida chatarra. Su mamá ha sido y es pieza clave en la adecuada evolución de Juan Pedro.

¿Qué tipo de apoyo psicológico le dieron?

Cuando conocimos a Juan Pedro era una persona optimista y le dio muchísimo gusto, porque muchos médicos se habían acercado a él y decían “no se puede hacer nada”. Pero cuando le dijimos que había una solución, lo tomó de una manera positiva.

Pero él ya tiene una actitud positiva y fue poco lo que tuvo que hacer la psicóloga en esa parte.

Desde que nació Juan Pedro ha estado contento de la vida, de que está viviendo día a día y se le presentan oportunidades.

¿Quién paga el tratamiento?

Nosotros destinamos una partida cada año para ayudar a pacientes con estas características. El hospital tuvo que abrir las puertas y construir una mesa de quirófano especial para Juan Pedro porque en ninguna otra parte del mundo la había.

¿Cómo llegó Juan Pedro a pesar tanto?

Un factor es la dieta que existe en México, rica en grasas, carbohidratos, harinas. Esto aunado al descontrol que tuvo de su tiroides son dos de los principales factores que contribuyeron a que Juan Pedro llegara a esas dimensiones.

Además de la dieta, lo sometieron ya a una primera cirugía, ¿cuántos kilos ha perdido?

Cuando lo pesamos por primera vez pesaba más de 590 kilos. Con la dieta y la primera cirugía, una manga gástrica, bajó hasta ahora 218 kilos.

Ahorita camina poquito, ya se mueve más y se siente más ágil.

¿Qué es una manga gástrica?

En la manga gástrica lo único que hicimos fue hacerle el estómago chiquito . Fue por laparoscopia, una cirugía que dura aproximadamente 25 o 30 minutos a través de incisiones pequeñas en el abdomen. Se engrapó el estómago con grapas de titanio, y se le quitaron tres cuartas partes. Quedó un estómago pequeño.

¿En qué consistirá la segunda operación en noviembre?

En noviembre le vamos a hacer un bypass gástrico. Además de hacerle el estómago más chiquito le vamos a hacer un cambio en su anatomía intestinal para que una parte absorba nutrientes y la otra no.

Normalmente nuestro intestino mide cinco metros. De esos cinco metros hacemos un cambio para que solamente dos metros del intestino tengan la capacidad de absorber nutrientes y los otros tres no. No quitamos intestino, simplemente cambiamos la anatomía intestinal.

Conectamos una parte del intestino al estomago pequeño y la otra parte la juntamos con el resto del intestino pero ya cercana al colon.

El intestino únicamente va a absorber las calorías necesarias que le van a permitir a Juan Pedro llegar a un peso adecuado.

Otros pacientes con obesidad extrema en México, como Manuel Uribe, fallecieron. ¿El tratamiento de Juan Pedro es diferente?

Manuel Uribe falleció en 2014, ocupaba el récord Guiness de aquella época con 570 kilos.

Él no quiso nunca la cirugía, se sometió a un tratamiento dietético.

Aquí hay que dejar muy en claro que el hecho que se someta un paciente a cirugía no quiere decir que no va tener posibilidad de tener una complicación como infarto o embolia. Siguen siendo pacientes graves.

¿Hasta qué peso esperar llevar a Juan Pedro?

Queremos llevarlo a que llegue a pesar 95 a 100 kilos.

Obviamente cada organismo es diferente, pero lo importante es que veamos que Juan Pedro se controla su diabetes, que su presión se normaliza sin necesidad de tomar medicamentos, que ya puede respirar y caminar bien. El peso es importante pero en esta cirugía lo que valoramos es lo funcional y la cuestión de la salud.

¿Cuánto tiempo tardará Juan Pedro en llegar a unos 100 kilos?

El período es de un año o año y medio para decir que ya está fuera de riesgo derivado de la obesidad.

Tenemos esperanzas. El caso de Juan Pedro, si no se hubiera hecho nada, iba a pasar a ser un caso más de paciente obeso extremo que fallece, porque son pacientes que no viven muchos años.

Por cada 10 kilos que tengan arriba de peso son cerca de 6 meses menos de vida y eso está científicamente comprobado.

No somos dioses pero sí te podemos decir que tenemos toda la fe y somos optimistas en que va a salir adelante.

¿Qué hace Juan Pedro durante el día?

Toca la guitarra y canta. Y hace galletas de avena y las vende, ayuda a su mamá a preparar la harina. Es lo que puede hacer por ahora.

¿Por qué tantos casos de obesidad extrema y récords Guinness de obesidad se dan en México?

Somos el consumidor número uno de Coca Cola en el mundo, la comida es de alto contenido calórico, harinas, y alto contenido en grasas. La cultura, el comer en la calle y el comer grasoso desencadena todos esos problemas.

¿Cuál es la responsabilidad del gobierno? Porque si la fruta y la verdura son más caras que comer tacos en la calle ¿no debería el gobierno tener un papel más activo para combatir la obesidad?

Quizás el caso de Juan Pedro haya llamado la atención. Pero hoy por hoy, las instituciones de gobierno se están preocupando por otras cuestiones más políticas. Estaban dejando en segundo plano el informar a la población sobre lo grave que es la obesidad. Los medios e comunicación no lo mencionaban.

Ahora el gobierno está pagando spots en los principales medios, con mensajes como “cuídate, come bien, haz ejercicios”. Se está trabajando más en los desayunos escolares, se está haciendo por regla el que los niños en lugar de comprar en la tiendita tengan un desayuno completo. Se están haciendo apenas esos esfuerzos. Al gobierno le cuesta trabajo creer que es un problema grave.

También los padres deben fomentar actividades físicas, que los niños salgan a la calle.

Ocupamos el primer lugar de obesidad a nivel mundial en adultos, en adolescentes y en niños. Y créeme, te lo digo como mexicano, voy en la calle manejando o caminando y te puedo decir que el 75 o el 80% de los niños que veo son niños con sobrepeso y obesidad.

¿Es decir que puede haber otros casos similares al de Juan Pedro en México?

Como Juan Pedro hay muchos otros casos que no se saben, porque esos pacientes no pueden salir o no hay médicos que se les acerquen.

Pero en México hay muchos casos de esos y que la gente no sabe y que siguen rechazando en los hospitales públicos porque no hay infraestructura. No se sabe cuántos casos así hay.

Es importante que al menos las instituciones de salud creen unidades de obesidad con instalaciones adecuadas para tratar estos pacientes. Que no digan ‘se va a morir, no tienen caso tratarlo’.

Tienen todo el derecho de vivir y recibir una atención de calidad porque son paciente enfermos, que se tienen que manejar diferente, pero que tienen que ser tratados.

Algunos medios muestran a Juan Pedro sólo como el récord Guinness, el caso curioso. ¿Cómo deberíamos verlo en su opinión?

El caso de Juan Pedro deberíamos verlo como ejemplo, por el hecho de que es una persona que quiere vivir, quiere salir a la calle valerse por sí mismo y ser alguien diferente.

El otro aspecto es informativo, ver hasta dónde puedes llegar si no te cuidas, si no haces ejercicio.

¿Todos podemos llegar a tener el problema de Juan Pedro?

Sí, definitivamente. La obesidad es una bola de nieve que va creciendo, que la dejas rodar y va creciendo hasta que destroza todo lo que se le pone enfrente.

Algo muy importante es que no me gustaría dejar el mensaje de que la cirugía es la solución, que la gente piense “no importa cómo te pongas porque vas a encontrar un cirujano bariatra y te va a resolver el problema”.

Estas cirugías están diseñadas par a p a cientes q ue ya están graves y que han intentado bajar de peso con muchísimas cosas por muchísimo tiempo.

Lo ideal es que el paciente primero busque atención con un nutrólogo, psicólogo y cambie sus hábitos alimenticios y se ponga a hacer ejercicio. La cirugía no es una panacea, tiene sus riesgos, como una fuga en algún grapeo, un sangrado, una infección, aunque el riesgo es muy bajo, entre un 1 y un 3%.

¿Cómo se siente a nivel personal de tener la posibilidad como médico de ayudar a Juan Pedro?

No soy solo yo. Detrás de mí hay un equipo muy grande y sin ellos no se hubiera podido hacer absolutamente nada, son aproximadamente 30 personas que están atrás de todo esto.

Fue un reto y hasta ahorita vamos con victoria.

Representa un orgullo. Nadie quería abordar el caso de Juan Pedro. La verdad es que te da emoción el ver que te dice ‘mire doctor ya puedo levantar la pierna’ o ‘mire doctor ya me puedo parar, ya la piel me cuelga’.

Humanamente, el sacar una persona que ya estaba destinada a morir, sacarla adelante, es más que gratificante.

Somos bastante optimistas con que Juan Pedro va a salir adelante y queremos que se regrese a la central de autobuses y se suba al camión por él mismo y se baje llegando a Aguas Calientes y que pueda valerse por sí mismo y empiece a salir de casa.

Y puedan descansar un poco sus padres. Están pendientes de él en todo. Créeme, que si sus padres no existieran Juan Pedro habría muerto hace muchísimo tiempo.

Queremos sacarlo adelante, queremos que sea un paciente sano, un paciente que viva muchos años contento.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

Visto 197 veces

Medios

Últimas Noticias

Prev Next

San Ignacio de Velasco Brasileño es bale…

San Ignacio de Velasco Brasileño es baleado por dos sujetos en su casa

Al promediar las 10:20 de la mañana de ayer domingo, dos sujetos entraron en el...

ENTREVISTA: Reymi Ferreira 'El Mojón con…

Siguiendo una de sus pasiones, como es la escritura, el actual ministro de Defensa, Reymi...