Santa Cruz de la Sierra
13 Septiembre 2017

El café es una de las infusiones favoritas de los argentinos. Tomar una taza, acompañada con leche, con o sin azúcar, es parte de la rutina diaria de muchas personas que eligen esta bebida sin importar el lugar o el horario e independientemente de cómo afecta al organismo.

Mucho se analizó -y se analiza- sobre la relación entre el café y su impacto en el cuerpo. Los beneficios para la salud, la ayuda para la concentración o la conveniencia para el ejercicio físico con la clásica infusión fueron objetos de estudio. Ahora, una nueva investigación ratifica lo revelado anteriormente: tomar café reduce el riesgo de muerte.

Aunque su consumo tiene asociados algunos peligros para la salud, como la ingesta elevada de cafeína o de azúcar, cuando se toma de manera moderada es apuntado como una manera de prolongar la vida, de reducir la mortalidad. Con ello coincidió el trabajo llevado a cabo por la Universidad de Navarra.

En el marco del Proyecto de Seguimiento de la Universidad de Navarra (Proyecto SUN), un estudio de cohorte que efectúa un seguimiento a largo plazo a más de 22.500 titulados universitarios españoles desde el año 1999, los investigadores confirmaron que beber café está asociado a un menor riesgo de muerte.

Realizando un seguimiento durante diez años, los científicos analizaron a 19.896 participantes del Proyecto SUN con una edad promedio de 37,7 años. Finalizado el período, fallecieron 337 personas.

Los resultados, publicados por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), revelaron que los sujetos que consumían al menos cuatro tazas de café al día tenían un riesgo de mortalidad un 64% menor que los que casi nunca tomaban café, mientras que los que bebían dos tazas veían reducido su peligro en un 22%.

"Estudios anteriores han sugerido que el consumo de café podría estar inversamente asociado con la mortalidad por todas las causas, pero esto no ha sido investigado en un país mediterráneo", aseguró Adela Navarro, cardióloga del Hospital de Navarra en Pamplona y líder del proyecto.

Navarro agregó: "En el proyecto SUN encontramos una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de mortalidad por todas las causas, particularmente en personas de 45 años o más. Esto puede deberse a una asociación protectora más fuerte entre los participantes mayores". En efecto, para las personas de al menos 45 años el peligro de muerte temprana fue un 30% inferior, aunque esa asociación no resultó significativa para los participantes más jóvenes.

Sin embargo, a diferencia de las investigaciones anteriores, lo nuevo del estudio pasa por la cantidad sugerida: la especialista concluyó que los resultados "sugieren que beber cuatro tazas de café al día puede ser parte de una dieta saludable en personas sanas".

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

12 Julio 2017

La noticia del día es que el café posiblemente alargue nuestra vida. Que hay una asociación entre tomar una y tres tazas de café y que se reduzca la mortalidad general. ¿Tomas cafe? Te mueres algo menos. ¿Tomas mucho café? Te mueres menos todavía. De todo, en general. Si eres hombre. Si eres mujer funciona de forma más reducida, y no con todas las causas de muerte. Son algunas de las ideas que se pueden inferir de un megaestudio consistente en seguir la vida de más de medio millón de personas durante más de 16 años en 10 países europeos, esperar a ver cuántos se mueren y mirar si bebían café o no. Y de qué se han muerto. Porque así se hace la ciencia.

En realidad no sabemos si hay una causa-efecto entre que un hombre beba café y viva nueve meses más de media que los que no lo hacen. Nos gustaría pensar que la hay, y creer en el café y erigir iglesias en su nombre, adorándole como un becerro negro, un falso ídolo del desayuno. Y el del mediodía. Y el de antes de comer. Y el de después de comer. Y... Pero lo único que podemos saber de momento es que, vaya, los que beben café, y bastante café, se mueren menos.

El estudio sobre los europeos también replica algo que otros grandes estudios americanos ya habían explorado: ¡beber café es la h****a!. Incluso descafeinado. Siempre que te moderes con el azúcar y la crema (en esto último vamos bien, porque no tenemos tradición. En lo primero, no tanto: nuestros sobrecillos rondan los 8 gramos de media, una barbaridad). Porque se sospecha que sus propiedades maravillosas no se encuentran en la cafeína, sino en otros elementos de la planta. Así que no, esa lata de Monster Ultra White no entra aquí.

Y, sin embargo, las autoridades sanitarias estadounidenses recomiendan hasta cinco tazas de café como algo “moderado” y el nuestro llama “alto consumo” a tomar tres. Y ya la hemos liado: ¿cuánto café es una taza de café? ¿Cómo tengo que tomarlo? ¿Voy a morir joven si no lo bebo bien?

¿Qué es “una taza de café?

Y la respuesta es "depende". Las recomendaciones que dan los de "el café de los muy cafeteros", el Café de Colombia, son de unos 15 gramos de café (el equivalente a dos cucharadas de café molido) por taza. Pero cada taza es un cuarto de litro. La taza mínima en Estados Unidos empieza en seis onzas, unos 0,18 litros, pero su rango de café abarca hasta los 700 mililitros, el tanque de café de las películas, preparado en cafeteras que a nosotros nos parecen agua manchada, con poquísimo café, de ahí que cinco tazas "básicas" les parezcan una medida moderada: es casi un litro.

Si queremos una medida más universal, las capsulitas de café traen entre cinco y seis gramos de café por taza, y se recomiendan en un rango de medidas que van desde el espresso (0,04 litros) hasta el lungo (0,11 litros). Con lo que en cápsulas tendríamos que tomar entre tres y cinco tazas para que nos saliese una taza media en cualquiera de las dos medidas anteriores. Si prefieres mirar el recipiente, la taza donde te sirven el café solo en el bar tiene hasta 0,07 mililitros de capacidad, y la del café con leche 0,25 mililitros.

Si te has quedado más confuso de lo que estabas, enhorabuena: nosotros también. Es uno de los grandes problemas del estudio (el otro es que una vez les preguntaron cuánto café tomaban y ya nunca se lo volvieron a preguntar, así que asumieron que estuvieron tomando la misma cantidad de café al día durante 16 años): no sabemos cuánto café es "una taza al día". Pero el estudio no vio ningún tipo de límite por arriba, así que ante la duda, ya sabes: toma más. Después de todo, es casi imposible morirse por una sobredosis de cafeína (y bebiendo café no vas a conseguirlo). Y recuerda también, aunque nos ponga tristes, que el descafeinado también otorga los mismos benefecios, independientemente del país donde se haya realizado el estudio.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: Isalud.com

18 Agosto 2016

El presidente Evo Morales garantizó este jueves un fondo de 250 millones de bolivianos para financiar el Programa Nacional de Fomento a la Caficultura en un período de cinco años, con el fin de potenciar la producción de este grano en el país.

El anuncio fue realizado durante la presentación de los resultados del torneo nacional “Taza de Café Presidencial”, donde los productores de Charazani alcanzaron el primer lugar, desplazando a la tradicional zona de los Yungas de La Paz.

“Este proyecto que me entrega de una inversión de 250 millones de bolivianos en cinco años, quiero decirles, que vamos a garantizarlos para mejorar y ampliar (la producción)”, afirmó al instar a consumir lo nacional.

El presidente de los agricultores, Víctor Calla, informó que en 1996, el sector exportaba 140 mil sacos  de café de 63 kilos cada uno, pero el año 2015 bajó a 31 mil sacos, debido a la falta de asistencia contra la broca y otras platas que afecta a las plantas.

Dijo que con ese programa se garantiza la producción de 1 millón de sacos de café hasta el 2021, se exportaría por un valor de 250 millones de dólares en cinco años de trabajo, y cubriría el 40% del consumo nacional.

“Este es nuestro sueño, de hacer de Bolivia una potencial mundial en la producción de café orgánico”, manifestó que es posible hacer este trabajo por el país.

Redacción: Leo.com.bo
Fuente: Erbol 

 

20 Julio 2015

Los seguidores de los actores mexicanos Florinda Meza y Rubén Aguirre pudieron revivir una de las escenas más recordadas del programa "El Chavo del ocho". Es que la actriz que interpretaba a Doña Florinda le escribió en Twitter: "Profesor Jirafales: ¿No gusta pasar a tomar una tacita de café, aunque sea virtual?"

Ante esa pregunta, muy común en los distintos capítulos del programa, el actor respondió: "¿No será mucha molestia?". Su respuesta generó más de 250 retuits y 295 menciones como favorito.

Hace unos días, Florinda Meza había saludado en esa misma red social al que fue su compañero de reparto: "Querido Rubén: ya tengo Twitter. Te quiero mucho". A lo que él contestó: "Bienvenida a la 'Twitcindad'. Yo también te quiero mucho".

Meza y Aguirre formaron parte de la exitosa serie creada por Roberto Gómez Bolaños, fallecido el pasado 28 de noviembre y que se casó con la actriz. El programa empezó a transmitirse el 20 de junio de 1971 en la televisión mexicana y su último capítulo se emitió el 1 de enero de 1980 como programa independiente y el 12 de junio de 1992 como sketch de Chespirito.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Teleshow

25 Junio 2015

El cambio climático que afecta al mundo obligará en pocos años a sembrar el café de buena calidad unos 300 metros más arriba que ahora, dijo hoy el director ejecutivo de la Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería Comunitaria de Centroamérica (ACICAFOC), Alberto Chinchilla.

"El impacto del cambio climático cambiará las formas de todos los cultivos, al año 2030 para obtener café de buena calidad habrá que subir las fincas 300 metros más arriba de lo que están ahora", indicó Chinchilla a Efe en Tegucigalpa.

Agregó que el cambio climático "va a cambiar los escenarios de la producción" y que para eso se debe preparar a todos los productores agrícolas y ganaderos.

"Si no se preparan todos por igual, el impacto será muy fuerte", enfatizó Chinchilla, quien la semana pasada participó en Tegucigalpa en el Taller de Cambio Climático y Escenarios Socioeconómicos Futuros para guiar planes regionales de adaptación agrícola de pequeños productores en Honduras.

El taller fue auspiciado por la ACICAFOC, la Universidad para la Cooperación Internacional (UCI) y la Unidad de Agroambiente, Cambio Climático y Gestión de Riesgos de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) de Honduras, entre otros organismos.

En la jornada participaron pequeños productores de café y cacao de Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Panamá, quienes expusieron sobre los efectos del cambio climático que están sufriendo en su país.

"Hay que concienciar y preparar a la gente en el territorio, en el campo, en que los productores deben saber manejar la situación, que si hay sequía no sobreviven", recalcó Chinchilla.

Añadió que el taller tuvo como objetivo dar información a los productores sobre lo que sucederá con el cacao y el café en el futuro, para que les sirva.

"Los productores deben saber qué va a pasar en sus zonas, los efectos del cambio climático que amenazan a sus zonas", señaló el experto costarricense, quien lleva varios trabajando en Honduras.

En su opinión, la participación de productores, técnicos de universidades y del Instituto Hondureño del Café, entre otros, en el taller que se celebró en Tegucigalpa, permitirá sacar planteamientos para la estrategia con la que hay que enfrentar el cambio climático.

La secretaria de la Cooperativa Cafetalera Pech de Desarrollo Limitada (COCAPEDEL), Florinda Duarte, dijo a Efe que el cambio climático se debe a que "el ser humano no ha sabido cuidar la tierra".

"Ahora no se sabe cuándo va a ser verano, es verano en cualquier mes y llueve en cualquier mes, con los mestizos peleamos la tierra que es nuestra madre. Si no cuidamos la tierra nos vamos a morir, como cuando una madre deja abandonado a un niño, que se muere el niño por deshidratación", enfatizó Duarte.

La dirigente de la COCAPEDEL pertenece a la etnia Pech, de la que sobreviven unas 3.000 personas distribuidas en unas once comunidades en los departamentos de Olancho, Colón y Gracias a Dios, en el oriente de Honduras.

Duarte, madre soltera, con cinco hijos, relató que recién ha sembrado un poco más de media hectárea de cacao, de la que espera ver frutos en unos cinco años, y que para subsistir se dedica a la costura "ropa, vestidos, blusas, camisas, pantalones y lo que sea".

Dijo que a Tegucigalpa vino a aprender nuevas cosas sobre el cultivo de cacao y café para compartirlas con los demás miembros de la COCAPEDEL.

Duarte, quien solamente estudió hasta el segundo curso de educación secundaria, señaló además que la misma seguridad alimentaria de su etnia y de los hondureños en general está en peligro por el cambio climático.

Dijo que la alimentación de los pech es a base de tubérculos, maíz, arroz, fríjoles y ocasionalmente carne de animales que cazan en las montañas, "pero cuidando el bosque y los animales porque no se puede acabar con todo lo que la tierra le da al ser humano".

En contraste, indicó Duarte, "los mestizos contaminan la tierra con químicos, cortan el bosque y consumen alimentos artificiales que hacen daño al organismo".

Duarte expresó además que le habla y le canta a sus hijos en pech, su lengua materna, que está desapareciendo, además de curarlos con plantas medicinales cuando se enferman.

En Honduras existen nueve grupos étnicos. De sus cinco hijos, Duarte dijo que solamente a uno, la última, de cuatro años, la ha parido en un hospital, experiencia que fue un poco traumática porque "pensaba, a saber si voy a salir viva de esto de ser atendida en algo extraño para mi".

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

11 Junio 2015

En el corazón de las colinas del norte de Tailandia, las mujeres de los cuidadores de elefantes recogen los granos de café de los excrementos de los animales. Una vez lavados y tostados, se convertirán en un producto único, de los más caros del mundo.

"Cuando presenté mi proyecto a los cornacas (guías y cuidadores de los elefantes), me tomaron por loco", recuerda Blake Dinkin, fundador de la empresa Blacky Ivory Coffee.

Este canadiense se lo pensó mucho antes de viajar al distrito de Chiang Saen, fronterizo con Birmania y Laos, más conocido por el tráfico de drogas que por el café.

Primero pensó en utilizar civetas (pequeños mamíferos carnívoros), para fabricar un café llamado kopi luwak, que se produce ya en África y en Asia.

Igualmente, barajó la hipótesis de utilizar leones o jirafas, antes de descubrir que los elefantes comían café de vez en cuando durante los periodos de sequía en el Sudeste Asiático.

"Al principio pensé que dándoles a los elefantes algunos granos conseguiría un buen café. Pero resultó imposible de beber. Necesité nueve años para conseguir lo que realmente buscaba", asegura Dinkin.

El estómago del elefante funciona como una olla de cocción lenta, donde los granos de café se marinan con las otras hierbas y frutas que consumen los paquidermos, explica el productor. Los jugos gástricos, por su parte, permiten eliminar el amargor del café, asegura.

"Un halo de ensueño"

Sin embargo, Aleaume Paturle, propietario del café Lomi de París, considera que este tipo de producto no tiene mucho interés.

"Es un café curioso, pero no es el mejor producto. Para hacer un café realmente bueno, hay que saber fermentarlo. Y cuando este proceso se da en el estómago de un animal, entonces es más complicado", explica.

Aunque al final obtiene un sabor "bastante inconsistente", el hecho de saber que los granos vienen de la barriga de un elefante de Tailandia le otorga "un halo de ensueño" al producto, reconoce.

Por eso hasta ahora solo se puede encontrar en hoteles de lujo de Asia, donde cinco tazas se venden por más de 68 dólares.

La escasa producción de este café (150 kilos de cosecha en el 2015) contribuye a su buena imagen de marca.

Ahora que en Europa están de moda los "grandes" cafés, codiciados por una clientela dispuesta a pagar por néctares de excepción, el Black Ivory no debería tardar en llegar a los establecimientos de París, Zúrich, Copenhague e incluso Moscú.

El inventor Blake Dinkin destaca igualmente la dimensión artesanal y de comercio justo de su empresa.

Son las mujeres de los guías de elefantes las que extraen los granos de los excrementos, antes de lavarlos y secarlos al Sol, permitiendo un extra de ingresos para la comunidad local.

"Pierdo muchos granos durante el baño matutino de los elefantes" porque defecan en el río, comenta jocoso Blake Dinkin.

Para obtener un kilo de café, hay que darles de comer para empezar 33 kilos de granos, entre su ración de arroz y de plátanos.

"Caramelo y chocolate"

Al principio un poco escéptico, el director de la fundación del Triángulo de Oro, que acoge a estos elefantes antes utilizados como atracción turística en las calles de Bangkok, se dejó finalmente convencer para el proyecto.

La fundación el 8% de las ventas, lo que contribuye a pagar los veterinarios y a mantener las instalaciones.

En el hotel Anantara de Chiang Saen, donde la fundación tiene oficina, la preciada bebida se prepara ante los ojos de los clientes en una elegante máquina de sifón francesa del siglo XIX que permite ver cómo infusiona el café.

"Es realmente único", se entusiasma Barbara Shautz, turista alemana, que percibe un sabor a "caramelo y chocolate". "Nunca había probado algo así, ¡es una experiencia increíble!". Además se realiza una buena acción para ayudar a los elefantes y a las familias de los guías.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AFP

30 Enero 2015

Nacida en la ciudad colombiana Medellín, esta joven se ha convertido en la modelo más cotizada del país del café. 

Madre de dos hijos y modelo, conocida por su aparición en el video clip "Taboo" de Don Omar, Lina Posada nos muestra su lado más exquisito y seductor en esta sesión de fotos para la marca de ropa íntima Bésame.

Redacción: Leo.bo

Fuente: El Farandi

14 Enero 2015

Un grupo de investigadores franceses realizó un estudio en el que trató de revelar cómo impacta el café en hombres y mujeres. En su estudio, los científicos encontraron que el café afecta a hombres y mujeres de manera diferente, escribe el portal ruso Runews24.

En el experimento participaron 500 hombres y mujeres, cuya edad variaba, pero no superaba los 60 años. Los participantes tenían que beber al menos tres tazas de café diariamente. Una vez cada cuatro años los investigadores llevaban a cabo ensayos clínicos de esas personas.

Resultó que el cerebro de los hombres que consumían café a diario no fue afectado de ninguna manera, mientras que entre las mujeres se detectó un cambio positivo: su memoria mejoraba cada vez más. Los científicos lo explicaron por el hecho de que las mujeres son más sensibles a diversos tipos de estimulantes.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Rt.com

Últimas Noticias

Prev Next

Piernas inquietas: causas y tratamientos…

Piernas inquietas: causas y tratamientos de un síndrome muy común

Para comenzar, digamos que se trata de un trastorno neurológico. Es decir, estamos frente a...

¿Qué tiene Álex Rodríguez que no tiene M…

¿Qué tiene Álex Rodríguez que no tiene Marc Anthony? JLo te lo dice

Jennifer López está bien enamorada del expelotero Álex Rodríguez y él siente lo mismo por...

La sexy foto de las candidatas de Miss B…

La sexy foto de las candidatas de Miss Bumbum como jugadoras de futbol americano

Las candidatas de Miss Bumbum quieren demostrar que son buenas agarrando cualquier tipo de balón. Y...