Santa Cruz de la Sierra
19 Septiembre 2017

Para comenzar, digamos que se trata de un trastorno neurológico. Es decir, estamos frente a una enfermedad correctamente clasificada en medicina. Además es sumamente frecuente, para que usted se haga una idea, podría decirse que cerca del 7 o hasta 10% de la población lo presenta en alguna medida. Este último concepto, el de la medida, es relevante puesto que este síndrome puede ir desde casos leves a casos importantes, o como suelo describir a estos últimos, cuadros clínicos a toda orquesta. Este síndrome no debe confundirse con simplemente moverse a la noche o simplemente mover las piernas. Tiene características que le son propias. Pues bien, dicho esto, pasemos a ver de qué se trata el síndrome de las piernas inquietas.

La descripción típica del síndrome en cuestión es que implica el movimiento incontrolable de las piernas, pero no en cualquier momento del día, sino que se da específicamente durante el sueño. Algunas veces. el paciente ignora que tiene la sintomatología hasta que logra conocerla al dormir en pareja. Es habitual que las personas les informen a sus parejas sobre esta característica. El paciente, mientras está durmiendo, mueve desproporcionadamente ambas piernas, rara vez los brazos, a punto tal que algunas veces se despierta y puede o no tomar conciencia de ese movimiento involuntario. En muchos casos, el paciente al despertar percibe molestias en los miembros inferiores que pueden ser las denominadas “parestesias”, que no es otra cosa que sentir una suerte de hormigueo en la piel. Otras veces la persona percibe sobre la piel de sus miembros inferiores una sensación “quemante” como si estuviera más caliente de lo normal. También puede percibir “disestesias”, que son alteraciones de la sensibilidad en las piernas o en los pies. Una de las características de este síndrome es que puede estar relacionado con otras enfermedades a manera de “comorbilidad”. Es así, que algunas veces este síndrome puede estar relacionado con trastornos de ansiedad de distinto tipo e incluso con cuadros de depresión.

¿Por qué nos preocupa?

Muchas veces, es causa de alteraciones del sueño. El paciente suele sufrir un sueño entrecortado, o incluso pudiendo dormir toda la noche se despierta con sensación de sueño no “reparador”. Estamos en presencia de una de las causas de trastornos del sueño. Si bien es cierto que en principio no es un cuadro grave, también es cierto que en la medida que altere el sueño normal representará una disminución en la calidad de vida en primera instancia y luego dependiendo de la influencia sobre el sueño puede resultar determinante o condicionante de alteraciones de la salud.

¿Cuándo acude el paciente al consultorio y qué estudio debe realizarse? Como mencionábamos, un motivo de consulta puede ser porque fue alertado por la pareja o porque ellos mismos notaron esta sintomatología, o bien pueden llegar a la consulta por percibir trastornos del sueño y el interrogatorio del médico y el examen clínico correspondiente puede llevar al diagnóstico. La prueba diagnóstica por excelencia para este síndrome es la “polisomnografía”. Les comento de qué se trata este estudio. Consiste en que el paciente duerma una noche en el centro de diagnóstico u hospital donde se realiza la prueba, allí se le colocan una cantidad de electrodos e instrumentos de medida, acompañados incluso de grabación por sistema de vídeo. La polisomnografía es un estudio que implica la determinación de distintos parámetros biológicos durante el sueño. Estos incluyen: un electroencefalograma continuo (EEG); una electromiografía, que estudia el estado de contracción de los músculos; una electroculografia, que registra el movimiento de los ojos.

A esto se agregan otras variables tales como un electrocardiograma continuo, la determinación de las concentraciones de oxígeno en sangre así como también de anhídrido carbónico, la determinación de la mecánica o esfuerzo respiratorio, el registro sonoro para evaluar ronquidos, entre otras variables a determinar. Mediante este estudio se pueden determinar todas las características y las distintas fases del sueño del paciente, tanto en las funciones electroencefalográficas como en la traducción física del movimiento de la persona. Apelando a este recurso se podrá hacer un diagnóstico correcto del síndrome de piernas inquietas.

Causas y Tratamientos

Si bien hay predisposición genética, más allá de eso, a decir verdad la ciencia al día de hoy no sabe con exactitud los motivos por los cuales se produce este síndrome. Sin embargo se lo ha relacionado con algunas variables que se pueden modificar generando un cambio en el curso natural de la enfermedad. Veamos algunos ejemplos.

En ocasiones el síndrome de piernas inquietas responde a la falta de hierro en sangre, entonces, esta puede ser corregida con dieta y medicación.

Otras veces el síndrome se encuentra relacionado con la utilización de determinados antidepresivos que elevan un neurotransmisor que es la serotonina, entonces es posible que el paciente requiera el ajuste de la dosis de su medicación o incluso el cambio del antidepresivo.

También el tabaco, la cafeína y el alcohol pueden condicionar esta sintomatología y por lo tanto su no consumo puede formar parte del tratamiento.

En la mayoría de los casos existe un tratamiento que puede disminuir sensiblemente los síntomas y en algunas circunstancias eliminarla por completo. Todo depende del diagnóstico médico y de las posibles patologías acompañantes y su respectivo tratamiento.

Los regímenes higiénico dietéticos de vida, con alimentación saludable, actividad física, tratamiento del estrés, la disminución de sustancias que condicionan la manifestación clínica del síndrome y cuando corresponde, la utilización de farmacología adecuada son posibles abordajes médicos. Con respecto a la medicación, la que resulta potencialmente útil en estos pacientes son los ansiolíticos, del tipo de las benzodiazepinas, la levodopa, derivados opiáceos, suplementos dietéticos, etcétera.

Para terminar quiero remarcar el hecho de que muchas personas que presentan este síndrome no le asignan importancia creyendo que no tiene mayor repercusión sobre la salud, o considerando que no es una enfermedad sino una característica y que por lo tanto seguramente no debe tener tratamiento efectivo. Como hemos dicho antes nada más lejos de la realidad.

El síndrome de las piernas inquietas se trata verdaderamente de un síndrome clínico neurológico que requiere tratamiento toda vez que puede alterar la calidad del sueño, ir acompañado de otra sintomatología o incluso coexistir con otras enfermedades. Si usted se ha sentido identificado con estos síntomas, o bien nota esta sintomatología en alguna otra persona, no dude en realizar una consulta médica o llamarle la atención a la persona que presenta el síndrome de las piernas inquietas. Le aconsejo hacerlo porque se puede recuperar la calidad del sueño y evitar complicaciones mayores. Simplemente, consulte a su médico.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

13 Septiembre 2017

El estrés es un conjunto de reacciones del cuerpo frente a desafíos o demandas. Se trata de un proceso natural que responde a nuestra necesidad de adaptarnos al entorno. Al contrario de lo que muchos creen, existe un tipo de estrés que es positivo y se produce en pequeños episodios, como por ejemplo cuando ayuda a ponerse en alerta y evitar determinado peligro o a cumplir con una fecha límite. Sin embargo, se vuelve perjudicial para la salud cuando es muy intenso o se incrementa a lo largo del tiempo.

Según un estudio publicado por The American Journal of Cardiology, las personas con un alto nivel de estrés tienen un 27% más de riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Esto indica que el estrés es claramente un factor de riesgo más a controlar, al igual que la hipertensión arterial y el colesterol elevado. Por lo tanto, es sumamente importante prestarle atención ya que puede afectar nuestra salud si se instala en nuestra vida cotidiana.

Hombres y mujeres son vulnerables a sufrir estrés, aunque ambos lo experimentan de distintos modos. Estudios médicos confirmaron que el estrés no afecta a todos de la misma manera y que mientras las mujeres son más propensas que los hombres a mostrar síntomas de dificultad cardíaca luego de situaciones estresantes y sobresaltos emocionales.

Romper con la pareja, perder un familiar o una fuerte discusión pueden desencadenar en lo que se conoce como el "síndrome del corazón roto", donde las principales afectadas suelen ser las mujeres post-menopáusicas, de entre 55 y 75 años.

El doctor Alejandro Deviggiano es el coordinador del Departamento de Estudios Cardiovasculares no Invasivos de Diagnóstico Maipú y detalló los síntomas más comunes que suele causar el estrés, que pueden ser físicos y emocionales.

"En algunos casos, es posible que uno no se dé cuenta de que esos síntomas son ocasionados por el estrés", aseguró, y enumeró algunos de los signos más frecuentes: emociones (depresión o ansiedad, irritabilidad, miedo), pensamientos (excesivo temor al fracaso, excesiva autocrítica, olvidos, dificultad para concentrarse), conductas (trato brusco hacia los demás, incremento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas), cambios físicos (tensión muscular, manos frías o sudorosas, insomnio, dolores de cabeza, indigestión).

Asimismo, los especialistas hacen hincapié en el hecho de que "es importante tener en cuenta que el estrés constante puede tensionar el corazón de varias maneras; incrementando los valores de colesterol y los triglicéridos en la sangre y aumentando la presión arterial". Además, el estrés extremo puede hacer que el corazón palpite fuera de ritmo.

En ese sentido, conocer los distintos tipos de estrés es necesario para saber cuándo hay que actuar para remediarlo:

-El estrés agudo: se trata de la forma de estrés más común. Surge de las exigencias que nos imponemos nosotros mismos o los demás. Ocurre en períodos cortos debido por lo general a una causa pasajera, como un viaje, un examen o un cambio de trabajo. En pequeñas dosis puede ser positivo pero en dosis más elevadas puede afectar nuestra salud provocando dolores musculares, problemas estomacales e intestinales, sobreexitación pasajera, dolores de cabeza y agotamiento.

-El estrés crónico: es el tipo de estrés más agotador y desgastante. Tiene lugar cuando uno no encuentra salida a un problema o situación que lo deprime. Es producto, por ejemplo, de un trabajo o carrera no deseada, problemas de dinero o un matrimonio infeliz. A diferencia del estrés agudo, éste se presenta una y otra vez de forma repetida a lo largo del tiempo. Produce desgaste físico y psicológico, que puede desencadenar en depresión, crisis nerviosa e incluso un ataque cardíaco.

"Hacerle frente al estrés nos permitirá llevar una mejor calidad de vida", aseguró Deviggiano, y destacó que "además de comer sano, dormir bien y hacer ejercicio, es recomendable considerar las siguientes técnicas":

-Reconocer y aceptar las cosas que no se pueden cambiar, dejarlas ir. Por ejemplo, no se puede cambiar el hecho de tener que manejar durante la hora pico, pero se pueden buscar maneras de relajarse en el trayecto, como escuchar la música preferida o un audiolibro.

-Cambiar la perspectiva. Intentar desarrollar una actitud más positiva frente a los desafíos. Siempre se puede ver el "vaso medio lleno".

-Aprender maneras de relajarse. Ayuda a disminuir el ritmo cardíaco y reducir la presión sanguínea. Existen muchas maneras, desde respiraciones profundas y meditación hasta yoga.

-Conectarse con los seres queridos. No dejar que el estrés se interponga en la vida social. Pasar tiempo con familiares y amigos puede ayudar a sentirse mejor. Confiar los problemas con un amigo también puede ayudar a resolverlos.

-Aprender a decir que no. Si el estrés se origina por realizar demasiadas tareas en casa o en el trabajo, establecer límites es fundamental para equilibrarse.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

06 Septiembre 2017

Descifrar cómo se activa el impulso incontrolable y contagioso del bostezo puede ayudar a curar enfermedades relacionadas con tics nerviosos como el síndrome de Tourette o la epilepsia, según un reciente descubrimiento de un grupo de científicos de la Universidad de Notthingham, en Reino Unido.

Y estos científicos descubrieron que el acto involuntario del bostezo se activa por reflejos primitivos en la corteza motora primaria del cerebro, que se ocupa de los movimientos del cuerpo.

El contagio que todos hemos experimentado cuando vemos a alguien bostezar, es una forma de lo que se conoce como ecofenómeno: la imitación automática de las palabras (ecolalia) y las acciones (ecopraxia) de otra persona.

Este fenómeno no es exclusivo de los humanos y se puede ver en otros animales como los chimpancés o los perros.

Y aprender a controlar los ecofenómenos es lo que puede ayudar a curar condiciones clínicas que tengan relación con el incremento de la excitabilidad de la corteza motora o, por el contrario, en la disminución de la inhibición fisiológica o contracción de músculos.

Algunas de estas enfermedades en las que se están presentes los ecofenómenos son la epilepsia, la demencia, el autismo o el síndrome de Tourette, caracterizado por tics físicos y vocales.

Excitabilidad

La clave para mitigar y tratar estas dolencias está en reducir la excitabilidad que desencadena los ecofenómenos.

Durante la investigación, publicada en la revista Current Biology, los científicos de la universidad británica monitorizaron a 36 voluntarios que observaron a otras personas bostezar.

Lo que descubrieron es que la capacidad para resistir un bostezo es limitada, sobre todo cuando alguien que tenemos cerca abre la mandíbula de forma desmesurada.

Los científicos también pidieron a los participantes que intentasen reprimir sus ganas de bostezar y esto, solo aumentaba su deseo de hacerlo, es decir, su excitabilidad.

Según el equipo investigador, no hay nada que podamos hacer para evitar un bostezo.

Además, usaron “estimulación magnética transcraneal” para poder incrementar la excitabilidad en la corteza primaria y, por tanto, la tendencia de los sujetos para bostezar.

Revertir el proceso

Tras el experimento, los científicos comprobaron que aumentando la excitabilidad se aumentaban los bostezos y, por el contrario, para reducirlos habría que disminuir el estímulo.

Curar las enfermedades relacionadas con este tipo de movimientos voluntarios consistirá en reducir los actos involuntarios e inevitables.

Georgina Jackson, profesora de neuropsicología cognitiva aseguró que el estudio puede tener muchos más usos.

“En el síndrome de Tourette, si podemos reducir la excitabilidad quizás podamos reducir los tics, y eso es en lo que estamos trabajando”, dijo.

“Si podemos entender cómo las alteraciones en la corteza primaria dan lugar a los desórdenes neuronales, es posible que podamos revertirlos”, añadió el profesor Stephen Jackson, quien también participó en la investigación.

Los científicos que lideraron el estudio quieren encontrar una cura a estas enfermedades que no implique la utilización de fármacos.

 “Estamos buscando tratamientos personalizados que no requieran medicamentos. Usar la estimulación magnética craneal puede resultar a la hora de modular los desequilibrios en el cerebro”, dijo Jackson.

El doctor Andrew Gallup, un psicólogo de la Universidad de Nueva York en Albany, llevó a cabo una investigación sobre la conexión entre la empatía y el bostezo y dijo que usar la estimulación magnética era un “enfoque novedoso” en el estudio del contagio en el bostezo.

“Seguimos sabiendo relativamente poco sobre por qué bostezamos. Varios estudios hablan de que hay una relación entre el bostezo contagioso y la empatía pero, los resultados apoyando esta teoría son diversos e inconsistentes”, dijo Gallup.

“Este último estudio (de la Universidad de Nottingham) todavía aporta más pruebas de que bostezar no tiene nada que ver con un proceso empático”, sentenció.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

 

06 Julio 2017

Inestabilidad laboral, acoso y falta de salarios justos son factores que detonan la obesidad, ya que incitan a que el cerebro humano busque acumular grasa en el cuerpo, tal y como lo hacían los ancestros cuando se sentían en peligro, dice un especialista.

“La obesidad laboral es un reflejo de una serie de conflictos internos, que se aúnan al sedentarismo, mala alimentación y desequilibrios emocionales al desconocer su futuro inmediato”, explica a Efe el doctor Arturo Ruiz Velasco Romero, especialista en el trabajo emocional relacionado con el sobrepeso.

De acuerdo con Velasco, en los orígenes del ser humano, cuando este era excluido de un clan se generaba un estrés muy grande, “un shock biológico muy fuerte y se sentía abandonado. El cerebro primitivo decía entonces: acumula grasa porque estás en peligro de muerte”.

El especialista detalla que entonces, la grasa era necesaria para no morir de frío y defenderse de los animales, y eso se quedó grabado en el cerebro hasta la actualidad, por lo que sentirse en amenaza lleva al ser humano a utilizar la grasa como un medio de protección.

“En México, hay mucha inestabilidad de parte de empresas que contratan por tiempo definido, por proyectos, empresas de outsourcing, hay acoso, jefes que están encima de la gente, en lugar de conducirlos hacia el éxito”, asegura.

Todo esto, dice, desemboca en la idea de que al trabajador lo están sacando de un clan, por lo que se siente en un peligro de muerte tan grande, que necesita acumular grasa y retener líquido.

“Si creo que me van a correr, que no me renovarán el contrato, si estoy insatisfecho con las condiciones, todo eso desemboca en el conflicto de abandono y, por ende, en la acumulación de grasa y la obesidad”, explica.

De acuerdo con el Índice de Felicidad Global 2017 realizado por la empresa Universum, México se encuentra en el lugar 13 a nivel mundial en cuanto a felicidad laboral, un listado que lidera Dinamarca, seguido por Noruega y Costa Rica.

“En México no hay tanta felicidad, pero si comparamos con el resto de los países, no estamos tan mal”, admite.

Sin embargo, el experto reconoce que como la situación laboral en México es cambiante, muchas compañías se han decantado por el outsourcing como una opción para contratar personal, lo que ha generado que los trabajadores se sientan más inestables.

La falta de actividad física, debido a la carga de trabajo que tienen los empleados, también contribuye a un incremento de la obesidad.

“Las empresas contratan a la gente sin pensar en dónde viven; es muy común que los trabajadores pasen varias horas en el transporte, no tienen tiempo para activarse y meditar, como lo hacen países europeos y orientales”, asegura.

Velasco dice que para prevenir y combatir la obesidad laboral, los empleados deben someterse a terapias psicológicas para entender el detonador que les hace acumular grasa, mientras que las compañías deben mejorar las condiciones laborales.

“Deben cuidar a su gente, tratarlos de mejor manera, darles recompensas emocionales que muchas veces no reciben por parte de sus jefes, y proporcionarles salarios justos”, recomendó.

Por último, explica que si bien la alimentación y el ejercicio son importantes para tener un cuerpo saludable y con la menor cantidad de grasa, esto debe de ir acompañado de un proceso terapéutico.

“El especialista ayuda a resolver los conflictos que estén pendientes. Cuando somos conscientes de nuestros sentimientos, salimos de nuestros viejos patrones de hábitos reactivos basados en el miedo, y damos un paso adelante hacia la felicidad”, concluye.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: EFE

27 Octubre 2015

El dentista Harold Katz lleva años estudiando el mal aliento. En su centro de salud The California Breath Clinics investigó las principales causas que producen esa incomodidad que puede llevar a varias personas a recluirse socialmente en algunos casos. Allí determinó que el estado de la lengua de un paciente -entre otros motivos- es clave para identificar las causas.

Según el estudio, las lenguas "más irregulares" son propensas a recolectar mayor cantidad de bacterias, lo que lleva a tener mal aliento, según explicó Katz. El especialista volcó todos sus conocimientos en un libro al que llamó La Biblia del mal aliento, un éxito de ventas. Incluso, en sus páginas, también cuestiona a algunas pastas dentales.

Son miles de millones las bacterias que se encuentran entre la lengua, los dientes, la garganta, y hasta en las amígdalas. Algunas de ellas producen un olor similar al azufre, una de las causas del inicio del mal aliento. Los olores más característicos según "La Biblia..." son similares al sufuro de hidrógeno, como los huevos podridos, o al metil mercaptano, parecido a una col en mal estado, según publicó el diario británico DailyMail.

La boca, según el autor, es un lugar ideal para la formación y conservación de bacterias y organismos vivos. Sin embargo, pese a lo que se cree, no todas ellas son malignas. Muchas de ellas están allí para evitar el ingreso de otras dañinas que pudieran provocar alguna enfermedad en el cuerpo.

La topografía de la lengua indica claramente si es propensa a alojar más o menos bacterias. Cuanto más áspera es la lengua, más proclive a tener mal aliento será. Aquellas que tienen más fisuras o grietas también tienen tendencia a conservar este tipo de microorganismos que generan esa respiración olorosa. Un color amarillento en la superficie de la lengua también es indicador de que allí se están multiplicando las bacterias.

Otras lenguas tienen papilas gustativas más grandes que lo normal. Son conocidas, según Katz como "lengua vellosa". Esto genera que su superficie tenga una "textura" áspera. Para ello, muchos profesionales aconsejan utilizar un objeto contra la lengua que la raspe para eliminar cualquier residuo. Incluso, algunos cepillos de dientes tienen en su reverso una estructura que ayuda a esta tarea durante el lavado. Sin embargo, según el autor, no siempre es una buena solución.

Las pastas de dientes no siempre son suficientes para contrarrestar el mal aliento. Algunas de ellas contienen lauril sulfato de sodio; genera espuma, tiene detergente, pero no limpia como debería hacerlo. Incluso, podría generar llagas y úlceras dentro de la boca.

- La tos con flema. Los mocos contienen proteínas que alimentan a las bacterias, logrando reproducirlas.

- Los dulces también generan el mismo efecto, además de generar otros tipos de males en la dentadura.

- El cigarrillo y el alcohol.

- Intolerancia a la lactosa.

- Los jugos ácidos.

- La boca seca permite que los microorganismos florezcan.

- Las apneas o respirar por la boca al dormir.

- Encías sensibles o enfermas.

- Remedios: aquellos que reducen la inmunidad o que provocan sequedad en la boca.

Redacción: Leo.bo

Fuente: AP

10 Septiembre 2015

La hipertensión podría ser una enfermedad autoinmune, lo que abriría la posibilidad de investigar nuevos tratamientos para combatirla. El estudio difundido ayer es de una universidad australiana, pero todavía está en fase experimental, de laboratorio.

Grant Drummond y sus colegas de la Universidad de Monash hallaron que la estimulación del sistema inmunológico en ratones podía causarles hipertensión, mientras que la disminución de sus respuestas inmunológicas restauraba los niveles normales de su presión arterial. “Descubrimos que el estímulo que causa la hipertensión provoca un incremento en la activación de las células B y una producción excesiva de anticuerpos. También, que estos anticuerpos parecen atascarse en las paredes arteriales y les provocan una respuesta antiinflamatoria, lo que en última instancia hace que las arterias tengan cicatrices y se endurezcan”, explicó Drummond.

En el laboratorio, los científicos notaron que los ratones que crecieron sin células B maduras estaban protegidos contra el desarrollo de la hipertensión, y por otro lado, notaron que el bloqueo de la actividad de estas células en los ratones normales les ayudaba a recobrar los niveles de presión arterial.

Para Drummond, el estudio puede ayudar a desarrollar tratamientos para el 15 al 20 % de personas con hipertensión que son resistentes a las terapias convencionales.

“Si bien la hipertensión tiene cierta predisposición genética y se la asocia a la mala alimentación, la falta de actividad o el estrés, en el 90, 95 % de los casos es de causa desconocida”, explica a Clarín Marcos Marín, de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial. “Esta investigación se suma a otras líneas de trabajo, ya que todas buscan encontrar las causas de esta enfermedad, que tiene que ver básicamente con el volumen de lo que eyecta el corazón y de cómo encuentra a las arterias”.

“Hace un tiempo que están apareciendo trabajos de este tipo. Es probable que sea autoinmune, como ya se ha probado con otras enfermedades, como el asma, el lupus, o algunas reumáticas”, explica Néstor Pérez Baliño, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina. “Autoinmune significa que es el mismo organismo el que provoca los anticuerpos. En este caso, sería que estos anticuerpos atacan las paredes vasculares o ciertas sustancias, y sí, podría ayudar a pensar en nuevos medicamentos, pero no en esta etapa, este estudio está en fase inicial, todavía falta”, agrega.

Pérez Baliño asegura que aunque la hipertensión tenga carga genética, se puede lograr que las arterias funcionen mejor: “Hay que evitar lo que baja el óxido nítrico, ya que eso dilata las arterias. No hay que fumar ni engordar, hay que alimentarse bien y hacer gimnasia o algo de actividad física”.

Redacción: Leo.bo

Fuente: EFE

31 Agosto 2015

La mayor parte de los preservativos incluyen látex lo cual puede representar un problema tanto para el hombre como para su pareja si alguno de ellos ha desarrollado una alergia a esta sustancia sintética.

El urólogo y andrólogo Lauro Salvador Gómez comparte que esta hipersensibilidad es rara, sin embargo las personas que la padecen sufren reacciones que van desde una dermatitis atópica hasta una reacción anafiláctica.

"En el área peniana ocurre un enrojecimiento, comezón y esto puede diseminarse a otras partes del cuerpo como reacción a ese material", explica el catedrático del área de Urología de la Facultad de Medicina de la UANL.

Aunque puede ser en cualquier lugar del organismo, el área genital del hombre es sensible, indica Gómez, ya que otros pacientes reportan reacciones adversas debido a la ingesta de medicamentos.

"Hay personas muy sensibles que toman antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos, o bien, se ponen cremas, los cuales les provocan enrojecimiento o secreciones en el área del pene", menciona.

Mujeres con alergia al látex pueden reportar comezón, sensaciones de ardor e irritación en la vagina si su compañero utilizó un condón.

Por ello, el experto recomienda usar otros métodos de prevención del embarazo que también disminuyan las posibilidades de adquirir una enfermedad de transmisión sexual.

Redacción: Leo.bo

Fuente: Imujer.com

07 Agosto 2015

Un posible foco de oncocercosis, la conocida como enfermedad de los ríos, dejó ciegas a unas 300 personas del pueblo de Nharea, en el interior de Angola, informaron este viernes los medios locales.

El Gobierno mantiene desplegado un equipo de investigación en la zona para confirmar la existencia de una concentración del parásito que provoca esta enfermedad.

La bacteria, que se contrae en el agua de los ríos, puede permanecer durante quince años bajo la piel humana generando larvas indetectables a simple vista.

Los expertos sanitarios ya han rastreado diferentes pueblos de la zona, algunos de los cuales, como Icolo y Bengo, se ubican próximos a la capital del país.

El coordinador del Programa de Enfermedades Tropicales, Pedro Van-Dunem, pidió calma a la población y recordó que será necesario analizar las muestras obtenidas "para confirmar que los casos de ceguera son causados por la oncocercosis", dijo en declaraciones a los medios.

La investigación comenzó el pasado mes julio y se prolongará durante 55 días en los que el equipo se desplazará a 147 enclaves del país para detectar ésta y otras enfermedades producidas por el parásito.

La oncocercosis afecta a 18 millones de personas en todo el mundo y el 99% de los casos se encuentran en África, aunque también se ha detectado en la Península Arábiga y en Suramérica.

Redacción: Leo.bo                                                    

Fuente: EFE

Últimas Noticias

Prev Next

Fue coronada en el parque El Arenal: Car…

Fue coronada en el parque El Arenal: Carla Patricia Raldes es la reina de Santa Cruz

Al acercarse la media noche, los fuegos artificiales marcaron la mágica e inolvidable noche para...

Los “millenials” tardan en madurar y tie…

Los “millenials” tardan en madurar y tienen menos sexo

Los adolescentes “millenials” maduran más tarde que los de generaciones anteriores y participan menos en...

El principal motivo por el que las mujer…

El principal motivo por el que las mujeres dejan de interesarse en el sexo

Muchas parejas, sobre todo las que están estables o forman un matrimonio, suelen atravesar por...