Santa Cruz de la Sierra
22 Febrero 2018

Según el más reciente estudio publicado por la revista Scientific Reports, las dosis bajas de alcohol “son potencialmente beneficiosas para el cerebro y mejoran su capacidad de eliminar la basura que se acumula en el cerebro”.

Así lo afirmó Maiken Nedegaard, codirectora del Centro para la Neuromedicina Translacional del Centro Médico de la Universidad de Rochester (EE. UU.) y directora de la investigación.

La investigación de Nedegaard y sus colegas hizo énfasis en el sistema glinfático, un mecanismo de limpieza de desechos –líquido y sustancias extracelulares– que fue descrito por el mismo equipo de científicos en 2012.

Estos demostraron entonces que el líquido cefalorraquídeo es el que se ocupa de expulsar compuestos nocivos como las proteínas beta-amiloides y tau (las principales sospechosas de causar del alzhéimer y otros tipos de demencia) del tejido cerebral.

De acuerdo con la nueva investigación, la ingesta inmoderada de alcohol durante largos periodos de tiempo en ratones perjudica sus habilidades cognitivas e incrementa los niveles de inflamación en los astrocitos, un tipo de células nerviosas –diferentes a las neuronas– claves para que funcione correctamente el “sistema de recogida de basuras” en el cerebro mamífero.

Sin embargo los investigadores también comprobaron, para su sorpresa, que los ratones expuestos a dosis bajas –0,5 g/kg– presentaban menos inflamación en los astrocitos si se comparaban los marcadores moleculares con los congéneres “abstemios”. Además, el líquido cefalorraquídeo de los bebedores moderados era también más eficiente a la hora fluir por el tejido nervioso y expulsar los residuos.

Según Nedergaard, el consumo de alcohol puede ser beneficioso en cantidades pequeñas, pero, a partir de un umbral, se disparan sus efectos nocivos en la salud.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: isalud.com

 

22 Febrero 2018

A ninguna mujer nos agradaría que nos dijeran que somos malas en la cama y que nos hagan ver nuestros errores. Esto nos puede ocasionar, en primer lugar, la negación y en segundo el enojo, mucho enojo.

Sin embargo, también vale decir que la mayoría de estos detallitos son más equivocaciones ciegas que se pueden evitar una vez que se tiene conciencia de ellos.

Todas hemos cometido algunos de estos errores y admitirlo no merece el enojo, además siempre se pueden evitar para mejorar nuestra estrategia en la cama.

1. Un fallido baile

Algunas mujeres sienten la necesidad de impresionar al hombre practicando un baile o striptease antes de llevar a cabo el acto sexual.

El fin del baile es excitar a la pareja, pero en muchas ocasiones, en lugar de ser erótico y sensual, en la realidad dan risa. ¿Por qué? Porque no lo haces con seguridad, y al momento de bailar sientes pena y ya no sigues.

Tampoco es para que te desanimes. Si eres de las que le gusta contentar a tu pareja de esta manera intenta que no se note tu inexperiencia y practica esos movimientos antes de hacerlo delante de él.

2. No depilarse

Cuando una relación se va consolidando son muchos los aspectos que empeoran en el sexo, no siempre ocurre, pero ya sea por desmotivación sexual, muchas mujeres dejan de cuidarse físicamente y ya no se depilan las ingles, piernas y axilas, lo que hace que el hombre pierda en cierta manera el deseo hacia su pareja.

Unas piernas o axilas peludas no resulta nada atractivo para ellos. Lo más sensual es una piel suave.

3. Das por hecho que él trae preservativo

Algunos hombres guardan en su cartera un preservativo, pero sólo algunos, no todos. Si tú eres de las que piensa que él lo debe de traer es un gran error, tú eres responsable de tu sexualidad.

Ya sea el método que elijas, debes de cuidarte. Preocúpate de ser tú la que lleve siempre encima uno y, si tienes una pareja estable, que sea cosa de los dos el estar siempre preparados para el sexo.

4. Ropa interior inadecuada

No hay cosa más mata pasiones que una mujer con ropa interior sucia, percudida, rota o desgastada. Así que mejor anímate a vestir ropa interior sensual y asegúrate de que huela bien.

5. Esperar a que él lo haga todo

Otro error habitual en las mujeres es escoger la postura más cómoda en la cama y dejar que el hombre lo haga todo.

Lo normal y justo es que hombre y mujer vayan alternando las posturas con el fin de que los dos disfruten, descansen y trabajen, además de tener iniciativa para que el sexo no se vuelva monótono y aburrido.

6. No quieres hacerlo porque está prendida la luz

Muchas mujeres sienten vergüenza de su cuerpo y de ser vistas desnudas por un hombre, pero lo que no saben es que a ellos les encanta contemplar el cuerpo de una mujer, y más si es la persona a la que quieren y aman.

No te avergüences de tu cuerpo y disfruta plenamente de tu sexualidad.

7. Haces sexo oral por obligación

Algunas mujeres se ven obligadas a realizar sexo oral a su pareja con el fin de hacerle disfrutar, pero eso no debería ser una obligación sino un deseo de ambos.

Si lo haces a la fuerza se notará el asco que estás sintiendo. Lo mejor es hablar con tu pareja y decirle lo que sientes, ya que puede ser un problema de higiene lo que te causa asco.

8. Comparas el miembro de tu pareja con otros

Lo que peor le puede sentir a un hombre cuando está practicando sexo o después de haberlo hecho es que una mujer lo compare con otros conocidos en relaciones anteriores.

Decirle a un hombre “no es tan grande como..” o “el de mi ex era…” deja por los suelos a cualquiera, por lo que lo mejor es evitar las comparaciones y sacar de cada persona lo mejor que tenga.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

 

21 Febrero 2018

Todos los padres desean criar hijos con valores morales y éticos para que sean en el futuro unos adultos responsables, exitosos y productivos. Pero como al nacer éstos no vienen con un libro de instrucciones de crianza debajo del brazo, en el proceso de la crianza muchos se hacen esta pregunta: ¿cómo hacerlo?

Investigadores del proyecto Making Caring Common (MCC) de la Universidad de Harvard— que  bajo el liderazgo del psicólogo y autor de libros Dr. Richard Weissbourd efectúan estudios para encontrar herramientas que ayudan a la crianza de niños afectuosos y con un buen desarrollo moral y ético— revelaron hace poco 12 secretos que ayudan a lograrlo:

 1. Enseñarles cómo controlar sus emociones

Es tarea de los padre enseñarle a los menores cómo controlar el enojo, cansancio y  aburrimiento desde temprana edad. Y para ello, los investigadores recomiendan instruirlos a calmarse cuando experimentan alguno de estos episodios emocionales practicando el ejercicio de la inhalación profunda del aire por la nariz y su exhalación por la boca, por unos cinco segundos.

Se sabe que este tipo de respiración es de mucha utilidad para eliminar cualquier emoción negativa que altera la calma.

2. Enseñarles a ser responsables de sus acciones

Los investigadores recomiendan enseñarles a los hijos, no solo con palabras sino con ejemplos, que ellos son solos los responsables de su toma de decisiones, buenas o malas, que trascenderán para siempre en sus vidas. Igualmente deben enseñarles que sus actos tienen que beneficiar a ellos, sus familias, amigos y comunidad a la que pertenecen.

3. Enseñarles a tener empatía y compasión por los demás

Inculcarles los valores de la empatía, la compasión y el ayudar a los demás sin interés, harán de ellos unos mejores seres humanos en todos los aspectos de la vida y les dará una mejor perspectiva de las cosas.

4. Enseñarles a ser agradecido

Enseñarles a ser agradecidos , expresando la simple palabra “gracias”, tras recibir cualquier acción de atención, ayuda, servicio, cumplido u obsequio, ayuda a criar niños más felices, saludables, humildes y bondadosos.

5. Enseñarles valores

Cuando a los hijos se les inculcan los valores morales, personales, familiares y sociales, estos se convertirán en seres humanos auténticos, admirables, respetables y agradable con los demás.

6. Compartir mucho tiempo con ellos

Sacar suficiente tiempo a diario para jugar, conversar, cantar, bailar y efectuar actividades divertidas con los hijos es fundamental para estrechar la relación de padre a hijo, así como para crear memorias y que ellos se sientan amados y seguros de sí mismos.

7. Demostrarles que los aman

Los besos, abrazos, acciones y expresiones  de palabras amorosas son vitales en el proceso de la crianza para demostrarles y dejarles saber a los hijos que se les ama. Y de acuerdo con los investigaciones estas expresiones de amor deben reiterarse una y otra vez.

8. Enseñarles el valor del trabajo

Para criar hijos que durante la adultez sean trabajadores, responsables, autosuficientes económicamente y capaces de valerse por ellos mismos es importante inculcarles el valor del trabajo desde muy pequeños.

Este valor se enseña asignándoles un quehacer del hogar—pero que esté fuera de sus obligaciones personales, como sería el hacer sus deberes, arreglar su cuarto y su ropa— por la que recibirá cierta cantidad de dinero a la semana (acorde con su edad) para que lo use como le plazca.

9. Enseñarles el buen hábito del estudio

Se sabe que los niños a quienes se les enseñó desde muy pequeños lo importante que es la preparación académica y se les inculcaron buenos hábitos de estudio, tienden a ser exitosos por tener ante ellos  con su preparación mejores oportunidades laborales y salariarles.

10. Darles responsabilidades

El asignarles quehaceres diarios del hogar y responsabilidades de acuerdo con su edad (como por ejemplo, servirle la comida a su mascota) es clave para la crianza de hijos conscientes del sentido de la obligación personal que se debe tener en todos los aspectos de la vida.

11. Enseñarles a usar la tecnología correctamente

Enseñarles la forma correcta para usar las computadoras, los teléfonos celulares, el internet y los sitios cibernéticos, así como supervisar cómo los están empleando, diciendo y viendo en ellos, los protegerá de caer en manos de abusadores, involucrarse en problemas o llenar el cerebro de información no apta para su edad ni madurez.

12. Ponerles límites

Estudios tras estudios sobre el desarrollo humano han demostrado que los hijos que son criados sin límites tienden a ser en el futuro individuos irresponsables, agresivos, groseros, prepotentes, narcisos, desconsiderados, alcohólicos, drogadictos y hasta delincuentes. Ante ello es importantes corregirlos y guiarlos de inmediato cuando su comportamiento, palabras o formas de pensar no es la correcta.

También han revelado que los hijos necesitan que los padres les pongan límites para así sentirse atendidos y queridos por ellos.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: paratimujer.com

21 Febrero 2018

Es difícil aceptar cuando detectas que la persona que más amas no siente lo mismo por ti. Incluso, hay quienes se rehusan poniendo excusas donde hay claras evidencias. A pesar de que en la mayoría de las ocasiones, la diferencia de sentimientos se detecta fácilmente, hay a quienes se les dificulta descubrir cuando la otra persona no la ama de la misma manera en que ella lo hace. Si eres una de ellas, hoy sabrás cómo hacerlo.

¿CÓMO SABER DE QUÉ LADO ESTÁS?

1. Cuando conviven

ÉL:

Te invita a comer algo rápido, te pregunta cómo te fue en el trabajo o en la universidad pero no ahonda mucho en temas personales. Nada de un: ¿cómo te has sentido últimamente?, ¿qué te gustaría que hiciéramos el fin de semana?, ¿qué tal si nos vamos de día de campo?

Él solo se basa en el aquí y el ahora.

TÚ:

Te interesa saber qué lo motiva, qué le gusta hacer y por qué. Tu tarde perfecta es estar junto a él viendo una película o una serie, no importa la hora. Constantemente le haces saber lo importante que es para ti y que significa en tu vida. Eres muy cariñosa y eres quien extiende primero su mano cuando van caminando por la calle.

2. En la intimidad

ÉL:

Va directamente al punto sin preguntar si te apetece o no. No sientes una conexión que va más allá de lo carnal. Se concentra solo en su propio placer. No te pregunta si te gusta o no. Cuando terminan tiende a seguir con sus asuntos. No hay abrazos ni cariños después del sexo.

TÚ:

Complacerlo te complace. Para ti es importante que tu pareja sienta lo más cómod posible y haces todo para que eso suceda. Si tú tienes muchas ganas y él no, respetas su decisión.

3. En las reuniones

ÉL:

Frente a sus amigos, te trata como una persona más [eso cuando llegas a estar presente], pues no suele invitarte mucho a sus reuniones. Incluso, casi no conoces a ninguna de sus amistades.

TÚ:

Siempre lo invitas a todas tus reuniones. Tus amigos tienen conocimiento de tu relación porque no te cansas de presumirles lo feliz que eres junto a tu pareja. Lo incluyes en todo, incluso en los viajes.

4. En un día normal

ÉL:

Te deja en visto durante horas y pone de pretexto que ha estado muy ocupado. Dice que te escribe o te llama después pero ese momento nunca llega hasta que tú le envías señales de que todavía existes.

TÚ:

Eres la primera en decir: “Buenos días”, siempre creas planes en los cuales ambos estén involucrados, haces todo lo posible porque se vean tan solo algunos minutos. Siempre estás dispuesta a ajustarte a sus horarios [él no].

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

20 Febrero 2018

Sufrir una infidelidad por parte de la pareja es una de las experiencias más dolorosas en el campo del amor y muchas veces se habla de que ese tipo de experiencias dejan el corazón ‘roto’ y un trauma que jamás podrá irse.

Pero más allá de las metáforas, un reciente estudio elaborado en la Universidad de Nevada en Reno establece que el ser engañado por la pareja puede tener efectos vinculados a la depresión y la ansiedad, pero también puede conducir a comportamientos arriesgados como comenzar a tener multitud de relaciones sin control y precaución alguna, así como caer en el abuso de consumo de alcohol y otras sustancias. Tal y como puede leerse en The Independent, una infidelidad tiene efectos tanto psicológicos como físicos.

 El estudio de la Universidad de Nevada añade que los efectos de una infidelidad suelen ser peores en las mujeres que en los hombres. La autora del estudio, M. Rosie Shrout, declaraba al PsyPost que “también hemos encontrado que muchas de estas personas acaban haciéndose culpables de haber sido engañadas por sus parejas, lo que puede explicar que acaben poniendo en riesgo su salud con comportamientos arriesgados”.

Ahora bien, muchas mujeres se niegan a querer reconocer que sus parejas les son infieles y prolongan su sufrimiento, es por ello que hoy con todo el amor y respeto, un psicólogo revela cuáles son las señales que un hombre envía cuando se está metiendo en la cama con otra mujer.

1- Ya no te mira como antes.

2- No reacciona de la misma manera cuando le dices “Te Quiero.”

3- Cuando te atiende por teléfono no demuestra el mismo entusiasmo que hace no mucho tiempo atrás

4- Cuando hablan por teléfono, últimamente él es siempre el que se despide primero.

5- Se ve molesto ante preguntas como: ¿Me Extrañaste?.”

6- Le da lo mismo hacer el amor que alquilar un video o salir a tomar algo.

7- Cuando se ven no se preocupa por arreglarse demasiado.

8- Está siempre de mal humor.

9- Te nombra muy seguido a una compañera de colegio, facultad o trabajo y de repente no te lo nombra más.

10- Si la vas a buscar de sorpresa al colegio, facultad club o trabajo, no demuestra una gran alegría.

11- No te pregunta que hiciste, ni dónde fuiste, como lo hacía antes.

12- Se va de vacaciones sin ti.

13- Ya no le importa decirte palabras lindas.

14- Empieza a criticar de ti cosas que antes no criticaba.

15- No se ríe como antes de tus chistes.

16- Te compara, sutilmente, con otra persona.

17- Está menos celoso que antes.

18- Te dijo: “Estoy confundido.”

19- Te dijo: “Necesito un tiempo.”

20- De repente te empieza a decir “Se me complica” cuando tienen que verse, cuando antes nunca tenía problemas.

21. Ya no hace el amor como antes, simplemente lo realiza por compromiso.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

20 Febrero 2018

Cuando se trata de posiciones sexuales, todas nos gustan, tanto por placer como por complacer a nuestra pareja, sin embargo, no todas cumplen nuestras expectativas ni estimulan nuestro punto con mayor placer sexual: el clítoris.

A continuación te comparto las mejores posiciones sexuales:

1. Misionero

Esta posición es de las mejores para alcanzar el orgasmo y de las más clásicas. Su funcionamiento es muy simple: tú abres las piernas y él te penetra.

Las miradas entre ustedes se buscan de manera voluntaria y todo se vuelve más consciente. El acto sexual se convierte en un momento mágico que va más allá de una simple penetración.

2. La amazona

Tú te pones encima y comienzas a moverte. Puedes estar sentada o mantener las dos piernas en el mismo lado. La postura procura un placer intenso entre ambos ya que se facilita la penetración casi total.

Además es posible practicarla a la inversa, es decir, no tienes por qué mirar al hombre, puede ponerte de espaldas a él.

3. TAC

Se basa en la Técnica de Alineación Coital (TAC). Es un nuevo modelo de la posición del misionero de toda la vida, pero que aumenta la estimulación del clítoris. Debes estar tumbada boca arriba y él encima, con las piernas estiradas.

Se empieza con la postura clásica del misionero, y luego él estira sus extremidades inferiores, haciendo que el pene llegue hasta lo más profundo de tu vagina, a la vez que el hueso pélvico le roza el clítoris. La conexión pélvica dará máximo placer a ambos.

4. La silla mixta

Esta es una de las mejores posiciones para ti, ya que te da el control absoluto de la relación sexual. Él debe estar sentado en una silla o en el borde de la cama, y tú debes sentarte sobre él, de frente o de espaldas.

El pene erecto llegará hasta el fondo y estimulará zonas que ni tú sabías que existían. La penetración será más intensa si doblas las piernas en un ángulo recto, y debes estar lo suficientemente cerca de él como para poder controlar los ritmos.

5. El perrito clásico

Es una de las preferidas por ellos. Este estilo permite un coito más profundo, lo que significa una mejor oportunidad para alcanzar el orgasmo y estimular el punto G.

Debes apoyarte sobre las rodillas y manos, al tiempo que el hombre introduce su miembro por detrás. Ambos disfrutarán de la penetración intensa y profunda que proporciona.

6. Cucharita

Esta posición es muy sencilla de llevar a cabo. Ambos se estar de costado, el hombre detrás de la mujer, colocada en posición fetal. Él te rodeará con sus brazos, y tú te sentirás totalmente arropada.

El grado de penetración dependerá del ángulo formado entre el glúteo y tu rodilla. Para maximizar el placer al realizar esta posición debes mantener las piernas muy juntas, lo que estimula el clítoris y el punto G.

7. Boca abajo

Debes arrodillarte de espaldas como en el clásico perrito, pero con los hombros apoyados en la cama, lo que provocará más fricción entre el pene y tu punto G.

8. La carretilla

Debes estar boca abajo tumbada en la cama, mientras él toma tus piernas y las eleva a la altura de las caderas mientras te penetra desde atrás.

9. La torre

Esta posición es muy cómoda para los hombres. Él debe estar acostado boca arriba y tú debes ponerte de rodillas e inclinarte hacia delante, dándole la espalda. Apoya tus manos en el suelo para moverte con suavidad.

10. Alineación trasera

En esta postura, ambos están tumbados boca abajo. El hombre está encima completamente apoyado sobre ti, para que te penetre desde atrás. Es una postura que estimula tus zonas erógenas, y provoca una intensa presión sobre el pene, aumentando así su placer.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

19 Febrero 2018

El desarrollo tecnológico en el siglo XXI ha sido vertiginoso, y creo que me quedo corta con el adjetivo. Esto ha hecho que la sociedad evolucione en todos los aspectos al mismo ritmo. Uno de ellos es el laboral.

Recuerdo mi infancia cuando se nos preguntaba a los niños qué queríamos ser cuando creciéramos: unos, lo más aplicaditos, querían ser médicos, ingenieros o maestros; otros, más creativos, decían que querían ser astronautas o bailarinas. Todas son profesiones muy respetables que siguen siendo necesarias hasta el día de hoy. Sin embargo, cuando le preguntas a los niños de hoy qué quieren ser al crecer, muchos responden: youtuber, blogger, desarrollador de apps, community manager… (¿Qué? ¿Y eso qué es?).

Antes de entrar en pánico, es importante tomar en cuenta lo siguiente para poder orientar bien y apoyar a los niños y a los jóvenes que están decidiendo su futuro.

Hay que dejar los prejuicios atrás y abrir la mente: Si una persona tiene el talento necesario es muy probable que pueda ganarse la vida desempeñándose en cualquiera de estas novedosas áreas. Es posible que pienses que tu hijo tiene más oportunidades siendo abogado que teniendo su propio canal de YouTube, pero la realidad es que, si tienen éxito, esas nuevas estrellas de internet son muy bien remuneradas.

Hacer hincapié en que, independientemente del área, la educación formal siempre es necesaria: Algunos pensarán que ni siquiera se necesita estudiar para dedicarse a manejar unas redes sociales. Nada más lejos de la verdad. Por ejemplo, si tu hijo quiere dedicarse al desarrollo de sitios web o aplicaciones, puede estudiar informática. Si quiere entrar en el campo de la comunicación, hay muchas carreras relacionadas que lo pueden formar y darle las herramientas que necesita para tener éxito. Esto también le abrirá más posibilidades dentro del mismo campo.

Dentro de todas las profesiones, hay una ética que acatar: Los médicos tienen el Juramento Hipocrático, los abogados, los periodistas, los maestros tienen sus respectivos códigos éticos. Como estas carreras son muy nuevas, no están muy reglamentadas. Siendo así, es importante que los niños y jóvenes sepan que su actuación laboral es un reflejo de sus valores y principios personales, para que no crucen ninguna raya que los pueda perjudicar.

Respetar su personalidad y lo que los hace felices: Sin importar lo que decidan ser o hacer, mientras esté dentro de lo legal y lo decente, lo fundamental es que lo hagan con pasión y den su mejor esfuerzo por destacarse. En última instancia, lo que quieres es que tu hijo tenga una vida feliz, que sea estable económicamente, productivo y se sienta pleno con su trabajo, entonces guíalo de la mejor manera, respetando sus inclinaciones y preferencias laborales.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: Tvnws

19 Febrero 2018

El Radón, un gas radioactivo natural, inodoro, incoloro e insípido, es la causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se genera espontáneamente porque es un descendiente de la cadena de desintegración natural del uranio, presente en todos los suelos.

Pero si bien al aire libre no es un problema porque se disuelve en la atmósfera, dentro de nuestras casas, escuelas y oficinas, podemos estar expuestos a niveles altos de concentración que a largo plazo pueden dañar nuestra salud.

Hace décadas que la comunidad científica y las autoridades conocen su vínculo con el cáncer de pulmón, que se descubrió en los años 50 al estudiar el efecto que la exposición al radón tenía sobre la salud de los mineros.

Pero aún hoy muchos países no tienen políticas públicas de información sobre los niveles de radón ni políticas de prevención que regulen la construcción de casas nuevas en las zonas de mayor riesgo, para minimizar el impacto para la salud.

Entre el 3 y el 14% de los casos

La OMS estima que el radón causa entre el 3 y el 14% de todos los cánceres de pulmón en cualquier país.

Pero concretar más esa estimación general es muy difícil, según José Miguel Rodríguez, director de la Fundación Geoambiental, una organización española que lanzó hace dos años la campaña “Vive sin radón“.

Rodríguez le explicó a BBC Mundo que existen muy pocos estudios epidemiológicos que vinculen directamente el número de casos de cáncer de pulmón con las zonas de mayores niveles de radón.

Pero el vínculo está inequívocamente comprobado.

Según explica la OMS, al respirar las partículas radioactivas del radón se depositan en las células de la superficie de las vías respiratorias, donde pueden dañar su ADN y potencialmente causar cáncer de pulmón.

Distintos estudios en Europa, Estados Unidos y China confirmaron que incluso pequeñas concentraciones de radón, como las que se encuentran en las casas, conllevan riesgos para la salud y “contribuyen significativamente a la incidencia de cáncer de pulmón en todo el mundo“.

Según Rodríguez, los daños se manifiestan después de una exposición de largo plazo, de años, a niveles muy altos.

Por otro lado el riesgo de sufrir cáncer de pulmón para una persona fumadora es mucho mayor cuando lo hace en una zona de alto nivel de radón.

De hecho, según la OMS, los fumadores tienen una vulnerabilidad al radón 25 veces mayor que los no fumadores.

¿Dónde suele haber más Radón?

Los niveles de radón esencialmente varían de acuerdo a las características geológicas del subsuelo.

El granito es el que mayor concentración de uranio tiene.

“Como norma general decimos que las rocas calcáreas tienen menos contenido de radón y las rocas graníticas más“, dijo Rodríguez.

Además, tiende a concentrarse en las zonas más bajas de las casas, porque “el radón pesa nueve veces más que el aire”.

“Eso no quita que el gas pueda subir por las tuberías de ventilación de un edificio hasta una segunda o una tercera planta en un lugar de riesgo elevado”, matiza el especialista.

¿Cómo puedo saber el nivel de radón que hay en mi casa?

La única manera de saber cuánto radón hay en nuestros lugares de residencia o trabajo es haciendo una medición.

Algunos países publican mapas orientativos que muestran los distintos niveles de radón por zonas.

Si no existen estos mapas pero quieres saber cuánto radón hay donde vides, Rodríguez recomienda ponerse en contacto con las universidades cercanas, con las facultades de geología o de física médica, para saber si existen estudios.

Por otro lado, existen sets de medición de radón que las personas pueden comprar para hacer en sus casas, y que cuestan a partir de unos $70 dólares.

La medición debe hacerse durante un mínimo de tres meses e idealmente, recomienda Rodríguez, en el invierno, cuando la bajada de presiones y las lluvias más frecuentes ofrecen mejores condiciones para que el radón entre en las casas.

La concentración de radón se mide en bequerelios por metro cúbico, y como referencia de lo que es un nivel normal la OMS da 100Bq/m3.

Como contraste, la concentración media al aire libre es de 5 a 15Bq/m3.

En espacios interiores se han encontrado niveles de los 10 a los 10,000, según la organización.

“Pero no hay un umbral por debajo del cual el riesgo sea cero”, matiza Rodríguez, “porque el riesgo es lineal”.

Según la OMS, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta en un 16% por cada incremento de 100Bq/m3 en la media de concentración registrada a largo plazo.

¿Se puede remediar?

Lo ideal es construir las casas nuevas en zonas de riesgo con medidas específicas que según Rodríguez no son “excesivamente caras”.

Estas medidas, esencialmente, son sistemas de membranas que impermeabilizan el contacto entre el subsuelo y la construcción y sistemas de tuberías bajo la casa que extraen el radón e impiden que se filtre hacia adentro.

Una vez que la casa ya está construida y se detectan niveles altos de radón se pueden tomar distintas medidas de remediación, que varían según cada casa y que pueden requerir de obras interiores o exteriores.

Lo mejor, recomienda Rodríguez, es consultar cada caso con un experto.

Si alguien encuentra concentraciones altas de radón en casa tiene tiempo de tomar medidas para tratar de remediarlo, no hay que alarmarse.

Eso sí, matiza Rodríguez, “tampoco se arregla ventilando la casa 10 minutos al día”.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: BBCMundo