Santa Cruz de la Sierra
14 Octubre 2017

En octubre empieza la promoción de campañas de concientización y detección temprana de cáncer de mama; sin embargo, ¿qué sucede con la mujer que recibe el diagnóstico?

Entre el terror y la esperanza de que el médico “no encuentre nada”,  señoras y jóvenes, anualmente y a nivel mundial, reciben la noticia de que tienen cáncer de mama, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Salud.

Realidad para la que seguramente no estás preparada…

¿Voy a morir?, ¿me mutilarán?, ¿cómo pagaré el tratamiento? Cáncer de mama es más que tres palabras, para empezar, no es una enfermedad que respete edad o extracto social; por lo que todas, sin excepción, debemos saber algunas cosas sobre ella, por si recibimos este diagnóstico.

Tipos de cáncer de seno

La American Cancer Society describe tres, los más frecuentes:

Carcinoma ductal in situ. Es un cáncer no invasivo; es decir, no se ha propagado a otras áreas del cuerpo.

Lobulillar in situ. También se le denomina neoplasia lobulillar: las células del cáncer crecen en las glándulas productoras de leche.

Carcinoma ductal invasivo. Comienza en los conductos lácteos y penetra al tejido adiposo.

¿En qué etapa te encuentras?

Se encuentra entre lo más difícil de enfrentar, porque es lo que determinará el tipo de tratamiento a seguir y el porcentaje de cura.

El cáncer de seno se clasifica usando el sistema TNM (American Joint Commission on Cancer), que se basa en: tamaño del tumor, si el cáncer a alcanzado los ganglios linfáticos, si la enfermedad ha hecho metástasis (se ha expandido a otras áreas del cuerpo).

¿Qué tratamiento hay?

Estos se dividen en dos: Locales (cirugía y radioterapia) Estos buscan combatir el padecimiento sin tocar el resto del cuerpo. Esta opción es más útil para mujeres que están en etapas tempranas.

Tratamientos sistémicos (quimioterapia, terapia hormonal, terapia dirigida). Éstas buscan alcanzar las células cancerosas en cualquier parte del cuerpo.

Aunque nos asuste, ¡sí puede haber una vida después del cáncer de mama, y entre más rápido detectemos su presencia, más posibilidades de vencerlo tendremos!       

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: isalud.com

14 Octubre 2017

Las personas seguras de sí mismas resaltan entre las demás por su capacidad de aceptación.

Cuando se está más cerca del amor propio, de lo que acontece en nuestro interior y se acepta lo que sentimos y nos sucede, hay más confianza en uno mismo.

Cada día las personas que tienen confianza en sí mismas practican estos hábitos:

1. Hablan con certeza

Las personas que son seguras de sí mismas pronuncian las palabras con certeza y sin dudar. Evitan decir «pienso» o «creo» y hablan con convicción de lo que están expresando. El pensamiento que transmiten es claro y se comprende.

2. Se enfocan en pequeñas victorias

En lugar de enfocarse en objetivos a largo plazo, ellos encuentran maneras de sentirse exitosos todos los días. Cualquier pequeña actividad que hagan en el día y con la que se hayan sentido satisfechos ya es un éxito.

Este hábito hace que cada día aumente su confianza y el afán de enfrentar futuros retos.

3. No buscan atención

Quienes sienten mucha seguridad saben que es mucho más gratificante ser uno mismo y no buscar la aprobación de los demás. No anhelan la validación de otras personas o alabanzas, el autoestima que necesitan lo consiguen de ellos mismos.

Para generar más confianza en nosotros mismos simplemente hay que estar más atento a lo nos sucede, a nuestras necesidades y sentimientos. Dando la bienvenida a cada acontecimiento y ver cada acción como una oportunidad de crecimiento.       

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: isalud.com

13 Octubre 2017

Jerson Trujillo ya se había hecho varias cirugías para hacer su cara más femenina y nunca había tenido problemas, por eso cuando hace cuatro años una doctora le propuso inyectarle una sustancia en los pómulos para darles más volumen, como él buscaba, no se preocupó.

“De pronto, de ingenuo, yo no estaba al tanto de lo que me habían metido en el cuerpo”, le dijo a BBC Mundo este joven colombiano.

Un tiempo después se fue a una esteticista a hacerse un tratamiento de hidratación facial.

“Y cuando esta otra chica me realizó el procedimiento, me inyectó unos aceites en la cara y esos aceites hicieron como una fusión con el polímero que yo ya tenía en mi cara, sin saberlo”.

“Tres meses después empecé a tener la piel dura, me empezaron a salir granulomas en la cara, se me ponía todo rojo, caliente…”.

Trujillo pensó que se le pasaría, pero todo fue a peor.

” Yo tenía mi cara destruida, podrida, me salía pus, me salía pudrición de mi cara”.

Hoy, con 28 años y tras cuatro cirugías más de reparación, Trujillo dice que ha recuperado aproximadamente el 50 o el 60% de su rostro. Pero estima que todavía le quedan dos operaciones más.

Operaciones defectuosas y médicos “intrusos”

El 16,5% de las operaciones realizadas por los cirujanos plásticos en España son para corregir otras anteriores defectuosas o de mala calidad.

Esa es una de las conclusiones de una encuesta reciente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

El problema se debe, en gran medida, a que solo uno de cada tres pacientes se informa bien sobre la cualificación de su médico, de acuerdo al sondeo.

Estas cifras de España ilustran un problema global para el que difícilmente se encuentran estadísticas, porque muchas víctimas se quedan fuera de los servicios oficiales de salud y porque las cirugías de mala calidad no se registran.

Algunas muertes relacionadas sí. En Colombia, uno de los países del mundo donde más cirugías estéticas se practican, en 2015 murieron 13 personas por cirugías estéticas y 30 en 2016, según el Instituto de Medicina Legal.

El problema es lo suficientemente grande como para que la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva lanzara ya hace unos cuatro años una campaña bajo el lema “No se convierta en el cuerpo del delito. Busque siempre un cirujano plástico cualificado“.

Y en Estados Unidos, un estudio de la Escuela Feinberg de Medicina de la Northwestern University halló recientemente que menos del 18% de las publicaciones en Instagram que promocionan cirugías estéticas eran de cirujanos plásticos con una licencia del consejo oficial, el American Board of Plastic Surgery.

Muchas de las otras eran de médicos con otras especialidades, como ginecólogos o otorrinolaringólogos, que no hicieron los cinco o seis años de especialidad.

“No se deje confundir. Algunos profesionales solo realizan cursos de Estética sin que ello signifique un adecuado entrenamiento”, advierte la sociedad colombiana en su página web.

Pero confundirse es demasiado fácil, incluso para una persona bien informada y resolutiva, como la periodista Lorena Beltrán.

 “Los senos estaban deformes”

“Cuando tenía 18 años me sometí a una reducción mamaria por cuestiones tanto estéticas como médicas, porque me daban dolores de espalda”, le contó a BBC Mundo esta joven de 22 años, que a raíz de lo que le pasó, lidera una campaña en Colombia por las cirugías estéticas seguras.

Lorena acudió a un médico que le recomendó una colega universitaria que dijo haberse operado con él, “aunque yo sinceramente, creo que era una reclutadora de pacientes”, apunta.

“El consultorio estaba en una zona exclusiva de médicos de Bogotá, así que no me dio desconfianza. No es que yo haya acudido a operarme a una clínica clandestina, a un garaje, como les llamamos acá.

“Aparentemente, el médico cumplía con todos los requisitos. Tenía su pared tapizada de títulos”, recuerda la periodista.

“Pero los resultados fueron muy malos: los senos estaban deformes, había complicaciones serias y uno de mis pezones estaba a punto de desprenderse del resto de la sutura. Y el médico siempre decía eso es normal, estate tranquila, eso es normal. Finalmente me recuperé pero la apariencia estética fue pésima.Un año después me hizo otra operación para corregirme el procedimiento y fue mucho peor que la primera. Y ahí yo empiezo a sospechar que hay algo mal”.

Como Lorena es periodista, empezó a indagar y descubrió que hay un grupo de médicos colombianos que viajaron a Brasil para hacer cursos de corta extensión que luego fueron convalidados como una especialidad médica completa.

Lorena llevó su caso a los tribunales, donde permanece bajo investigación judicial.

Desde España, Ainhoa Placer Lainez, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, denuncia que “el intrusismo profesional es muy, muy, muy frecuente” y “común en todo el mundo”.

Explica que para tener la especialidad en cirugía plástica, reparadora y estética, hay que hacer primero la carrera teórica de medicina, que son unos seis años, y luego la especialidad, que son otros cinco.

“Esta formación es más o menos igual en todos los países”, apunta.

Pero muchos doctores que hacen cirugías estéticas solo han estudiado los cinco o seis años de medicina general. Con esa titulación en muchos países, como España, ya pueden operar, aunque no tengan una especialidad relacionada.

Si bien no están haciendo algo ilegal, “no está bien regulado”, denuncia la doctora.

“Yo diría que es algo ‘alegal’“.

“Es como si yo quisiera ahora operar un cerebro, también podría, no es ilegal. Pero por supuesto no lo voy a hacer porque no sé”, comentó la doctora, que cree que en el caso de la cirugía plástica el intrusismo no está tan mal visto.

Lorena Beltrán también está luchando en Colombia por una mayor regulación de la industria, pero dice que hay muchos intereses económicos detrás que impiden que eso suceda.

La diferencia entre un médico que estudió una especialidad de seis años en un hospital y alguien que hizo un cursillo de tres meses es evidente en los recursos de los que disponen para lidiar con una complicación.

“No es fácil informarse bien” y otros problemas de fondo

Trujillo confió sin cuestionamientos en su doctora. “Me inyectó en la cara una sustancia que en este momento no recuerdo el nombre, pero era un polímero”, le dijo a BBC Mundo.

Lorena sí se informó, pero siente que fue engañada.

“Sinceramente, para la gente no es fácil informarse bien”, admite la doctora Placer.

Igual que Lorena, menciona el hecho de que hay muchas asociaciones y sociedades de cirugía que tienen nombres muy parecidos, páginas web profesionales y miles de usuarios, por lo que es muy difícil para los pacientes identificar cual es la que aglutina a los médicos con la especialidad y cuales son las que no, que son más numerosas.

Por otro lado “a muchas mujeres les basta con googlear al personaje, ver que tiene una foto con alguna modelo famosa en Colombia y asumir que debe ser un buen cirujano”, dice Lorena.

La doctora Placer también identifica ese fenómeno en España: hay programas de televisión de mucha audiencia en los que se publicitan clínicas a las que van los famosos y que la gente asume como de confianza pero donde operan cirujanos sin la especialidad.

Además hay una cuestión de precio: las cirugías en clínicas clandestinas suelen ser más baratas.

“En Colombia tenemos peluqueros que inyectan aceite de cocina en los glúteos de las personas”, denuncia Lorena Beltrán, que dice que es particularmente común entre la comunidad transexual y las mujeres.

“Hay peluqueros, particulares, auxiliares de enfermería, que ponen biopolímeros, que son sustancias ilegales, para aumentar los senos o los glúteos o quitar arrugas, y que con el tiempo presentan problemas muy, pero muy grandes”, le dijo a BBC Mundo el doctor Ernesto Barbosa, Secretario Ejecutivo de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva.

“Todas las semanas en mi consulta aparecen pacientes víctimas de biopolímeros”, como Jerson Trujillo, al que él está tratando.

Estas sustancias no son compatibles con el organismo, pero la gente los inyecta en distintas partes del cuerpo para aumentar su volumen porque tienen un bajo costo.

“Son sustancias ilegales como silicona líquida, metilmetacrilato, o colágeno, que producen muchísimas alteraciones faciales y corporales con procesos inflamatorios muy graves que requieren de cirugía”, explicó Barbosa.

“No las he podido encontrar”

Trujillo lleva cuatro años tratando de recuperar su vida y peleando con los servicios de salud de Colombia.

“La doctora y la chica se escaparon después de lo que me pasó, me tocó denunciar pero no las he podido encontrar”, cuenta.

Entretanto, su vida entera, su salud mental, sus perspectivas laborales y personales, se quedaron permanentemente dañadas.

“A mi me tocó demandar, me tocó buscar ayudas por los canales de televisión de mi país”.

“El canal nacional me ayudó a encontrar a los doctores que ahora tengo y a contactar con la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva”, que lo han ayudado con los tratamientos y las cuatro cirugías de reparación que le han hecho hasta ahora, en otros tantos años.

“Pero hay cosas que ninguna cirugía correctiva arregla”, apunta Lorena Beltrán, que con el tiempo se sometió a una cirugía reconstructiva de senos.

Entre ellas, “la pérdida de sensibilidad, la probabilidad de que no pueda lactar en el futuro y el daño emocional que cargamos mi familia y yo”.

Su caso sigue en los tribunales.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: BBCMundo

12 Octubre 2017

una buena salud íntima en ellos, y va más allá de su capacidad para obtener y mantener una erección, eyacular y reproducirse.

En efecto, los problemas del pene puede ser un signo de una condición médica subyacente; sin embargo, estos pueden afectar otras áreas de la vida de los hombres, causando estrés o problemas en la relación de pareja y en la autoestima.

Es muy importante conocer los signos y síntomas de los problemas del pene, así como las cosas que puedes hacer para proteger su salud. Los más comunes son:

Problemas de erección o eyaculación. La incapacidad para lograr y mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales (disfunción eréctil), o, excepcionalmente, una erección persistente y dolorosa que usualmente no es causada por la estimulación sexual o la excitación (priapismo).

Infecciones de transmisión sexual. Las verrugas genitales, gonorrea, clamidia, sífilis y el herpes genital, son las más conocidas. Los signos y síntomas son dolor al orinar, secreción del pene y llagas o ampollas en el pene o en el área genital.

Problemas con el prepucio. Una condición conocida como fimosis se produce cuando el prepucio de un pene sin circuncisión no puede retraerse desde la cabeza del pene. En tanto, la parafimosis se produce cuando el prepucio no puede ser devuelto a su posición normal después de haber sido retraída.

Otras enfermedades. Una infección por levaduras puede causar una erupción rojiza y manchas blancas en el pene. La inflamación de la cabeza del pene (balanitis) puede causar dolor.

Otra es la enfermedad de Peyronie, que implica el desarrollo de tejido cicatrizal anormal en dentro del pene; podría dar lugar a erecciones dolorosas o dobladas.

El cáncer de pene, que podría comenzar como una ampolla en el prepucio, la cabeza o el cuerpo del pene y luego convertirse en un crecimiento similar a las verrugas.

Para evitar los problemas de esta índole sólo debes tener una vida sexual responsable, vacunarte contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), realizar actividad física, tener una buena higiene, y limitar el consumo de tabaco y alcohol.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: isalud.com

12 Octubre 2017

A quién no le gustaría decir con orgullo: “sí, tengo 100 años”. Es por esto y para que puedas gritarlo a los cuatro vientos, estas son diez simples rutinas que te harán vivir muchísimo más.

1. Mantén una actitud positiva

La actitud con la que enfrentas la vida se vincula directamente al comportamiento de tu cuerpo y cerebro, es así como mantener constantemente un sentimiento de optimismo ayuda a reducir los niveles de estrés, y permiten mejorar el funcionamiento fisiológico. La forma en la que decidas vivirla tendrá un alto impacto sobre tu salud física.

2. Come una manzana al día

De un sabor auténtico, esta fruta se convierte en uno de los principales alimentos que debieras consumir, y es que contiene múltiples beneficios como los antioxidantes flavonoides y proantocianidinas que inhiben el desarrollo de células cancerígenas.

3. Párate de tu silla

Al pasar sentados por largos periodos tus músculos entran en un constante reposo, y comienzan lentamente a debilitarse, a perder flexibilidad y rigidez. Es recomendable que te muevas, realiza ejercicios de estiramientos y más actividades de pie.

4. Entrena tu capacidad cerebral

El entrenamiento cerebral y de la memoria constituyen uno de los hábitos o rutinas que debieses incluir en tu vida. Actividades como leer, o participar en juegos interactivos permitirá que puedas retrasar la pérdida de la memoria, esto ya qua mantienen activa las funciones cognitivas.

5. Sal con tus amigos

Siempre es grato reunirse y recordar sus mejores anécdotas, además tener una vida socialmente activa te convertirá en una persona más feliz, y resistente a las desilusiones.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: isalud.com

11 Octubre 2017

Sin pasión no hay sexo, es lo que muchos y muchas creen y por lo tanto, son capaces de probar todo y de todo con tal de experimentar relaciones íntimas altamente excitantes, con la única finalidad de experimentar un potente orgasmo.

Sin embargo, tanta pasión y emoción desbordada podría desencadenar un terrible accidente, que va desde un pequeño golpe hasta una terrible lesión que solo sanará con una intervención quirúrgica.

Aunque no lo creas, la fractura de pene es una de las lesiones más comunes que ocurren durante el acto sexual, la cual se produce por una erección firme del miembro masculino, combinado con un mal movimiento o maniobra del mismo.

Es por ello que una investigación publicada recientemente en el International Journal of Impotence Research indicó que, algunas posiciones sexuales son peligrosas, pero hay una en específico que podría poner en grave riesgo la integridad de los caballeros.

Según este estudio, la posición conocida como “doggy” o “perrito” es muy riesgosa para los hombres, ya que al hacer una penetración por detrás, podría ponerle mucha fuerza a sus empujes y esto traería como consecuencia lesiones en el pene.

El resultado fue arrojado luego de que un grupo de científicos analizara a 90 hombres de entre 18 6 66 años que hubieran sufrido una lesión del miembro viril y encontraron que el 77% de los casos ocurrió durante una relación sexual y de estos, el 41% admitió que se lastimó practicando la postura del perrito.

“Los hombres suelen utilizar mucha fuerza en cada movimiento, lo que puede terminar mal. En el peor de los casos, si el pene se desliza fuera de la vagina y golpea contra el periné o la sínfisis del pubis (dos superficies óseas duras), puede ocasionar un trauma doloroso”, explicó el doctor Barros, autor del estudio.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: isalud.com

10 Octubre 2017

El país considerado como “cuna de la moda” y referente para modelos de todo el mundo continúa dando pasos para luchar contra la anorexia y acabar con la proyección de imágenes de cuerpos poco saludables.

En Francia, los trastornos alimenticios no son para nada un tema secundario. Según datos del Eurostat, es el segundo país de Europa en el que viven más personas por debajo de su peso apropiado -4,2% de la población, solo una décima por detrás de Chipre- atendiendo a su índice de masa corporal (calculado en base a la relación entre peso y altura).

Por ello, en el país galo entró en vigor este domingo una nueva medida dirigida a acabar con la promoción de la delgadez extrema en los medios: la prohibición de publicar, sin aviso expreso, imágenes publicitarias de modelos alteradas digitalmente para aparentar un peso diferente.

Así, las firmas que publiquen por ejemplo las características fotos comparativas del “antes y el después” de usar un milagroso producto mostrando a una misma persona mucho más delgada a base de Photoshop, deberán incluir un rótulo en el que se lea de manera clara: “fotografía retocada”.

De no hacerlo, la empresa se podría enfrentar a una multa de $44,000 dólares o el 30% del coste de elaboración del anuncio.

Evitar “ideales inaccesibles”

El objetivo es “evitar la promoción de ideales inaccesibles de belleza y prevenir la anorexia entre los jóvenes”, dijo la ex ministra de Salud, Marisol Touraine, cuando presentó la legislación.

“Exponer a los jóvenes a imágenes corporales normativas e irreales conduce a un sentimiento de autodesprecio y a una baja autoestima que puede tener un impacto en el comportamiento relacionado con la salud”, agregó.

La nueva ley francesa, que ya está en vigor en otros países como Israel, no afecta sin embargo a otras modificaciones digitales en fotos como retoques en el cabello o sobre manchas e imperfecciones en la piel.

Getty Images, uno de los principales bancos de material audiovisual del mundo, anunció también que dejaría de proveer este tipo de imágenes retocadas a medios de comunicación y clientes particulares como consecuencia directa de la decisión tomada en Francia.

“Ley maniquí”

Esta nueva norma forma parte de una iniciativa más amplia conocida popularmente en Francia como “Ley maniquí”.

Desde el pasado mes de mayo, es obligatorio que todas las personas que trabajan como modelos en Francia presenten un certificado médico que confirme que no están demasiado delgadas.

Como anunció el ministerio de Salud, el informe debe confirmar “que el estado global de la persona (…), evaluado principalmente a partir de su índice de masa corporal, le permite ejercer su trabajo”.

A principios de septiembre, también se anunció que las grandes casas de lujo francesas LVMH y Kering -responsables de marcas como Dior, Louis Vuitton y Gucci, entre otras- se comprometían a dejar de contratar maniquíes demasiado delgadas y de usar la talla 32 europea (talla cero en Estados Unidos) para mujeres y talla 42 para hombres en sus castings.

Pequeños pasos para el cambio

Si bien estas medidas no acabarán automáticamente con la anorexia, sí pueden suponer pequeños pasos para concienciar y alertar sobre la enfermedad.

“Es simplista sugerir que ver imágenes tratadas con Photoshop causa trastornos de la alimentación. Pero muchas personas que ven imágenes modificadas tienen una baja autoestima. Apoyamos cualquier medida que contribuya a que la sociedad tenga una visión más saludable de los tipos de cuerpo y sea consciente de qué fotos han sido retocadas”, dijo a la BBC Tom Quinn, de la organización británica Beat sobre desordenes alimenticios.

“Los anuncios venden más que los productos. En gran medida, nos dicen quiénes somos y quiénes debemos ser” , destacó sobre la importancia de la publicidad Jean Kilbourne, escritora y activista experta en la imagen de las mujeres en los medios.

La psicóloga Terri Apter le dijo a la BBC que si bien siente que “este tipo de cultura” podría cambiar, está sucediendo de manera muy lenta.

“No hay menos anorexia que hace 25 años, pese a todo el esfuerzo que han hecho muchas personas”. Mientras que la ley francesa “en sí mismo” no “tendrá un gran impacto en la cultura”, protegerá a las modelos, añadió.

Según cifras citadas por diversos medios como Radio France, se estima que los trastornos alimenticios afectan a unas 600.000 jóvenes -40,000 de las cuales viven con anorexia- y son la segunda causa de mortalidad entre las personas de 15 a 24 años, por detrás de los accidentes de tráfico.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: BBCMundo

09 Octubre 2017

¿Alguna viviste la dolorosa experiencia de terminar una relación? Sin dudas, es una de las peores situaciones que nos tocan vivir. Una ama pero cuando el amor se termina, la sensación de vacío en el pecho y que nuestra vida se derrumba es inevitable. Gracias a todo ese dolor, existen canciones y películas transmiten un poco ese sentimiento del desamor. Pero aunque creas que dejar de amar es horrible, la ciencia asegura que hay una forma de terminar tu relación, en particular, que te rompe el corazón en mil pedazos.

Los científicos encontraron la manera más dolorosa, y por tanto deprimente en la que esto puede pasar, y a decir verdad, es sorprendente. Según un estudio de la Universidad de Cornell, publicado en el Boletín de Psicología de la Personalidad y Psicología Social (Personality and Social Psychology Bulletin), encontró que ser rechazado por alguien duele mucho más si hay un tercero involucrado.

Cuando le preguntaron a 600 personas cuál es la forma más dolorosa para terminar una relación, analizaron experiencias y los investigadores concluyeron que la gente se sentía peor cuando fueron fueron dejados por otra persona que cuando simplemente decidieron cortar por otros motivos.

Y esto se vuelve tan doloroso porque cuando un tercero se involucra, el sentimiento lleva a ideas de exclusión y disminución de la pertenencia, según lo que concluyeron los autores del estudio. Aunque todas las rupturas son dolorosas y la forma de salir de ese estado emocional tan negativo y abrumador es centrarnos solo en las cosas que nos hacen bien, al parecer hay una que nos golpea más fuerte.

Por lo tanto, sí, ser dejada para otra persona es oficialmente la peor manera de romper con alguien.

Redacción: Leo.com.bo              

Fuente: TKM

Últimas Noticias

Prev Next

San Ignacio de Velasco Brasileño es bale…

San Ignacio de Velasco Brasileño es baleado por dos sujetos en su casa

Al promediar las 10:20 de la mañana de ayer domingo, dos sujetos entraron en el...

ENTREVISTA: Reymi Ferreira 'El Mojón con…

Siguiendo una de sus pasiones, como es la escritura, el actual ministro de Defensa, Reymi...