Santa Cruz de la Sierra
05 Septiembre 2017

Los sofocos y los sudores nocturnos son terribles, en el mejor de los casos, pero imagínate sufrirlos a los 28.

«Me siento acomplejada de mi sudor. Ahora tengo que pensar bien qué ropa ponerme. Un día imaginé que no pasaría nada si me ponía una camiseta gris claro para ir al trabajo, pero fue un verdadero desastre. Los sofocos son una locura: aparecen de repente, en cualquier momento y me dejan empapada de sudor».

Sophie tiene 31 años. Trabaja como productora de televisión en una agencia de publicidad de Inglaterra. Como muchos jóvenes profesionales, entre sus prioridades está su trayectoria profesional, pagar la hipoteca y tal vez casarse, un día. No había planeado añadir la menopausia a esa lista.

Sophie sufre una endometriosis grave. Su endometrio –las células que revisten el interior del útero- se ha desplazado y se le desarrolla en otras partes del cuerpo. En su caso, en los intestinos. Estas células siguen su ciclo menstrual, se forman y luego se destruyen, provocando el sangrado. Pero a diferencia de lo que ocurre con las células normales que se desprenden durante la menstruación, estas no tienen una vía de evacuación, por lo que la sangre acumulada provoca dolor crónico, periodos muy profusos, inflamación y la formación de tejido cicatricial.

Retirar ese exceso de células endometriales requería una intervención para la cual Sophie debía recibir una dosis de Zoladex, una hormona artificial que se utiliza para interrumpir la menstruación durante tres meses. De esta forma, no se produce tanto sangrado y resulta más fácil trabajar en el endometrio.

Al tener disminuida la producción de estrógenos y suprimidos sus periodos menstruales, Sophie entró en una menopausia química temporal. Sufre sofocos, sudores nocturnos, disminución de la libido y alteración del sueño. Afortunadamente, hay una luz al final de este túnel de insomnio, sudores y falta de apetito sexual: los efectos del Zoladex desaparecerán a los tres meses. Si todo va bien durante la operación, en unos meses volverá al día a día propio de una chica de 30 años.

Sophie es una de las afortunadas. Dejando de lado el dolor crónico y la propia intervención, su menopausia prematura es totalmente reversible. Lamentablemente, el caso de Emma*, una profesora de Hertfordshire, es menos afortunado.

«Tenía 28 años cuando me lo diagnosticaron. Por aquel entonces tenía novio y llevaba un tiempo tomando la píldora. Decidí dejarla porque me parecía que la había estado tomando demasiado tiempo y porque quizá en algún momento querría tener hijos. Pero en seis meses solo tuve dos menstruaciones, así que fui al médico. La primera vez que fui, me dijeron, "No te preocupes, no es nada, se te regulará sola". Unos meses después, volví. Me hicieron análisis de sangre y me dijeron, "Bueno, tienes la menopausia. Ya está. No podemos hacer nada. Andando"».

Las causas de la menopausia prematura –también denominada insuficiencia ovárica prematura (IOP)- se clasifican en dos categorías: primarias y secundarias. Entre las secundarias se encuentra la menopausia inducida químicamente, como el caso de Sophia, y la menopausia quirúrgica, con la que se retiran los ovarios y/o el útero como parte de un tratamiento contra el cáncer o por una infección, como las paperas. Las causas primarias son las más preocupantes. Algunas son muy claras, como posibles anomalías cromosómicas (síndrome de Turner) o enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la inmensa mayoría resultan inexplicables.

El Dr. Euan Kevelighan, obstetra y ginecólogo de Swansea (Gales), confirmó que la menopausia prematura es muy poco frecuente y sus causas son difíciles de determinar. «No vemos tantos casos. La causa más común es que lo desconocemos. Lo llamamos "idiopático" o desconocido».

El caso de Emma es un ejemplo perfecto de este territorio tan poco definido e investigado: «No hay causas conocidas, ni antecedentes familiares», afirma. «Yo nunca había oído hablar de ello y ellos siguen sin saber qué lo ha provocado».

Además de su naturaleza idiopática, la menopausia prematura tiene efectos secundarios más acentuados que los que acompañan a la menopausia natural. Como el cuerpo produce muchos menos estrógenos, el riesgo de sufrir osteoporosis es más elevado. En palabras del Dr. Kevelighan: «Una mujer de veintitantos que deja de tener el periodo tendrá los huesos de una de 70 cuando llegue a los 40, porque irá perdiendo densidad ósea todos los años».

«Fue horrible», recuerda Emma. «Sobre todo por lo pesimista que fue la doctora. Recuerdo que me puse a llorar y me dijo, "No sé por que lloras, si no es tan malo. Puedes recurrir a la donación de óvulos. Lo único de lo que debes preocuparte es de la osteoporosis"».

La falta de estrógenos también aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. El Dr. Kevelighan señaló la importancia de los tratamientos hormonales para minimizar el riesgo. «Es importante que las mujeres con IOP reciban diagnóstico y tratamiento, que suele consistir en una terapia de reemplazo hormonal, una combinación de estrógenos y progesterona administrada de forma cíclica para provocar un sangrado de retiro. Otra opción es la píldora anticonceptiva combinada, que también contiene estrógenos y progesterona. De esta forma se reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares».

Ahí radica la mayor ironía de la menopausia prematura: el uso de la píldora anticonceptiva para tratar a una mujer infértil.

Probablemente, el efecto secundario más doloroso de la menopausia prematura sea la infertilidad, el hecho de que te arrebaten la posibilidad de tener hijos antes siquiera de que te lo hayas planteado. Resulta difícil lidiar con ello cuando sufres el peor síndrome premenstrual de tu vida.

«Sufres constantes cambios radicales de humor mientras intentas asimilar un golpe muy duro psicológicamente (la infertilidad)», explica Emma.

Emma compara la experiencia con un duelo. «Te sientes como si alguien hubiera muerto. Sé por mi experiencia y la de otras personas con las que he hablado que cuesta unos dos años llegar a asimilarlo. Es casi como pasar por las distintas etapas del duelo».

La menopausia natural está marcada por el estigma. Suzanne Moore se hace eco de este rechazo público de la menstruación en un artículo que escribió para la revista británica New Statesman, titulado «There Won't Be Blood» (no habrá sangre): «Las mujeres se secan. La juventud es humedad, frescura, hidratación. Las mujeres maduras son cascarones con la piel áspera y paredes vaginales cada vez más débiles. Y la causa de esta maldición es hormonal: los estrógenos».

Esa percepción que se tiene de una mujer en sus casi cincuenta que ha llegado a la menopausia –un rito de transición común a todas nosotras-, sitúa a las que sufren menopausia prematura en la categoría de anomalías aisladas.

A Emma le resultó muy duro informar a los demás de su enfermedad. «Cuando me lo diagnosticaron, simplemente dijeron "menopausia prematura", y lo duro es que la gente asocia esas palabras con la idea de ser "vieja". Se piensan que vas a empezar a envejecer delante de sus narices».

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: vice.com

 

04 Septiembre 2017

Conforme pasa el tiempo, nuestras habilidades físicas y mentales disminuyen. En algunos casos, esta situación es más grave e incluso, hay quienes pueden desarrollar distintas enfermedades, como Parkinson y Alzheimer.

Recientemente, un estudio elaborado por el German Center for Neurodegenerative Diseases, junto con otras instituciones alemanas, descubrió que las personas mayores que realizan alguna actividad física de forma regular pueden revertir los signos relacionados con el envejecimiento del cerebro, siendo el baile una de las actividades más poderosas y que mayor ingerencia tiene sobre esto.

En la investigación se analizó a dos grupos de ancianos de entre 67 y 71 años. Unos realizaron baile, mientras que otros distintos tipos de ejercicio físico, actividades que desarrollaron a lo largo de 18 meses, en donde se trabajó, principalmente, coreografías, así como ejercicios de resistencia y flexibilidad.

Al término de este periodo, los ancianos sufrieron un aumento de volumen en la región del hipocampo del cerebro, la cual generalmente se deteriora conforme avanzan los años y que es clave en la memoria, el aprendizaje, así como en el equilibrio.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

 

 

04 Septiembre 2017

Constantemente buscamos en internet trucos caseros para solucionar nuestros problemas diarios. Es increíble la cantidad que hay, pero acá te contaremos 5 que quizá no has oido y que sin duda ¡amarás!

1. Si planchar no es lo tuyo…

La secadora puede hacer el trabajo por ti. ¿Qué? Sí, y no se trata de poner la ropa a temperatura máxima y sacarla tan pronto acaba el ciclo para doblarla y dejarla lisa. Aunque la estrategia anterior puede funciona… este truco es aún más efectivo y genial.

Pon de 3 a 4 cubos de hielo junto con la ropa que pones en la secadora. Usando el ciclo normal la pones a secar y ¡listo!

El calor de la secadora evapora los cubos de hielo, cumpliendo la función de una máquina a vapor. El vapor, como sin duda lo has oido, sirve para eliminar las arrugas. Por supuesto el efecto es mayormente visible en telas suaves o delgadas, aún así lo puedes intentar con diferentes textiles.

2. ¿Tienes zapatos blancos y sufres al limpiarlos?

Se acabó el problema. Si hasta ahora has intentado con detergente, esponja y mucho esfuerzo, es porque no conoces este truco.

En los supermercados venden un borrado mágico. Es una esponja blanca que borra manchas fuertes y arraigadas a diferentes materiales. Ya no necesitarás poner toda tu fuerza y una gran cantidad de tiempo en lograr el resultado deseado. Te sorprenderás con lo mágico que es el borrado mágico.

3. ¿Detestas el olor a ajo en las manos?

Una de las tareas que tiende a dejar un incómodo olor y difícil de eliminar, es pelar ajos. Esta especie es clave en un buen plato de comida. La sazón o sabor que ofrece es inigualable, pero prepararlo puede resultar algo incómodo por el olor que deja en las manos. Que éste no sea un problema o una razón para evitar usarlo, este truco hará el trabajo por ti.

Toma los clavos de ajo, corta las puntas (los extremos del clavo). Ponlos en una taza y tápala, ya sea con otra taza o con una tapa, agítalo por algunos segundos fuertemente. Te darás cuenta como la cáscara se cae y podrás fácilmente desechar lo que no necesitas para tu receta.

4. ¿Zapatos olorosos?

Lo peor que puedes hacer es ponerlos en tu closet como si nada pasara, el olor cada vez se va a impregnar más y será aún más difícil eliminarlo. Este truco es altamente efectivo y no requiere de mayor supervisión.

¡La arena para gatos será tu aliado! ¿Quién lo iba a pensar? Los componentes de la arena logran eliminar fuertes olores (como lo es la orina felina) y bacterias que pueda haber.

Toma un poco de arena para gatos, ponla en tu zapato, asegurándote de cubrir la plantilla, y déjala reposar. El “exceso” de tiempo no será un problema, por el contrario puedes dejarla por largos periodos sin que esto afecte los zapatos.

La próxima vez que quieras usarlos agradecerás haber usado esta estrategia, los resultados son completamente perceptibles.

5. ¿Sufres de ampollas cada vez que estrenas zapatos?

 “Domar” zapatillas nuevas resulta muy difícil. Hay gente que mete los zapatos en el congelador, otros rocían alcohol o por el contrario lo llevan a la zapatería a que cedan el material. Todos los trucos anteriores funcionan, pero esa es la solución para el zapato, no para tu pie.

Aparte de lo que hagas para cada vez sean más cómodos, identifica las áreas en las que te tallan. Masajea el área con desodorante en barra y a utilizarlos nuevamente. El desodorante hará que el movimiento del material no te moleste sino que se mueva naturalmente con tu pie.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

04 Septiembre 2017

Aunque los latinos sufren 1.9 veces más diabetes que las personas de raza blanca, son diagnosticados a una edad más temprana y padecen de índices más altos de complicaciones y mortalidad, el conocimiento acerca de la diabetes es escasa entre los hispanos.

Por ello es importante mejorar la información acerca de las complicaciones de la diabetes, incluyendo la alimentación, síntomas de la híper e hipoglucemia y el cuidado de heridas entre las comunidades latinas.

Por lo general, el público está más informado acerca de la HIPER-glucemia, el cual es alto nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. Pero hay una gran amenaza silenciosa que a veces pasa desapercibida, la HIPO-glucemia.

Descrita como niveles muy bajos de la cantidad normal de azúcar en la sangre, la hipoglucemia es uno de los problemas más comunes asociados con la diabetes. Es más, se calcula que más de 100 mil visitas a las salas de emergencia en Estados Unidos se deben a la hipoglucemia, uno de los problemas más frecuentes en pacientes con diabetes tipo 2. Los pacientes de avanzada edad y aquéllos que tienen un historial más largo de diabetes son más propensos.

A pesar de que los avances en el cuidado y mejores opciones de tratamiento han reducido el riesgo de las complicaciones a largo plazo y muerte para más de 25 millones de estadounidenses que viven con diabetes, los pacientes a veces sufren niveles peligrosamente bajos de azúcar aun mientras toman medicamentos, especialmente cuando pierden una comida o hacen más ejercicio de lo normal.

Los investigadores de Kaiser Permanente han desarrollado una herramienta para identificar a pacientes que tienen más riesgo de sufrir un episodio de hipoglucemia severa.

Al recolectar y analizar datos de pacientes, Kaiser Permanente desarrolló un modelo que predice las visitas al hospital de un paciente relacionados con la hipoglucemia durante un periodo de 12 meses. Junto con agencias federales como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) quien financió el desarrollo de esta herramienta, Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS por sus siglas en ingles) y la Clínica Mayo.

Los latinos tienen un riesgo más alto de sufrir diabetes tipo 2 y, por lo tanto, hipoglucemia. Pero hacer pequeños cambios en lo que comemos y cómo nos mantenemos activos puede prevenir la hipoglucemia.

Señales tempranas de un nivel bajo de azúcar en la sangre:

· Náuseas.

· Hambre.

· Sentirse nervioso, irritable o tembloroso.

· Piel fría, pegajosa y húmeda.

· Sudoración (cuando no está haciendo ejercicio).

· Latidos rápidos del corazón.

· Entumecimiento u hormigueo de las puntas de los dedos o los labios.

Si siente que va a tener un episodio de azúcar bajo en la sangre:

· Beba jugo de fruta o una soda endulzada (no de dieta) o coma azúcar en forma de dulces, cubos o tabletas. Las uvas pasas son otro alimento que provee azúcar rápido.

· Coma pequeñas porciones con frecuencia para no sentir demasiada hambre entre comidas.

· Equilibre el ejercicio adicional con comer más.

· Lleve un registro por escrito de sus episodios de azúcar bajo en la sangre, incluyendo cuándo fue su última comida y qué comió, para que pueda aprender qué es lo que provoca que le baje el azúcar en la sangre.

· Asegúrese de que sus familiares, amigos y compañeros de trabajo conozcan las síntomas de un nivel bajo de azúcar en la sangre y sepan qué hacer para elevarlo.

· Use un collar o brazalete de alerta médica que mencione su condicion. Estos productos pueden comprarse en la mayoría de las farmacias.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: isalud.com

 

04 Septiembre 2017

Recientes estudios como el del centro médico con sede en Reino Unido, DrEd, han dado cuenta que entre las parejas la posición 69 ha dejado de ser una de las más practicadas.

Pero si te dijéramos que esto podría responder a la cifra mágica del “68”, variente de la posición “69” en la que la pareja se coloca pies contra cabeza para ambos satisfacerse mediante el sexo oral.

El sexólogo Walter Ghedin dijo que quizás muchos no la conocen por su nombre, pero la practican.

“Quizás no es tan democrática como el 69, pero tiene su atractivo además de la posibilidad de rotar los roles”, dijo el experto, según citado por Infobae.

La gran diferencia con el “69” es que el “68” no ofrece satisfacción simultánea, sino placer para una sola persona.

En qué consiste

Para realizarla, uno de los miembros de la pareja se acuesta en sentido contrario sobre el cuerpo del otro con las piernas flexionadas a ambos lados de la cabeza de la otra persona. De esta manera, expone sus genitales frente a la boca del que esté abajo, lo que facilita el sexo oral y que la persona recorra con la lengua toda la zona perineal y el ano.

“Como la persona que está arriba es la que está disfrutando de lo que el compañero le ofrece, puede ayudarse con los manos o los codos para elevar el cuerpo y no dejar que caiga con todo el peso. También, al realizar movimientos con la pelvis puede acercar o alejar los genitales de la boca provocando un juego más excitante”, detalló Ghedin.

Esta postura es principalmente satisfactoria para la mujer, ya que al estar arriba la pelvis, le permite a su pareja explorar toda la zona genital.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

 

05 Septiembre 2017

Se están volviendo populares en las discotecas, como una forma de llamar la atención.

Pero no se trata de una moda inocente, pues el uso de pestañas LED puede causar graves daños a la vista.

Las tiras se adhieren a los párpados y emiten luces de colores con distintos patrones, alimentadas por una pequeña batería que se oculta en el cabello.

Pero el uso de pestañas luminosas aumenta no sólo el riesgo de degeneración macular sino de desarrollar cataratas, advirtió el Dr. Naris Kitnarong, un oftalmólogo del país en que esta moda se ha vuelto más popular: Tailandia.

Venta online

El uso de las pestañas LED comenzó en Asia, pero estas tiras luminosas ya están a la venta en Europa, Estados Unidos y América Latina.

La empresa f.lashes trajo las pestañas al mercado europeo y estadounidense luego de una campaña para recaudar fondos en Kickstarter.

Versiones más baratas de las pestañas, de hasta $2 dólares, se venden en China en sitios como Alibaba.

Y las tiras también están disponibles en sitio de venta online en América Latina.

Riesgos

La compañía f.lashes aclara en sus sitio que las personas más fotosensibles y propensas a los ataques epilépticos deberían consultar a un médico antes de probar las pestañas.

Pero los riesgos existen para cualquier usuario, según un médico en Tailandia.

Naris Kitnarong, oftalmólogo del Hospital Siriraj de Bangkok, explicó a un programa de la televisión pública tailandesa que una exposición tan cercana y constante a los rayos ultravioleta de luces LED puede aumentar el riesgo de cataratas y degeneración macular.

La catarata es la opacidad parcial o total del cristalino (la lente del ojo). Y la degeneración macular es el deterioro de la retina.

Ambas enfermedades pueden resultar en pérdida de visión.

El oftalmólogo agregó que la exposición a rayos UV tan cercanos ha sido vinculada además a otras enfermedades que pueden causar pérdida de visión temporal, como la fotoqueratitis, la aparición de pequeñas ulceraciones en la córnea.

Kitnarong también mencionó como posibles riesgos a largo plazo el pteri gión, un crecimiento anormal por inflamación, y la pinguécula, una degeneración de la esclerótica del ojo. (La esclerótica es una membrana de color blanco que constituye la capa más externa del globo ocular).

Y desde un punto de vista estético, el calor emitido por las tiras de LED también puede producir sequedad en el ojo y acelerar el desarrollo de las arrugas, según Naris Kitnarong.

El uso de tiras luminosas es una moda reciente y aún no hay estudios sobre sus efectos a largo plazo en la visión.

Ante las dudas sobre las pestañas LED, Kitnarong aconseja simplemente no usarlas.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

 

03 Septiembre 2017

En 1934 un físico británico llamado BA McSwiney lamentó frente a sus colegas de la Sociedad Real de Medicina que la mayoría de los médicos no se interesaba por la composición química del sudor humano.

Su único foco de atención por aquel entonces era el mecanismo con el cual la evaporación del sudor de la superficie de la piel servía para enfriar al propio cuerpo.

Pero McSwiney sabía que había algo más. ¿Qué tipo de sustancias dejaban nuestro cuerpo con el sudor? ¿Esas pérdidas eran buenas o malas?

Las sustancias que nos abandonan con el sudor

Una persona suda cada día el equivalente en líquido a 600 o 700 centímetros cúbicos.

En ese sudor hay cloruros, urea -la sustancia que le da el nombre a la orina-, y amoníaco. Además hay proteínas, azúcares, potasio y bicarbonato.

Y también restos de metales como zinc, cobre, hierro, níquel, cadmio, plomo y hasta un poquito de manganeso.

El sudor es un mecanismo importante para que el cuerpo expulse algunos de esos metales.

Pero no todas las cosas que abandonan nuestro cuerpo en el sudor tienen una naturaleza química.

Un mensaje

Todos alguna vez hemos empezado a sudar después de comer algo muy picante, y la mayoría de la gente está familiarizada con el sudor emocional debido al miedo, la verguenza, la ansiedad o el dolor.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock

Las palmas de las manos, la frente y las plantas de los pies están asociadas a la transpiración emocional.

Es ahí donde las glándulas sudoríparas ecrinas, que están distribuídas en millones por casi todo el cuerpo, están apiñadas de una manera mucho más densa.

Por ejemplo en esas zonas hay hasta 700 glándulas por centímetro cuadrado de piel, mientras que en la espalda hay unas 64.

Lo cierto es que el sudor inducido por lo emocional es una herramienta importante de comunicación.

De hecho los olores que detectamos en el sudor nos pueden decir mucho sobre cómo se siente el otro.

Miedo a través del olor

En un experimento de la Universidad de Urecht, en Holanda, un grupo de psicólogos recolectó muestras de sudor de hombres mientras veían escenas de películas seleccionadas para evocar sentimientos de miedo o asco.

Después le preguntaron a 36 mujeres si podían detectar alguna pista emocional en las muestras de sudor.

Los investigadores encontraron que cuando las mujeres eran expuestas a las muestras de sudor derivadas de la emoción de miedo sus propias expresiones faciales reflejaban miedo también.

Y cuando eran expuestas a las muestras derivadas del sentimiento de asco, también imitaban facialmente esa emoción.

Por el contrario cuando las participantes olieron las muestras que servían de control no mostraron ninguna expresión facial predecible.

Este hallazgo le hizo pensar a los investigadores que el sudor es un mecanismo eficaz de transmitir un estado emocional de una persona a otra.

También es importante destacar que las expresiones faciales que las mujeres hicieron mientras olían las muestras de sudor no tenían ninguna relación con su percepción subjetiva sobre la intensidad o agrado del olor.

Así que podían mostrar un aspecto de asco incluso cuando decían que una muestra particular tenía un olor agradable.

En otros estudios científicos se han encontrado patrones similares de comportamiento.

Un estado de alerta "contagiado"

Por ejemplo, en 2012 psicólogos y psiquiatras de la Universidad Estatal de Nueva York extrajeron muestras de sudor de las camisetas de 64 donantes.

La mitad había saltado en caída libre desde un aeroplano por primera vez mientras que la otra había hecho mucho ejercicio.

Después le pidieron a unos voluntarios que olieran las muestras de sudor antes de mostrarles rostros enfadados.

Y descubrieron que quienes olieron el sudor de los aterrorizados paracaidistas después estaban alerta ante las caras poco amigables, pero también ante las neutras o ambiguas.

Los psicólogos lo describían como vigilancia: el sudor producido por la sensación durante la caída libre indujo a los participantes a prestar atención a cualquier indicio social por sutil que fuera que quizás en otras circunstancias habrían obviado.

Por el contrario, quienes olieron el sudor de los participantes que habían hecho ejercicio sólo se mostraron alerta al ver las caras enfadadas, como sería normal en cualquier circunstancia.

Otro experimento de psicólogos y neurocientíficos alemanes encontró que el sudor extraído de hombres en estado de ansiedad, que participaban en un curso de deportes de riesgo en altura, hacía que las mujeres que olían las muestras tomaran decisiones más arriesgadas.

Eso después de pasar un cierto tiempo calibrando las distintas opciones, en un juego de computadora diseñado para valorar el comportamiento en la toma de riesgos.

Una ventaja ancestral

Ninguno de estos estudios indica si la gente era consciente de que el sudor de otra persona había alterado su propio comportamiento.

Pero sí sugieren que el sudor puede, al menos en algunos casos, comunica información importante sobre nuestro estado mental.

También sugieren que utilizamos la información que contiene el sudor de otra persona para entender mejor lo que nos rodea.

Nuestra especie se ha adaptado a la comunicación verbal y lingüística, pero el lenguaje es una herramienta relativamente nueva en nuestra evolución social.

Parece razonable imaginar que nuestros ancestros usaron para su beneficio la información olfativa que pasaba por sus narices y que esa habilidad llegó hasta nosotros.

Además, ver que alguien suda puede permitirle a la gente percibir la intensidad de una emoción expuesta.

El sudor, en otras palabras, puede ser mucho más que una excreción apestosa.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: BBCMundo

03 Septiembre 2017

Sexo no es únicamente penetración, y tampoco es suficiente en una relación íntima.

Eso es parte de lo que arroja los resultados de un estudio de la Universidad de Indiana divulgado recientemente.

El informe confirmó que las mujeres requieren otros aditamentos a la hora del sexo para alcanzar el punto máximo. Uno de éstos es la estimulación del clítoris.

“Nuestro propósito era entender más acerca de las experiencias de las mujeres con… los tipos de tacto que encuentran placenteros y cómo las estimulaciones clitoriana y vaginal contribuyen a sus orgasmos”, explicó a CNN Debby Herbenick, directora del Centro de Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana, sobre el alcance del estudio.

De acuerdo con los hallazgos, un 36% de las encuestadas dijo que necesitaba estimulación del clítoris para el orgasmo durante las relaciones sexuales, y otro 36% dijo que esa estimulación mejoraba la experiencia.

La investigación, además, reveló que solo un 18% de las mujeres dijo ser capaz de alcanzar el climax por medio de la penetración vaginal.

Según los resultados del examen, algunas acciones que ayudan a que las mujeres alcancen el orgasmo, además de la estimulación del clitoris, son: tiempo previo de excitación, sentir atracción por su pareja e intimidad emocional.

No es la duración lo que importa

Otro dato destacado que arrojó la muestra es que para el 78% de las encuestadas, los mejores orgasmos no dependen necesariamente de la duración del encuentro sexual. La mayoría no consideró que una relación sexual más larga contribuía a mejores orgasmos.

Redacción: Leo.com.bo

Fuente: imujer.com

Últimas Noticias

Prev Next

A Jennifer Lawrence la humillaron para b…

A Jennifer Lawrence la humillaron para bajar de peso

La ganadora del Óscar, Jennifer Lawrence hizo acto de presencia en el evento “Women in...

“Me too”, el ‘hashtag’ con la que las mu…

“Me too”, el ‘hashtag’ con la que las mujeres están contando sus historias de acoso sexual

Con la etiqueta “Me too”, que en español significa “yo también”, mujeres en todo el...

Ella es Haley, la policía más hot de Ins…

Ella es Haley, la policía más hot de Instagram

Los usuarios de redes sociales están enloqueciendo con la cuenta de Instagram de Haley Drew...