Santa Cruz de la Sierra
22 Febrero 2018

Según el más reciente estudio publicado por la revista Scientific Reports, las dosis bajas de alcohol “son potencialmente beneficiosas para el cerebro y mejoran su capacidad de eliminar la basura que se acumula en el cerebro”.

Así lo afirmó Maiken Nedegaard, codirectora del Centro para la Neuromedicina Translacional del Centro Médico de la Universidad de Rochester (EE. UU.) y directora de la investigación.

La investigación de Nedegaard y sus colegas hizo énfasis en el sistema glinfático, un mecanismo de limpieza de desechos –líquido y sustancias extracelulares– que fue descrito por el mismo equipo de científicos en 2012.

Estos demostraron entonces que el líquido cefalorraquídeo es el que se ocupa de expulsar compuestos nocivos como las proteínas beta-amiloides y tau (las principales sospechosas de causar del alzhéimer y otros tipos de demencia) del tejido cerebral.

De acuerdo con la nueva investigación, la ingesta inmoderada de alcohol durante largos periodos de tiempo en ratones perjudica sus habilidades cognitivas e incrementa los niveles de inflamación en los astrocitos, un tipo de células nerviosas –diferentes a las neuronas– claves para que funcione correctamente el “sistema de recogida de basuras” en el cerebro mamífero.

Sin embargo los investigadores también comprobaron, para su sorpresa, que los ratones expuestos a dosis bajas –0,5 g/kg– presentaban menos inflamación en los astrocitos si se comparaban los marcadores moleculares con los congéneres “abstemios”. Además, el líquido cefalorraquídeo de los bebedores moderados era también más eficiente a la hora fluir por el tejido nervioso y expulsar los residuos.

Según Nedergaard, el consumo de alcohol puede ser beneficioso en cantidades pequeñas, pero, a partir de un umbral, se disparan sus efectos nocivos en la salud.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: isalud.com

 

15 Febrero 2018

Usuarios de redes sociales están más que entusiasmado con el nuevo estudio de la Universidad de Oregón, en Estados Unidos, en lo que ya han calificado como "la mejor investigación de la historia" por favorecer a la cerveza como una bebida que podría reducir la presión arterial y los niveles de la obesidad.

Así es, según el reporte, el componente del lúpulo llamado "xanthohumol", presente en la cerveza, también ayuda a prevenir la diabetes, dado que un experimento hecho en roedores con sobrepeso concluyó que estos manifestaron bajos niveles de resistencia a la insulina y leptina, por lo que redujeron su consumo de alimentos elevados en grasa.

Asimismo, en 2016 un grupo de científicos ya había afirmado que la bebida embriagante podría proteger las células del cerebro de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer y el párkinson gracias a su porcentaje de "xanthohumol".

Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com                                           

12 Febrero 2018

Si eres uno de los miles de estadounidenses que toman estatinas, como la atorvastatina (Lipitor y su genérico) o simvastatina (Zocor y su genérico) para disminuir el colesterol, te pueden haber dicho que evites tomar jugo de toronja. Esto es porque puede intensificar la potencia de estos medicamentos además de aumentar las probabilidades de padecer efectos secundarios, principalmente dolor muscular.

También es arriesgado combinar ciertos medicamentos con decenas de otros alimentos, incluyendo algunos que forman parte de una dieta saludable, como son la col rizada [kale] y los vegetales de hoja verde. Esto no significa que debes evitar totalmente este tipo de alimentos, solo debes ser precavido. En la mayoría de los casos, “por lo general se recomienda esperar al menos de 2 a 4 horas entre el alimento o el jugo y el medicamento”, dice Dima Qato, Pharm.D.,PhD., profesora asistente de la universidad de Illinois en Chicago, que ha estudiado la interacción entre los alimentos y los medicamentos. Habla con tu médico sobre tus medicamentos específicos y tu dieta. A continuación enumeramos algunos alimentos comunes que pueden interactuar con tus medicamentos y sugerencias de cómo protegerte.

Plátano, vegetales de hoja verde, naranjas, sustitutos de la sal

NO COMBINAR CON

Los inhibidores de la ACE, como captopril (capotena), enalapril (Vasotec)  y lisinopril (Prinivil, Zestril), utilizados para disminuir la presión sanguínea o para tratar la insuficiencia cardíaca. Y evita combinarlos con algunos diuréticos como el triamterene (Dyrenium), utilizado para disminuir la retención de líquidos y para tratar la presión sanguínea.

LA RAZÓN

Estos alimentos tienen un alto contenido de potasio, que ayuda a transmitir señales eléctricas a las células de los músculos del corazón y a otras células. Consumirlos junto con los medicamentos antes mencionados puede aumentar la cantidad de potasio en tu cuerpo y puede provocar un ritmo cardíaco irregular o palpitaciones cardíacas, lo cual puede ser mortal.

Brócoli, col de bruselas, col, col rizada [kale], espinacas

NO COMBINAR CON

Anticoagulantes sanguíneos como la warfarina (Coumadin)

LA RAZÓN

Los alimentos con mucha vitamina K, como los de color verde mencionados anteriormente, pueden reducir la capacidad del medicamento para diluir la sangre. En algunas personas con enfermedad cardíaca puede desencadenar un ataque al corazón o un derrame cerebral. Una vez que comienzas a tomar warfarina, lleva una dieta coherente y de repente no ingieras un exceso de alimentos de hoja verde.

Auténtico orozuz o regaliz negro (o suplementos con extracto de regaliz)

NO COMBINAR CON

Digoxin (Lanoxin), utilizado para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca y el ritmo cardíaco anormal. También es mejor no consumir con la mayoría de los medicamentos para la presión sanguínea, anticoagulantes ni con píldoras anticonceptivas.

LA RAZÓN

El auténtico orozuz negro (y los productos con extracto de regaliz, al contrario de los caramelos con sabor a regaliz) contienen glicirricina que puede provocar un ritmo cardíaco irregular o hasta la muerte cuando se combinan con el digoxin. La glicirricina puede reducir la efectividad de la mayoría de los medicamentos para la presión sanguínea, intensificar los efectos secundarios de los anticoagulantes y subir la presión sanguínea y bajar los niveles de potasio cuando se ingiere con píldoras anticonceptivas.

Queso, yogurt, leche, suplementos de calcio, antiácidos con calcio

NO COMBINAR CON

Tetraciclina.

LA RAZÓN

El calcio en estos alimentos y productos puede interferir con la habilidad del cuerpo de absorber el antibiótico totalmente. Por lo general, la tetraciclina trabaja mejor si se toma 1 hora antes de comer o 2 horas después de la comida.

Alcohol, aguacates, plátanos, chocolate, salami

NO COMBINAR CON

Medicamentos como el metronidazol (Flagyl) y linezolida (Zyvox) utilizados en el tratamiento de las infecciones bacterianas.

LA RAZÓN

Los alimentos mencionados anteriormente, junto con la cerveza de barril, el vino rojo y el licor de cereza contienen tiramina, un aminoácido que puede provocar que la presión sanguínea se eleve si se toma con linezolida. La tiramina también se encuentra en los alimentos añejados, en escabeche, fermentados o ahumados, como los quesos procesados, las alcachofas y la salchicha seca. Juntos, el alcohol y el metronidazol pueden provocar nauseas, calambres en el estómago y vómitos.

Harina de soya, nuez [walnut]

NO COMBINAR CON

Medicamentos para la tiroides como la levotiroxina (Levothroid, Levoxyl, Synthroid).

LA RAZÓN

Estos alimentos ricos en fibra pueden evitar que tu cuerpo absorba el medicamento. Si comes una dieta rica en fibra, prueba tomar tus medicamentos en la noche. Un estudio encontró que los medicamentos se absorben mejor cuando se toman a la hora de dormir en lugar de media hora antes del desayuno, que es lo que generalmente recomiendan en las instrucciones.

Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com

10 Febrero 2018

Un consejo que podrían agradecer los amantes del té: dejarlo enfriar antes del primer sorbo.

Y es que un estudio advierte que consumirlo muy caliente incrementa el riesgo a desarrollar cáncer de esófago si se combina con alcohol y cigarrillos.

Los hallazgos, basados en el seguimiento a largo plazo de más de 450,000 participantes, se publicaron en Annals of Internal Medicine.

Los investigadores descubrieron que las personas en China que consumieron té y también fumaron tabaco y bebieron cantidades excesivas de alcohol tuvieron cinco veces más riesgo de cáncer de esófago que las personas que no tenían ninguno de estos tres hábitos.

El cáncer de esófago está aumentando en prevalencia y su tasa de supervivencia es bastante baja, particularmente en regiones menos desarrolladas y en varones.

Carcinoma

La combinación de los tres productos está relacionada con un mayor riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago, que son las células que revisten el esófago.

Este tipo de cáncer es la forma más común de cáncer de esófago en Estados Unidos, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS por sus siglas en inglés).

La investigación sugiere que el consumo frecuente de líquidos hirvientes puede provocar lesiones a largo plazo en las células que recubren el esófago, dijo el autor principal del estudio, Jun Lv, epidemiólogo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín.

Cambios relacionados con el calor en el revestimiento del esófago también pueden aumentar la probabilidad de daño por otros factores de riesgo de cáncer de esófago, como fumar y beber en exceso, lo que puede dañar el ADN en las células que recubren el esófago.

Bebedores de té en China

China se encuentra entre los países con la mayor incidencia de cáncer de esófago.

Los bebedores de té, especialmente los varones chinos, son además más propensos a fumar y beber alcohol.

En el estudio, los investigadores analizaron datos de aproximadamente 456,000 personas en China de 30 a 79 años.

Al comienzo del estudio, las personas completaron un cuestionario de estilo de vida que preguntaba con qué frecuencia consumían té, cuánto consumían y cómo preparaban la bebida y qué tipo de té bebieron.

También se les preguntó si la temperatura habitual de su té era la temperatura ambiente o templada, caliente o ardiente.

El consumo diario de té caliente, no se asoció con un mayor riesgo de cáncer de esófago en personas que no fumaban y no bebían alcohol en exceso.

Redacción: Leo.com

Fuente: BBCMundo

05 Febrero 2018

Un equipo de investigadores de la Universidad de la Florida Central (UCF, por sus siglas en inglés) halló una conexión entre la artritis reumatoide, el consumo de leche y de carne de res infectada por la cepa de una bacteria, según anunció ese centro de estudio ubicado en la ciudad de Orlando.

El estudio encontró que el 78% de los 100 pacientes examinados comparten la misma mutación genética que se encuentra en aquellos aquejados de la enfermedad de Crohn, una condición inflamatoria que ataca a los intestinos.

A su vez, el 40% de estos pacientes dieron positivo a las pruebas de la bacteria Mycobacterium avium subespecies paratuberculosis (MAP), aseguró la Universidad de la Florida Central a través de un comunicado.

“Aquí tenemos dos enfermedades inflamatorias, una que afecta los intestinos y la otra que ataca las articulaciones óseas. Ambas comparten el mismo defecto genético”, dijo el doctor Saleh Naser, especialista en enfermedades infecciosas.

“Todavía nos queda un largo camino por recorrer. Tenemos que descubrir por qué la bacteria MAP es más predominante en estos pacientes; si es porque sufren de RA (Rheumatoid Arthritis) o si la RA es causada por la bacteria”, acotó la especialista.

“Entender las causas el papel que juega la MAP en pacientes de artritis reumatoide es vital para tratar esta enfermedad de manera más efectiva”, aseguró por su parte el doctor Naser, quien además de haber participado en esta investigación, trabaja en el primer experimento para tratar con antibióticos a pacientes de la enfermedad de Crohn, aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA).

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE

 

12 Enero 2018

En 2015, los canadienses consumieron unos USD 4,800 millones en marihuana, una cifra muy similar al gasto en vino, según un informe de la Agencia Federal de Estadísticas.

La agencia calculó ese valor estimando que 4.9 millones de personas consumieron 698 toneladas métricas de cannabis durante ese período. Para ello utilizó encuestas sociales y de salud del gobierno, además de investigaciones externas para crear su modelo.

Statistics Canada tituló el informe como Estimaciones experimentales del consumo de cannabis en Canadá, de 1960 a 2015 y sus autores admitieron que "actualmente no hay un proceso sistemático" para medir su uso. La agencia advirtió que su estimación para el mercado es muy difícil, y el consumo real podría "razonablemente" ser tan bajo como la mitad o tanto como el doble.

El primer ministro Justin Trudeau se ha comprometido a la legalización del uso recreativo para julio de 2018, una medida que ha provocado un aumento en los precios de las acciones de los productores. Los gobiernos han dicho que, a pesar de que pretenden mantener bajos los impuestos sobre las malas hierbas legales para expulsar a los traficantes de drogas, el nuevo mercado puede generar unos USD 300 millones al año en ingresos.

El consejero delegado de CannTrust Holdings Inc., Eric Paul, dijo que si bien el mercado legalizado puede tardar tres años en alcanzar todo su potencial, ya está expandiendo su espacio de invernadero para sacar el mayor rendimiento económico. "El desafío a corto plazo será un suministro suficiente para satisfacer la demanda del gobierno", comentó a través de una entrevista telefónica.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: sdpnoticias

31 Diciembre 2017

Si te sirvieran el vino en una copa más pequeña, ¿beberías menos?

Esa es una de las preguntas que plantea un estudio británico publicado en la revista científica British Medical Journal (BMJ), que constata cómo el volumen de las copas ha aumentado desde el 1700.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge confirmaron que, en Reino Unido, el tamaño medio de las copas de vino creció desde una media de 66 ml en 1700 hasta los 449 ml hoy en día, es decir, se multiplicó por seis.

Ese aumento de la capacidad de las copas se aceleró posiblemente desde los años 90, según los autores del estudio, debido a la demanda desde el mercado estadounidense de recipientes más grandes.

Tamaño y consumo, ¿relacionados?

En el caso de Reino Unido, en paralelo a esa moda de producir copas cada vez más grandes, el consumo de vino casi de duplicó entre 1980 y 2004, aunque en años recientes ha disminuido.

Tamaño de las copas de vino desde el 1700 hasta la actualidad, según la investigación del equipo de Theresa Marteau.

¿Habrá alguna relación? El estudio liderado por Theresa Marteau no lo confirma científicamente, pero la investigadora cree que sí.

“En lo referente a cuánto bebemos, el tamaño de la copa probablemente sí importe”, le dijo a la BBC.

La escritora Jancis Robinson, especializada en temas vitivinícolas, también lo cree.

Los bares y restaurantes británicos normalmente sirven el vino en copas de 125, 175 y 250 ml.

“Hace tiempo que critico la copa de vino de 175 ml“, dijo Robinson.

“No solo porque impulsa a las personas a consumir más vino de lo que pensaban, sino también porque los vinos blancos y rosados tienden a calentarse más en estas copas, y eso hace que la gente se las beba antes para que no dejen de ser refrescantes”, explicó.

Dos factores involucrados

La investigadora Marteau cree que de la misma manera que los platos más grandes hacen que la gente coma más, hay evidencias de que las copas más grandes también podrían tener un efecto similar sobre la cantidad de vino que se consume.

Pero esto no es un hecho probado por los científicos.

“Especulamos que hay dos mecanismos involucrados: la capacidad, cuanto más grande es el contenedor más cantidad vertemos, y la percepción, la misma cantidad parece menor en un contenedor más grande que en uno más pequeño”, dijo.

“Dado que con frecuencia regulamos nuestro consumo en unidades como una porción de torta o una taza de café, si percibimos que no hemos bebido un vaso entero de vino, podríamos querer tomar otro”, explicó.

Marteau y su equipo hicieron experimentos en tres bares de Cambridge para poner a prueba esta teoría.

Los investigadores aumentaron el tamaño de las copas sin modificar la cantidad de vino que en ellas se servía y comprobaron que en dos de los tres establecimientos se incrementaron las ventas.

Pero no pudieron establecer una relación causal entre el tamaño y los ingresos.

El tamaño puede afectar al sabor

Por otro lado, hay una razón práctica por la que el vino se sirve en copas de distinto tamaño: el recipiente puede afectar su sabor y calidad.

“El vino tinto, por ejemplo, se sirve en un vaso más grande para permitirle que ‘respire’, algo que quizás hace 300 años no era una prioridad”, le dijo a la BBC Miles Beale, director ejecutivo de la asociación británica del comercio de vino y bebidas alcohólicas.

En Reino Unido la agencia de salud pública recomienda un máximo de 14 “unidades” de alcohol a la semana tanto para hombres como para mujeres.

El gobierno determina que una “unidad” de alcohol es equivalente a 10 ml de alcohol puro, es decir, aproximadamente media copa de vino tinto de 175 ml.

El máximo semanal recomendado serían “10 copas pequeñas de un vino de fortaleza media”.

Pero es difícil llevar las cuentas de las unidades con recipientes de distintos tamaños.

Para Rosanna O’Connor, la directora del departamento de alcohol y drogas de Public Health England, lo importante es “que la gente entienda cuánto alcohol está consumiendo y que algunas copas de vino pueden contener hasta tres unidades“.

 Redacción: Leo.com.bo                                             

Fuente: BBCMundo

27 Diciembre 2017

El té contiene antiinflamatorios, productos químicos neuroprotectores y antioxidantes que reducen el riesgo de cáncer y diabetes.

Según una investigación publicada en el  British Journal of Ophthalmology, el beber té caliente todos los días podría traerte muchos beneficios a la salud; entre ellos, prevenir el glaucoma, una de las causas principales de ceguera en todo el mundo; de hecho, actualmente 58 millones de personas la padecen.

Esta enfermedad hace que se acumule líquido dentro del ojo, mismo que ejerce presión sobre el nervio óptico hasta que hace que el paciente pierda la vista. Ya se habían realizado estudios sobre la cafeína y el impacto que tenía en este líquido ocular; sin embargo, se demostró que no tenía efectos significativos sobre el riesgo de glaucoma.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, donde participaron 10 mil adultos y niños, donde se le realizaron exámenes de glaucoma a mil 678 adultos, de los cuales, 84 (5%) padecían la enfermedad.

A esos pacientes se les preguntó cuántas bebidas con cafeína y descafeinadas consumieron durante ese año y con qué frecuencia. Los resultados del cuestionario mostraron que aquellos que bebían té caliente diariamente tenían 74% menos probabilidades de desarrollar glaucoma en comparación con quienes no tenían ese hábito.

Según los investigadores, el té contiene antiinflamatorios, productos químicos neuroprotectores y antioxidantes que se han establecido desde hace tiempo para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer y diabetes. Lo cierto es que el estudio no es muy claro y aseguran que se necesitan más estudios para determinar si otros factores como el tamaño de la taza, el tipo de té y el tiempo de preparación influyen en los resultados.

Redacción: Leo.com.bo                                              

Fuente: Sdpnoticias

Últimas Noticias

Prev Next

La posición sexual que te ayudará a qued…

La posición sexual que te ayudará a quedar embarazada

Si tú y tu pareja están seguros de dar el siguiente paso y convertirse en...

A los 67 años, Jane Seymour posó para Pl…

A los 67 años, Jane Seymour posó para Playboy

La actriz inglesa Jane Seymour, nombrada Oficial de la Orden del Imperio Británico en el...

Los cigarros mentolados podrían ser peor…

Los cigarros mentolados podrían ser peor que los normales

Hacen que inhalarlos sea más cómodo y, muchas veces, se comercializan para fumadores más jóvenes...