Santa Cruz de la Sierra
22 Febrero 2018

Las variaciones en las hormonas sexuales de las mujeres podrían desempeñar un papel importante en el desarrollo de asma y alergias, según reveló un estudio publicado por la Universidad de Edimburgo.

La investigación, en que se estudiaron los casos de más de 500.000 mujeres, reveló un vínculo entre los síntomas del asma y los cambios clave en la vida como la pubertad y la menopausia.

Además, se revisaron más de 50 expedientes de mujeres con asma desde la pubertad hasta los 75 años.

Los investigadores señalaron que cuando se llegue a estadios más avanzados se podría explicar por qué el asma es más común en niños que en niñas durante la infancia, pero tras la pubertad, afecta más a las mujeres.

El asma, que padecen más de cinco millones de personas en el Reino Unido, es una enfermedad de las vías respiratorias que puede restringir seriamente la respiración y a menudo se asocia con alergias.

Algunas mujeres participantes en el estudio afirmaron que sus síntomas en relación con el asma cambian durante su ciclo menstrual, lo que, según los expertos, podría deberse a variaciones en los niveles de hormonas, incluidos el estrógeno y la progesterona.

Los resultados mostraron que hay una mayor probabilidad de padecer asma durante los períodos menstruales anteriores a los 11 años, así como en los períodos irregulares.

El inicio de la menopausia, cuando los períodos se detienen y los niveles de estrógeno y progesterona fluctúan, también se asoció con una mayor probabilidad de padecer esta enfermedad en comparación con la premenopausia.

La doctora Nicola McCleary,de la Universidad de Edimburgo, explicó que el objetivo ahora es desarrollar un proyecto “para aclarar el papel de los anticonceptivos y la terapia de reemplazo hormonal en los síntomas del asma y la alergia”.

Aziz Sheikh, también de la Universidad de Edimburgo, señaló que el asma “puede tener un impacto muy grave en la calidad de vida” y le cuesta al servicio nacional de salud británico “mil millones de libras al año” ( 1.380 millones de dólares).

“Nuestro objetivo final es llevar a cabo un ensayo clínico para evaluar la efectividad de los tratamientos hormonales para reducir los síntomas del asma en las mujeres”, indicó.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: EFE

 

22 Febrero 2018

A ninguna mujer nos agradaría que nos dijeran que somos malas en la cama y que nos hagan ver nuestros errores. Esto nos puede ocasionar, en primer lugar, la negación y en segundo el enojo, mucho enojo.

Sin embargo, también vale decir que la mayoría de estos detallitos son más equivocaciones ciegas que se pueden evitar una vez que se tiene conciencia de ellos.

Todas hemos cometido algunos de estos errores y admitirlo no merece el enojo, además siempre se pueden evitar para mejorar nuestra estrategia en la cama.

1. Un fallido baile

Algunas mujeres sienten la necesidad de impresionar al hombre practicando un baile o striptease antes de llevar a cabo el acto sexual.

El fin del baile es excitar a la pareja, pero en muchas ocasiones, en lugar de ser erótico y sensual, en la realidad dan risa. ¿Por qué? Porque no lo haces con seguridad, y al momento de bailar sientes pena y ya no sigues.

Tampoco es para que te desanimes. Si eres de las que le gusta contentar a tu pareja de esta manera intenta que no se note tu inexperiencia y practica esos movimientos antes de hacerlo delante de él.

2. No depilarse

Cuando una relación se va consolidando son muchos los aspectos que empeoran en el sexo, no siempre ocurre, pero ya sea por desmotivación sexual, muchas mujeres dejan de cuidarse físicamente y ya no se depilan las ingles, piernas y axilas, lo que hace que el hombre pierda en cierta manera el deseo hacia su pareja.

Unas piernas o axilas peludas no resulta nada atractivo para ellos. Lo más sensual es una piel suave.

3. Das por hecho que él trae preservativo

Algunos hombres guardan en su cartera un preservativo, pero sólo algunos, no todos. Si tú eres de las que piensa que él lo debe de traer es un gran error, tú eres responsable de tu sexualidad.

Ya sea el método que elijas, debes de cuidarte. Preocúpate de ser tú la que lleve siempre encima uno y, si tienes una pareja estable, que sea cosa de los dos el estar siempre preparados para el sexo.

4. Ropa interior inadecuada

No hay cosa más mata pasiones que una mujer con ropa interior sucia, percudida, rota o desgastada. Así que mejor anímate a vestir ropa interior sensual y asegúrate de que huela bien.

5. Esperar a que él lo haga todo

Otro error habitual en las mujeres es escoger la postura más cómoda en la cama y dejar que el hombre lo haga todo.

Lo normal y justo es que hombre y mujer vayan alternando las posturas con el fin de que los dos disfruten, descansen y trabajen, además de tener iniciativa para que el sexo no se vuelva monótono y aburrido.

6. No quieres hacerlo porque está prendida la luz

Muchas mujeres sienten vergüenza de su cuerpo y de ser vistas desnudas por un hombre, pero lo que no saben es que a ellos les encanta contemplar el cuerpo de una mujer, y más si es la persona a la que quieren y aman.

No te avergüences de tu cuerpo y disfruta plenamente de tu sexualidad.

7. Haces sexo oral por obligación

Algunas mujeres se ven obligadas a realizar sexo oral a su pareja con el fin de hacerle disfrutar, pero eso no debería ser una obligación sino un deseo de ambos.

Si lo haces a la fuerza se notará el asco que estás sintiendo. Lo mejor es hablar con tu pareja y decirle lo que sientes, ya que puede ser un problema de higiene lo que te causa asco.

8. Comparas el miembro de tu pareja con otros

Lo que peor le puede sentir a un hombre cuando está practicando sexo o después de haberlo hecho es que una mujer lo compare con otros conocidos en relaciones anteriores.

Decirle a un hombre “no es tan grande como..” o “el de mi ex era…” deja por los suelos a cualquiera, por lo que lo mejor es evitar las comparaciones y sacar de cada persona lo mejor que tenga.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

 

16 Febrero 2018

La comunicación y la intimidad cobran mayor importancia en la vida romántica de las mujeres cuando pasan de los 50 años, mientras que su sexualidad, lejos de extinguirse, se diversifica.

Tal y como explica el doctor José Osvaldo Reyes, psicólogo y terapeuta sexual certificado. “Después de los 50, la mujer es más independiente, ha superado mitos sobre el género y no busca perder su tiempo lidiando con la inseguridad de posibles candidatos”.

“Físicamente suele irrumpir la reducción en la producción de hormonas de estrógeno y progesterona a causa de la menopausia, lo que podría reducir el deseo sexual. En este sentido, para las mujeres después de los 50 la sexualidad es importante, pero no constituye el foco central de la búsqueda de una pareja. Pueden disfrutar el compartir sexual de forma adecuada, pero como parte de un proyecto sexo-afectivo más amplio, se van cultivando expectativas más centradas en la intimidad y el compromiso”, indica.

A la vez, pueden identificar con mayor facilidad la falta de seriedad en una relación y salir de ella sin tanto rodeo. “Desarrollan un agudo radar para detectar la falta de seriedad en la relación y suelen tener una punzante asertividad para dejarte saber: ‘Hey! No estoy para jugar. Adios…’. No hablamos de que andan desesperadas queriendo formalizar algo de inmediato, sino que desean gozar de la plenitud de una relación sin las distracciones o responsabilidades que la juventud y las edades previas acarrean”, aclara el especialista. Una responsabilidad de la que se liberan es la de planificar o evitar embarazos, lo que le permite centrarse más en la búsqueda de placer, entrega, afectividad.

Para muchas llega el momento de tomar decisiones respecto a la vida en pareja. “La independencia psicológica y social ganada le facilita establecer el tipo de relación que quiere, ya sea un matrimonio, cohabitación o una relación con el compromiso que ello amerita, pero tú en tu casa y yo en la mía. Para algunas el tener pareja puede representar una amenaza a esa independencia, por lo que tienden a controlar más los procesos de formalización”, apunta Reyes.

Aclara que las relaciones románticas también pueden levantar pasiones en esta etapa de la vida. “Luego de los 50 las parejas pueden experimentar una etapa de ‘limeranza’ (término acuñado por la psicóloga Dorothy Tennov para describir la etapa de locura que provoca el enamoramiento) explosiva. Por eso nos gustó tanto la película de ‘Elsa y Fred’, pero lo deseado trasciende lo físico y se torna más afectivo e íntimo”, ilustra.

Cuando existe una relación de pareja, las necesidades pueden variar en comparación a cuando se está soltera y sin compromiso. “Las solteras que inician una nueva relación cargan con el reto repentino de conocer a su nueva pareja en múltiples dimensiones y ello suele tomar tiempo, mucho diálogo y solidificarse con la convivencia.  Esto podría ser novedoso y vibrante o muy agotador, dependerá de cada persona.

En cambio, en relaciones ya constituidas, las expectativas de la pareja al pasar los 50 suelen ser adaptativas y no abruptas. Lo esperado por la mujer a esa edad se ha ido manifestando o no, durante años de cohabitación. Mientras la sexualidad posiblemente va perdiendo centralidad en sí misma para ella, simultáneamente va extendiendo su valor como modo de expresión amorosa, afectiva, de comunicación y entrega. Se ha probado que en las mujeres con relaciones de larga duración y estables, el ciclo de respuesta sexual se altera para satisfacer aspectos emocionales”, indica.

Las necesidades siguen evolucionando con la edad. “No es lo mismo la búsqueda de pareja a los 50, que a los 65. Recordemos que, además de los cambios físicos, la mujer puede enfrentar experiencias como el nido vacío o la viudez y la búsqueda de pareja aspira primordialmente a satisfacer necesidades psicológicas. La compañía, el diálogo, viajar, el compartir momentos de esparcimiento y el cuidado mutuo se convierten en ese objeto deseado”, especifica el terapeuta.

Es importante tener en cuenta, que la realidad sexual de los varones también cambia. De acuerdo con el doctor, la diferencia es que ellos experimentan merma hormonal progresiva, no abrupta como en el caso de las féminas.

Conformarse no suele ser opción cuando se busca el disfrute de una vida plena. Por ello es importante consultar con fisioterapeutas como ginecólogos para determinar qué terapia es mejor, y terapeutas de pareja que faciliten la comunicación y ayuden a disipar temores.

“Esos cambios no nos deben asustar, debemos tomar las medidas porque son parte del ciclo natural del desarrollo y no hay que tenerle miedo, simplemente ilustrarse y prepararse”, aconseja.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: imujer.com

15 Febrero 2018

Sandra Seilz estuvo a punto de ser violada por tres sujetos que la asaltaron mientras corría por el parque de su localidad. Tras la experiencia traumática, la diseñadora se dio a la tarea de crear unos pantalones anti-agresiones sexuales para todas aquellas mujeres que puedan estar en peligro.

Los "SAFE shorts" cuentan con una tecnología que localiza cuando alguien intenta quitarte los pantalones por la fuerza y emite un sonido de 130 decibelios que alertan a las personas que se encuentran cerca. Cuentan además con un tejido ultra resistente con candado y una pequeña alarma.

"Nada garantiza la seguridad al 100 por ciento mientras disfrutas de una libertad total de movimientos, pero Safe Shorts es un paso en la dirección correcta", señaló la creadora, que dijo estar esperanzada en que al menos una mujer pueda salvarse usando sus jeans.

Redacción: Leo.com

Fuente: sdpnoticias                                          

14 Febrero 2018

"Tiene unos pelos muy bonitos". Lo dijo Amaia durante una sobremesa en la academia de Operación Triunfo. Se refería al vello púbico de Aitana, que contó que no se había depilado durante su estancia en la academia. Algo excepcional si atendemos a los datos: un 85 por ciento de las mujeres y un 66 por ciento de los hombres de entre 18 y 65 años se depila el pubis de manera regular según el último estudio de JAMA Dermatology, la publicación médica especializada en dermatología de la Asociación Médica Americana.

El caso es que la "confesión" de Aitana y el halago de Amaia llamaron la atención en las redes por excepcionales. Una chica de 18 años reconociendo ante decenas de cámaras y miles de espectadores que tenía vello en el pubis y otra de su misma edad diciendo que, además de tenerlo, lo tenía bonito.

Sorprendentemente, ninguno de los presentes en aquella mesa respondió "qué asco", ni "qué guarro", ni "cuándo te viene la regla, ¿qué?", ni "queda feo", comentarios que toda mujer ha oído o pronunciado alguna vez en su vida en referencia al vello púbico. Y las redes aplaudieron un gesto que no es habitual, según cuenta Carme Sánchez Martín, sexóloga, codirectora de InSexBcn y autora de El sexo que queremos las mujeres. Carme trabaja con adolescentes y jóvenes y escucha con más frecuencia de la que le gustaría eso de que "ir sin depilar es ser un guarro".

"En InSexBcn hacemos talleres con adolescentes y también tenemos un consultorio online en el que respondemos las dudas de quien nos escribe. En ambos casos, muchos jóvenes tienen preguntas acerca de la depilación púbica. Recuerdo que una vez una chica me preguntó si podía tener 'buenas relaciones sexuales' sin estar depilada. Me quedé de piedra".

Depilarse no tiene ninguna razón médica, sexual o higiénica y eso les explica Carme a los chavales que le plantean sus dudas al respecto. "Podría decirse incluso que estamos yendo contra nuestra propia naturaleza. El vello púbico, curiosamente, es el único que no hemos perdido demasiado, algo que sí que ha sucedido con el vello de otras partes del cuerpo", comenta la sexóloga. "Además, nos estamos olvidando de que está ahí porque cumple unas funciones, como regular la temperatura o que no entren gérmenes en las zonas íntimas y poner así una barrera a las ITS y ETS. Depilarse es, simplemente, una cuestión de estética".

Pero si la depilación aumenta el riesgo de contraer ETS, cuesta dinero y tiempo y además nos expone a cortes, quemaduras e irritaciones, ¿por qué seguimos teniéndola casi como un dogma? La culpa, según Carme Sánchez, es, en buena parte, de la pornografía.

"No nos damos cuenta de lo condicionados que estamos al respecto. Sobre todo las mujeres, aunque también cada día más hombres, creemos que tenemos que estar depilados para que el sexo sea como 'debería ser'. Es una cuestión totalmente aprendida e impuesta, sobre todo por la pornografía y los referentes eróticos contemporáneos y que genera problemas. He dado con chicas que han declinado o evitado mantener relaciones sexuales por no sentirse lo suficientemente depiladas", comenta la sexóloga.

"Claro, muchas veces, con y sin pareja estable", me cuenta Paula (23 años) cuando le pregunto si alguna vez ha dejado de practicar sexo por no estar depilada. Siempre que salgo de fiesta, que sé que la noche puede acabar en una cama ajena, me depilo. Algún día que me ha surgido una oportunidad de sexo sin preverlo, he puesto excusas para no acostarme con el tío. Sé que es una tontería pero no me siento cómoda, es algo totalmente inconsciente: si no estoy suave, si sé que pincho o que tengo pelos no puedo acostarme con nadie. Y me hace sentir bastante mal, porque choca con mis ideales, pero no puedo evitarlo", concluye.

El porqué de estos pensamientos inconscientes pasa por años de aprendizaje, por un sistema —el patriarcal— que necesita que las mujeres permanezcan en una minoría de edad permanente —también en lo que al vello se refiere— para sobrevivir, por la necesidad de hacer a las mujeres sentir vergüenza y pudor y por la normatividad física asociada a los géneros. Eso de "el hombre, como el oso, cuanto más peludo más hermoso" y eso otro de "a la mujer bigotuda desde lejos se la saluda".

"El no tener ni un pelo parece haberse convertido en una conditio sine qua non para practicar sexo y cuando se tiene pueden darse incluso relaciones sexuales insatisfactorias, en las que el miembro que no está depilado está pensando en ello más que en el placer sexual", dice la codirectora de InSexBcn.

"Muchísimas veces he estado más pendiente de mi físico que del acto sexual. De si hay demasiada luz, de si en una postura se me veía más tripa, de si mis tetas estaban bonitas sin sujetador y de si tenía más pelos de los que debía, claro. Creo que esa presión que sentimos, esa preocupación excesiva por nuestros cuerpos, nos hace dejar de disfrutar de muchas situaciones y, entre ellas, claro, del sexo. Si estás dedicando tu atención a cuestionarte a ti misma y a pensar que no estás agradando al otro, difícilmente puedes concentrarte en algo más", afirma Marina (27 años).

Pero, ¿cómo quitarnos de encima las ideas y prejuicios que hemos visto perpetuados durante tanto tiempo en marquesinas, carteles publicitarios, cine, moda y pornografía para disfrutar —con pelos o sin ellos— de una sexualidad plena? Carme Sánchez apuesta por poner la depilación en perspectiva y desaprender. "Yo siempre le digo a los adolescentes con los que trabajo que si tener vello fuera algo sucio o antihigiénico todos iríamos rapados. O no toleraríamos las barbas. ¿Por qué hay mujeres que aceptan que sus parejas tengan barba pero no se permiten tener ni un vello en el pubis? "Es incongruente", dice la sexóloga. Y vaya si lo es.

Redacción: Leo.com

Fuente: vice.com

12 Febrero 2018

-¡Ay, qué calor tengo!-, dice una mujer en la oficina.

El comentario es  motivo para que mucha gente a su alrededor se eche a reír y se mofe porque le llegó la menopausia.

Si bien es cierto que en esta etapa la mujer puede experimentar calores y otros síntomas, esto no debe ser motivo de burla. Y es precisamente por esas burlas que muchas sienten miedo a que les llegue la menopausia y por todo lo que esta supone.

Thalía Cuadrado, psicóloga clínica especializada en adultos y parejas con oficina privada en Hato Rey, explica que estos miedos que sienten las mujeres de experimentar la menopausia surgen por varias causas.

“Anteriormente se pensaba que la mujer, cuando perdía la menstruación perdía las ganas de expresarse sexualmente. Por ese estigma, muchas mujeres sentían miedo a ser menopáusica; se sentían desvalorizadas y excluidas, y esto no es correcto. Al contrario, para muchas féminas, la menopausia es el comienzo de una vida sexual mucho más rica y más liberada. Ya no tiene el riesgo de quedar embarazada”, enfatiza la psicóloga clínica.

Creencia de que es una enfermedad

Según Cuadrado, aún en el siglo XXI, hay mucha gente que piensa que la menopausia es una enfermedad. “Esto no es correcto. La menopausia es un proceso de una etapa de la vida que tiene su principio y tiene su final. Es un cambio hormonal que ocurre naturalmente. Es la época de la vida de una mujer en la cual deja de tener menstruaciones. Ocurre poco a poco, cuando el cuerpo comienza a producir una cantidad menor de las hormonas femeninas de estrógeno y progesterona. La menopausia se completa cuando la mujer no ha tenido el periodo por un año”, sostiene.

Creencia de que es el comienzo de la vejez

“La menopausia no es el comienzo de la vejez. El comienzo de la vejez es cuando nacemos. Los achaques asociados a la vejez no son causados por la menopausia, ni son exclusivos de la mujer, ya que también el hombre los padece”, destaca la experta, antes de añadir que la menopausia sucede un poco más adelante de la mitad de la vida. “No sucede cuando eres vieja, sino cuando estás en la plenitud vital. El promedio de vida de la mujer en Estados Unidos (incluyendo Puerto Rico) es de 86 años de edad  y la menopausia ocurre, por lo general, cuando ésta tiene entre los 45 y 55 años de edad. Todavía tiene un mundo por vivir”, recalca.

Idea de que es un proceso vergonzoso

“Mucha gente toma este proceso como si fuese algo vergonzoso y hay quienes hasta hacen chistes de mal gusto sobre el mismo. La menopausia es un proceso de vida que debe tratarse con respeto como cualquier otro. La menopausia no es un tema chistoso. La mujer no debe permitir que se hagan chistes con su proceso”, asegura.

Idea de que es un problema

Dice Cuadrado que muchas mujeres tienen molestias durante su menstruación y hasta les dan fuertes dolores de cabeza, por lo que se quejan todos los meses. Sin embargo, cuando les llega la menopausia, actúan como si este fuese otro problema. “En realidad, esta etapa debe ser una de la libertad, pues quedan fuera de los dolores menstruales y todas las molestias y complicaciones”.

Miedo a la depresión

“La menopausia no tiene por qué causar depresión ni ansiedad. Hay muchísimas mujeres en el mundo que pasan por este proceso de una manera bien natural. Si la mujer siente que tiene depresión, esta puede ser por diferentes causas. Debe visitar un especialista”, aconseja la experta.

Miedo de perder la salud

“La menopausia no te va a enfermar. Uno debe tener un cuidado preventivo desde antes de que llegue la menopausia, pues el mismo proceso natural de envejecimiento del ser humano puede afectar la salud del que no se cuida”, abunda Cuadrado.

Falta de educación

La falta de información y de educación permite que muchas mujeres sientan miedo ante la menopausia. “La mujer que crea que la menopausia le está afectando su salud física o mental debe buscar ayuda profesional. Realmente la menopausia no tiene que causar ningún problema”, concluye.

Redacción: Leo.com

Fuente: imujer.com

09 Febrero 2018

Esta variación bífida del músculo se origina como una estructura única en el hueso cigomático. La formación de los hoyuelos también se pueden dar debido a que las fibras de hasta nueve músculos faciales se entrelazan o unen en una formación muy diversa y multiplanar que se denomina modiolo, reseña Infomistico.

Se dice que las personas con hoyuelos reúnen estas características muy particulares:

Son seguras

La primera cualidad de una mujer que tiene hoyuelos en la cara es la seguridad que tienen en ellas mismas y se refleja, a su vez, en todas las tareas que realizan, al desarrollar una capacidad de reacción efectiva ante los eventos inesperados de la vida y los riesgos que toman resultan emocionantes pero razonables.

Son visionarias

Esta es la capacidad que tienen de reconocer y aprovechar las oportunidades al máximo. Se trata de disfrutar siempre del presente mientras moldean el futuro que quieren disfrutar el día de mañana.

Son positivas

Esta característica es fundamental, ya que la actitud positiva se puede difundir entre las personas cercanas, son perseverantes, y viven su vida apasionadamente.

Son enfocadas

Saben cuáles son sus metas y trabajan disciplinadamente para llevarlas a cabo. Esta cualidad les permite tomar decisiones con claridad.

Son comunicativas

Tienen la inteligencia de crear y mantener óptimas relaciones interpersonales ya que, por su naturaleza, la mujer es conciliadora.

Redacción: Leo.com

Fuente: imujer.com

09 Febrero 2018

América reporta 1,3 millones de muertes por cáncer cada año y la mayoría de ellas son causadas por tumores que son prevenibles, como el de pulmón, el cervicouterino y el de mama.

De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) divulgados con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, el pasado 4 de febrero, esta enfermedad es la segunda causa de muerte en todo el continente, con 1,3 millones de personas fallecidas y 2,8 millones de casos nuevos anuales, de los que un 40 % se puede evitar al reducir factores de riesgo como el tabaquismo.

“Hay que resaltar que estos son cánceres prevenibles y si son diagnosticados de forma temprana, un 30 % es curable”, dijo hoy a Efe la médica nicaragüense Gina Watson, representante de la OPS/OMS en Colombia.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha establecido que del total de muertes anuales, 600.000 se registran en Centro y Suramérica, donde los tipos más comunes de tumor son los de próstata, pulmón, colorrectal y estómago en hombres; y el de mama, cérvix, colorrectal y pulmón en mujeres.

Para el oncólogo colombiano Luis Eduardo Pino, del Instituto de Cáncer Carlos Ardila Lulle, esto refleja una “transición epidemiológica” en la región, que presenta tanto cánceres relacionados con infecciones, como el de estómago y el cervical, como los que se reportan en países industrializados y están asociados con el estilo de vida, como el de pulmón.

Watson subrayó que este último -con más de 260.000 fallecimientos anuales- es la primera causa de muerte relacionada con cáncer en América, afectando especialmente a la población femenina de Norteamérica; “mientras que el cervicouterino es uno de los de mayor mortalidad en mujeres de Centroamérica”.

“La gran mayoría de esas muertes son prevenibles porque el cáncer de pulmón está fuertemente asociado con el tabaquismo”, añadió la también experta en Salud Publica, quien resaltó que en el caso del cervical -responsable de más de 35.000 decesos al año- hay una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), “que puede salvar muchas vidas”.

Carlos Castro, director científico de la Liga Colombiana contra el Cáncer, también abogó por impulsar la vacunación contra el VPH al expresar a Efe su preocupación por los mitos que han reducido los índices de inmunización de un 100 % a un 20 % en algunas zonas.

Los expertos concordaron en que, pese al desarrollo de nuevos y exitosos tratamientos como las inmunoterapias y las terapias dirigidas, que han ayudado a reducir la mortalidad, el acceso a ellas en esta parte del mundo es una de las principales dificultades.

“Son muy buenas pero muy costosas. En promedio cada mes de tratamiento cuesta entre 10 y 15 millones de pesos (entre 3.500 y 5.200 dólares)”, dijo Pino al insistir en un trabajo conjunto de la sociedad, Gobiernos, pacientes, médicos e industria farmacéutica, para combatir el cáncer.

Mientras el cirujano Héctor Posso, que ha trabajado con el Gobierno y la industria farmacéutica en investigación oncológica, advirtió de barreras económicas y de regulación para las nuevas terapias.

Por ello, los retos están no solo en los tratamientos sino también en el diagnóstico temprano y el control de factores como la alimentación y la prevención del tabaquismo, el alcoholismo y la obesidad, estrechamente vinculada con varios tipos de cáncer, sostuvo a Efe Carolina Wiesner Ceballos, directora del Instituto Nacional de Cancerología de Colombia.

De acuerdo con la OPS, un 52 % de nuevos casos de cáncer y el 35 % de muertes por esta enfermedad se producen en personas menores de 65 años y, si no se toman medidas adicionales, se prevé que para el año 2025, la carga del cáncer en la región aumente a más de 4 millones de nuevos casos y 1,9 millones de muertes.

Redacción: Leo.com

Fuente: EFE