Santa Cruz de la Sierra
23 Febrero 2018

Hacen que inhalarlos sea más cómodo y, muchas veces, se comercializan para fumadores más jóvenes y personas de color.

Nueva Jersey está tomando medidas para convertirse en el primer estado en prohibir la venta de cigarros mentolados, según un informe reciente de Associated Press. A finales de enero, el Departamento de Salud y Servicios para Personas de la Tercera Edad de la asamblea estatal aprobó una ley que prohíbe los cigarros; el proyecto de ley ahora se dirigirá al comité de asignaciones.

Aunque no fumes, probablemente te suena familiar la palabra mentol, un compuesto en plantas como la hierbabuena que da el sabor a menta. Desde 1920, se le ha agregado a los cigarros. El problema es que, debido al sabor y a la sensación de frescura que se obtiene de un mentolado, algunos fumadores piensan que estos cigarros son una alternativa más segura que los normales. Pero no.

"Todos estos cigarros causan cáncer. Punto", dice Raja Flores, directora del programa de oncología quirúrgica torácica del Tisch Cancer Institute de la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai.

Sin embargo, los cigarros mentolados, pueden ser especialmente problemáticos para la salud de las personas. En agosto pasado, un grupo de senadores le solicitó a la Administración de Alimentos y Medicamentos prohibir su venta, citando un estudio de la FDA de 2011 que provocó la preocupación. Ese informe preliminar denominó que las propiedades adictivas son mucho mayores que las de los cigarros normales, así como las formas dudosas en que se comercializan. Los autores escribieron:

"Los fumadores de mentolados muestran mayores signos de dependencia a la nicotina y tienen menos probabilidades de dejar de fumar con éxito. Estos hallazgos, combinados con la evidencia que indica que la frescura y las propiedades anestésicas del mentol pueden reducir la pesadez del humo del cigarro y la evidencia que indica que los cigarros mentolados se comercializan como una alternativa más suave que los cigarros sin mentol, hacen que los mentolados representen un riesgo más grande para la salud pública que los cigarros sin mentol".

La presencia del mentol en los cigarros te da una sensación refrescante y entumecedora en la garganta que contrarresta el ardor de los cigarros tradicionales, y hace que sea más cómodo inhalarlos, dice Flores.

"El mentol te hará inhalar más. Mientras más fumes, mayores serán tus posibilidades de contraer cáncer", dice Flores. De hecho según un estudio de 2017 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los fumadores de mentolados dan inhalaciones más grandes y más prolongadas en comparación con las personas que no consumen mentolados.

Aún así, Flores dice que los médicos no pueden decir de manera definitiva que los cigarros mentolados causan más tipos de cáncer. Y un estudio en Circulation en 2016 descubrió que los mentolados no aumentaban el riesgo de enfermedades cardiovasculares de una persona más que los cigarros comunes (más bien, que los dos eran malos). Otra reseña de 2011 de la FDA concluyó que los mentolados no son más dañinos que los cigarros normales. "… Ambos cigarros producen efectos negativos en los resultados de salud, incluidas las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y el cáncer", escribe la autora Allison C. Hoffman.

La conclusión: los cigarros normales y los mentolados son iguales cuando se habla del impacto negativo en la salud, dice Flores. Ese es un gran problema si las personas fuman mentolados porque piensan que son menos dañinos o que sólo empezaron a fumar porque los mentolados eran la opción.

La FDA prohibió otro tipo de cigarros aromatizados en 2009, en parte porque eran más atractivos para los jóvenes, dice la AP. Los cigarros mentolados fueron eximidos para un estudio posterior y permanecieron en los estantes, aunque algunos legisladores argumentan que también deberían haber sido prohibidos. La FDA parecía que estaba considerando la prohibición de los mentolados en 2013, pero hasta ahora no ha sucedido. Mientras tanto, los legisladores de San Francisco ya los prohibieron (pero en junio habrá una votación que decidirá si se derroga la prohibición), y la Unión Europea los prohibirá a partir de 2020.

Además de sus efectos en la salud, los médicos y expertos en salud pública también tienen problemas con la forma en que se comercializan los mentolados, muchas veces se inclinan hacia fumadores más jóvenes y nuevos y personas de color. "El mentol reduce esa sensación fuerte y facilita el proceso de fumar. Eso es más atractivo para los usuarios nuevos ", dice Adam Goldstein, miembro del Centro Integral de Cáncer de la UNC Lineberger y director de los Programas de Intervención del Tabaco de la UNC en la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill. "Hemos visto un gran aumento entre los jóvenes: más de la mitad de los fumadores jóvenes usan cigarros mentolados", agrega.

En primer lugar, prohibir los mentolados puede evitar que algunos fumadores jóvenes adquieran el hábito. "Dado que el 90 por ciento de los fumadores adultos comienzan a fumar antes de los 18 años, y hay buenos datos de que para muchos jóvenes, el mentol participa en el proceso de iniciación y la progresión al uso regular de los cigarros, la prohibición del mentol probablemente reduciría la iniciación de fumar entre los jóvenes", dice Goldstein.

Tradicionalmente, los cigarros mentolados se comercializaban de manera mucho más agresiva entre las personas de comunidades negras, señala Goldstein. Por ejemplo, un estudio encontró que la revista Ebony tenía 9,8 veces más probabilidades que People de tener anuncios de cigarros mentolados entre 1998 y 2002. De hecho, el uso de mentol era tres veces más común en fumadores y ex fumadores negros en comparación con fumadores blancos (84 a 27 por ciento, respectivamente), según un estudio de 2016. La NAACP ha apoyado la restricción de las ventas de cigarros mentolados, y el Consejo de Liderazgo para el Control del Tabaco de los Afroamericanos ha hecho un esfuerzo similar, según informó el New York Times.

Entonces, ¿los mentolados deberían ser ilegales? "Creo que deberían prohibirse todos: los normales y los mentolados. Porque yo puedo ver los cánceres, derrames cerebrales y enfermedades cardíacas que causan", dice Flores. "Si bien queremos la libertad de poder elegir lo que queremos hacer, [después de que empiezas a fumar], no es una elección libre. Manipulan el cerebro de los niños con publicidad y una cultura que promueve este tipo de cosas. Se vuelven adictos a las sustancias en los cigarros, todo para que las compañías de tabaco puedan enriquecerse. Es un mal en nuestra sociedad y debemos abordarlo de frente", agrega.

Goldstein está de acuerdo: "Creo absolutamente que los aromatizantes de mentol deben eliminarse de los cigarros, y los legisladores, las partes interesadas y los responsables de las políticas en las jurisdicciones locales y estatales de todo el país están cada vez más de acuerdo".

Por supuesto, no todos están de acuerdo. Quienes se oponen a la propuesta de prohibición de mentol de Nueva Jersey argumentan que afectaría negativamente a las tiendas de conveniencia y a las pequeñas empresas, también reduciría los ingresos fiscales del estado. Goldstein dice que, en lugar de preocuparse por que los fumadores viajen a otros estados para comprar este tipo de cigarros, la verdadera pregunta es cómo continuará avanzando la discusión para eliminar los sabores de los cigarros. Él dice que es importante apoyar los esfuerzos locales para prohibirlos o restringir su venta, como en San Francisco, Oakland y Minneapolis.

"Son ciudades que dicen que, en ausencia de liderazgo federal, 'tomaremos medidas'. El movimiento es favorecido por los jóvenes, la comunidad afroamericana, los grupos eclesiales y los legisladores. Puede tomar un año, o quizás diez, pero probablemente sucederá ", dice Goldstein.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: vice.com

20 Febrero 2018

Un alto porcentaje de pacientes con Chagas también está infectado por el parásito intestinal ‘Strongyloides stercoralis’, según un estudio del español Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGLobal).

El estudio que publica la revista Plos Neglected Tropical Diseases establece además que el riesgo de padecer una infección por el helminto intestinal ‘S. stercoralis’ aumenta hasta dos veces en enfermos de Chagas.

La investigación subraya los potenciales beneficios de realizar un cribado combinado para ambas infecciones en adultos latinoamericanos que viven en Europa.

Según el ISGlobal, la enfermedad de Chagas (causada por el parásito ‘Trypanosoma cruzi’) y la estrongiloidiasis (causada por el helminto ‘S. stercoralis’) son enfermedades tropicales desatendidas que comparten una carga epidemiológica similar en Latinoamérica y resultan en infecciones crónicas con alta morbilidad y mortalidad.

En este estudio, los autores buscaron evaluar la asociación entre ambas infecciones en una cohorte de migrantes latinoamericanos atendidos en el Hospital Clinic de Barcelona entre enero 2013 y abril 2015.

Los resultados obtenidos a partir de 361 pacientes muestran que el 14 % de ellos resultó positivo en estrongiloidiasis y el 49 % resultó positivo en ‘T. cruzi’.

Además, el estudio revela que ser de origen boliviano, proceder de una zona rural y haber vivido en una casa de adobe son factores asociados a la infección por ‘T. cruzi’ y que un mayor porcentaje de pacientes con estrongiloidiasis estaba infectado por ‘T. cruzi’, y viceversa.

El análisis estadístico realizado muestra que la infección por ‘T. cruzi’ se asocia con un riesgo dos veces mayor de padecer estrongiloidiasis en migrantes latinoamericanos que consultan en un servicio de enfermedades tropicales, incluso tras ajustar por otras variables epidemiológicas.

“Ambas infecciones están fuertemente influenciadas por factores socioeconómicos y por la deficiencia de sistemas sanitarios”, explicó el investigador del ISGlobal José Muñoz, coordinador del estudio.

“Hemos demostrado ya el beneficio de hacer un cribado sistemático para Chagas en adultos latinoamericanos que viven en Europa, aunque no tengan síntomas”, añadió Joaquim Gascón, director de la Iniciativa de Chagas en ISGlobal y coautor del estudio.

Por ello, los autores concluyen que, dada la alta prevalencia de estrongiloidiasis en pacientes infectados por Chagas, debe considerarse la posibilidad de hacer un cribado combinado para los adultos latinoamericanos que viven en Europa.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: EFE

19 Febrero 2018

El uso regular de ciertos productos de limpieza puede tener efectos nocivos para los pulmones, según un estudio reciente del Departamento de Ciencia Clínica de la Universidad de Bergen, en Noruega.

Los investigadores estudiaron a más de 6,000 personas de ambos sexos durante 20 años y encontraron que las mujeres “que limpian en el hogar o que trabajan como limpiadoras profesionales habían presentado un aceleramiento en la disminución de su función pulmonar”.

Esto “sugiere que las exposiciones relacionadas con las actividades de limpieza podrían constituir un riesgo de la salud respiratoria a largo plazo” se advierte en el estudio.

Y, según los científicos, muchas veces el uso de productos químicos de limpieza es “innecesario”, pues telas hechas con microfibras y agua son “suficientes en la mayoría de los casos”.

Como si fumaran

Estudios anteriores ya habían explorado los efectos a corto plazo de estos químicos en el asma, pero la investigación Noruega se concentró en el largo plazo.

“Temíamos que estos químicos, al dañar sostenidamente un poquito a las vías respiratorias, día tras día, año con año, podían acelerar la tasa de declive de la función pulmonar que se produce con la edad”, explicó la coordinadora de la investigación, profesora Cecile Svanes.

Para verificar su hipótesis, su equipo utilizó los resultados de la Encuesta de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea en tres puntos en un periodo de 20 años: de 1992 a 1994, de 1998 a 2002 y de 2010 a 2012.

Cada encuesta incluía entrevistas, espirometrías, cuestionarios, mediciones antropométricas, entre otros recursos.

Y el estudio encontró que el tamaño del efecto (a una prolongada exposición a los químicos de los productos de limpieza) era comparable con el de fumar entre 20 y 40 cigarrillos diarios.

Más mujeres

El grupo analizado fueron hombres y mujeres, cuyas edades oscilaban entre los 20 y los 44 años entre 1992 y 1994.

Y uno de los aspectos que llaman la atención de este estudio es que la gran mayoría de las personas que presentaron los efectos eran de sexo femenino.

De hecho, en el caso de los hombres no se encontraron diferencias significativas en los niveles de declive de la capacidad pulmonar de aquellos que realizaban labores de limpieza y aquellos que no.

Según los investigadores, esto puede ser explicado porque hay muchos menos hombres trabajando como limpiadores profesionales, pero también sugiere que las mujeres pueden ser más susceptibles a los efectos de los químicos.

Para Svanes es clave que el estudio sea tomado en cuenta para prevenir la exposición de las vías respiratorias a sustancias dañinas durante actividades de limpieza.

“Este estudio viene a confirmar que la contaminación del aire viene de muchas fuentes, incluyendo pinturas, adhesivos y productos de limpieza”, le dijo a la BBC Sarah MacFadyen, de la Fundación Británica de los pulmones.

“Garantizar que tenemos nuestras casas bien ventiladas, que usamos limpiadores líquidos en lugar de esprays, puede ayudar a protegernos y evitar el impacto de los productos cotidianos en nuestros pulmones”, agregó.

Efectivamente, los de limpieza no son los únicos productos de uso cotidiano que pueden afectar negativamente la salud.

Otro estudio publicado recientemente en la revista especializada Science encontró que “pesticidas, recubrimientos, tintas, adhesivos y productos de cuidado personal como los perfumes producen más del doble de las emisiones contaminantes de los automóviles”.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: BBCMundo

19 Febrero 2018

El Radón, un gas radioactivo natural, inodoro, incoloro e insípido, es la causa más importante de cáncer de pulmón después del tabaco, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se genera espontáneamente porque es un descendiente de la cadena de desintegración natural del uranio, presente en todos los suelos.

Pero si bien al aire libre no es un problema porque se disuelve en la atmósfera, dentro de nuestras casas, escuelas y oficinas, podemos estar expuestos a niveles altos de concentración que a largo plazo pueden dañar nuestra salud.

Hace décadas que la comunidad científica y las autoridades conocen su vínculo con el cáncer de pulmón, que se descubrió en los años 50 al estudiar el efecto que la exposición al radón tenía sobre la salud de los mineros.

Pero aún hoy muchos países no tienen políticas públicas de información sobre los niveles de radón ni políticas de prevención que regulen la construcción de casas nuevas en las zonas de mayor riesgo, para minimizar el impacto para la salud.

Entre el 3 y el 14% de los casos

La OMS estima que el radón causa entre el 3 y el 14% de todos los cánceres de pulmón en cualquier país.

Pero concretar más esa estimación general es muy difícil, según José Miguel Rodríguez, director de la Fundación Geoambiental, una organización española que lanzó hace dos años la campaña “Vive sin radón“.

Rodríguez le explicó a BBC Mundo que existen muy pocos estudios epidemiológicos que vinculen directamente el número de casos de cáncer de pulmón con las zonas de mayores niveles de radón.

Pero el vínculo está inequívocamente comprobado.

Según explica la OMS, al respirar las partículas radioactivas del radón se depositan en las células de la superficie de las vías respiratorias, donde pueden dañar su ADN y potencialmente causar cáncer de pulmón.

Distintos estudios en Europa, Estados Unidos y China confirmaron que incluso pequeñas concentraciones de radón, como las que se encuentran en las casas, conllevan riesgos para la salud y “contribuyen significativamente a la incidencia de cáncer de pulmón en todo el mundo“.

Según Rodríguez, los daños se manifiestan después de una exposición de largo plazo, de años, a niveles muy altos.

Por otro lado el riesgo de sufrir cáncer de pulmón para una persona fumadora es mucho mayor cuando lo hace en una zona de alto nivel de radón.

De hecho, según la OMS, los fumadores tienen una vulnerabilidad al radón 25 veces mayor que los no fumadores.

¿Dónde suele haber más Radón?

Los niveles de radón esencialmente varían de acuerdo a las características geológicas del subsuelo.

El granito es el que mayor concentración de uranio tiene.

“Como norma general decimos que las rocas calcáreas tienen menos contenido de radón y las rocas graníticas más“, dijo Rodríguez.

Además, tiende a concentrarse en las zonas más bajas de las casas, porque “el radón pesa nueve veces más que el aire”.

“Eso no quita que el gas pueda subir por las tuberías de ventilación de un edificio hasta una segunda o una tercera planta en un lugar de riesgo elevado”, matiza el especialista.

¿Cómo puedo saber el nivel de radón que hay en mi casa?

La única manera de saber cuánto radón hay en nuestros lugares de residencia o trabajo es haciendo una medición.

Algunos países publican mapas orientativos que muestran los distintos niveles de radón por zonas.

Si no existen estos mapas pero quieres saber cuánto radón hay donde vides, Rodríguez recomienda ponerse en contacto con las universidades cercanas, con las facultades de geología o de física médica, para saber si existen estudios.

Por otro lado, existen sets de medición de radón que las personas pueden comprar para hacer en sus casas, y que cuestan a partir de unos $70 dólares.

La medición debe hacerse durante un mínimo de tres meses e idealmente, recomienda Rodríguez, en el invierno, cuando la bajada de presiones y las lluvias más frecuentes ofrecen mejores condiciones para que el radón entre en las casas.

La concentración de radón se mide en bequerelios por metro cúbico, y como referencia de lo que es un nivel normal la OMS da 100Bq/m3.

Como contraste, la concentración media al aire libre es de 5 a 15Bq/m3.

En espacios interiores se han encontrado niveles de los 10 a los 10,000, según la organización.

“Pero no hay un umbral por debajo del cual el riesgo sea cero”, matiza Rodríguez, “porque el riesgo es lineal”.

Según la OMS, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta en un 16% por cada incremento de 100Bq/m3 en la media de concentración registrada a largo plazo.

¿Se puede remediar?

Lo ideal es construir las casas nuevas en zonas de riesgo con medidas específicas que según Rodríguez no son “excesivamente caras”.

Estas medidas, esencialmente, son sistemas de membranas que impermeabilizan el contacto entre el subsuelo y la construcción y sistemas de tuberías bajo la casa que extraen el radón e impiden que se filtre hacia adentro.

Una vez que la casa ya está construida y se detectan niveles altos de radón se pueden tomar distintas medidas de remediación, que varían según cada casa y que pueden requerir de obras interiores o exteriores.

Lo mejor, recomienda Rodríguez, es consultar cada caso con un experto.

Si alguien encuentra concentraciones altas de radón en casa tiene tiempo de tomar medidas para tratar de remediarlo, no hay que alarmarse.

Eso sí, matiza Rodríguez, “tampoco se arregla ventilando la casa 10 minutos al día”.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: BBCMundo

18 Febrero 2018

En el cerebro existe un “interruptor molecular” que regula la quema de las grasas y que podría ser una forma de controlar la ganancia de peso, sobre todo la que se produce tras seguir una dieta, según un estudio que publica Cell Reports.

Investigadores de la australiana Universidad de Monash han identificado dicho interruptor que “potencialmente” controla la capacidad del cuerpo para almacenar grasa, en especial después de largos periodos de ‘hambruna’ o de pérdida de peso, un proceso que subyace en la dieta yo-yo, en la que se recupera el peso perdido con una dieta”.

Poder controlar dicho interruptor “puede ser una terapia para la obesidad y otros problemas metabólicos como la diabetes de tipo 2”, señala un comunicado de la universidad.

El profesor Zane Andrews y su equipo de Monash han identificado, trabajando con ratones, una proteína llamada carnitina acetiltransferasa (Crat) en las neuronas que procesan el hambre, la cual regula el almacenamiento de grasa después de una dieta.

Cuando se sigue una dieta (que el cerebro puede interpretar como una hambruna) el cuerpo quema más grasa para lograr energía suficiente, pero a la vez el cerebro lucha por conservar energía de manera que, en el momento que hay alimento disponible, el cuerpo pasa de quemar a almacenar grasa y, en su lugar, usa las calorías ingeridas con la comida.

El equipo internacional de científicos descubrió la proteína Crat y creó un ratón en la que este componente estaba genéticamente “apagado”, lo que hizo que el roedor, cuando se le sometía ayuno o tras terminarlo, consumía sus reservas de grasa a mayor velocidad.

Hacer dieta de forma repetitiva “puede llevar a ganar peso, porque el cerebro interpreta que se trata de pequeños periodos de inanición e insta a la persona a almacenar más grasa ante una futura escasez”, explicó Andrews.

El experto explicó que “la manipulación de esta proteína ofrece la posibilidad de engañar al cerebro para que no reemplace la pérdida de peso aumentando la sensación de apetito y el almacenamiento de grasa”.

Al regular esta proteína “podemos asegurar de que la pérdida de peso inducida por una dieta se mantiene en lugar de que se evapore”, agregó.

Redacción: Leo.com                   

Fuente: EFE

15 Febrero 2018

Hasta hace unas décadas la ciencia occidental dudaba de que cosas como el estrés o la soledad pudieran contribuir a producir enfermedades o, por el contrario, que el ritual y el pensamiento positivo pudieran ayudar a sanar (como ocurre con el efecto placebo). Hoy en día, ya se admite mucho más que existe una línea tenue entre lo que es físico y lo que tiene orígenes psicológicos o emocionales. Resulta evidente que existe una retroalimentación entre los padecimientos físicos y sus síntomas y nuestras actitudes y pensamientos.

A continuación presentamos cinco cosas que la ciencia ha empezado a descubrir que pueden enfermarnos -sin contar el estrés, que es una respuesta física intensa a cualquier presión y que, de alguna manera, ocurre en cualquiera de estos cinco casos-. En parte esta lista está basada en el trabajo del psicólogo clínico Jordan Peterson, profesor de la Universidad de Toronto.

1. La soledad

El estudio más largo que se ha hecho sobre los factores que contribuyen a la saludad de una persona, realizado por investigadores de Harvard, notó que el principal predictor de bienestar y longevidad es si una persona tiene relaciones íntimas. Por otro lado, algunas investigaciones incluso han clasificado la soledad como una enfermedad, en tanto que está vinculada con enfermedades neurodegenerativas y mayor mortalidad.

2. La muerte de una persona querida

Esto es especialmente patente entre personas de la tercera edad, donde existen muchos casos en los que la muerte de un ser querido precipita una enfermedad e incluso la muerte. Obviamente ello está ligado con el primer apartado, siendo que la soledad puede ser patológica, pero también con la idea del tercer punto, de que una vida sana necesita de un propósito o sentido y muchas personas obtienen sentido en la vida de sus seres queridos.

3. Perder un empleo/no tener una actividad significativa

Una persona que no tiene un empleo o que no tiene una actividad o pasatiempo altamente significativo, tiende a desarrollar a mediano y largo plazo diferentes patologías, según señala el doctor Peterson. Esto tiene que ver con lo que también observó el doctor Viktor Frankl, quien notó que las personas que no tienen un sentido o significado en la vida suelen enfermarse más fácilmente y perecer ante las adversidades.

4. Pensamientos negativos constantes o rumiación

Aunque no existe un estudio científico que ligue el pensamiento negativo u obsesivo con una enfermedad física tal cual (si bien, el caso del efecto nocebo parece indicarlo claramente), sí existe una clara correlación entre la rumiación y diferentes enfermedades mentales. De hecho, según el doctor David Kessler, casi todas las enfermedades mentales pueden rastrearse a lo que llama “captura”, cuando el pensamiento es capturado por un pensamiento obsesivo. Esto, en otras palabras, es no poder controlar la atención, una forma de distracción patológica. Kessler explica esto con el caso de David Foster Wallace, quien era uno de los más grandes escritores de su generación -probablemente el mejor- pero que sufrió constantemente porque pensaba que no era lo suficientemente bueno. Esta idea de ser inadecuado lo devoró y, de alguna manera, lo llevó al suicidio.

5. Decir mentiras

Este es el punto más interesante de esta lista y el más controvertido. Peterson cree que decir mentiras o estar en una relación de engaño, hace que el ser humano viva una especie de desalineación con el orden y sentido que lleva su vida (con el mismo Logos). Algo así como una antisincronicidad, por usar el término de Jung. Freud atribuía la psicopatología fundamentalmente a la represión, pero Peterson señala que no hay tanta diferencia entre la represión y el autoengaño. “¿Cuál es la diferencia entre reprimir algo y mentirte al respecto?”, se pregunta Peterson. Y añade:

Freud decía que lo reprimido era inconsciente, pero creo que puede ser que algo ocurra que te molestó y que puedes pensarlo y buscar resolverlo pero decides no hacerlo y queda vago e incierto. Y practicas haciéndolo mucho hasta que desarrollas un hábito de no pensar en ello. Pero lo sabes, o al menos lo sabías al principio.

Peterson señala que esto puede notarse físicamente, evitando lo que el psicólogo Carl Rogers llamaba subcepción (el mecanismo que emplea una estrategia para impedir que una sensación perturbadora emerja a la conciencia). Por ejemplo, cuando dices una mentira o engañas a alguien en una conversación, si eres capaz de poner atención en ese momento en tu cuerpo -y no bloquear la percepción- sentirás una sensación física de incomodidad en el centro del cuerpo o incluso de debilidad, una sensación de perder el piso o soporte y de haberte traicionado. Esto es algo que podemos poner a prueba nosotros mismos (no necesitamos creerle a Peterson) y seguramente será un ejercicio sumamente provechoso.

 Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com                                           

14 Febrero 2018

El término cáncer engloba un numeroso grupo de enfermedades que se caracterizan por el desarrollo de células anormales, que se dividen, crecen y se diseminan sin control en cualquier parte del cuerpo, lo cual dificulta que éste funcione de la manera que debería.

“Entre los diferentes tipos de cáncer que existen, el segundo más común es el que se origina en el pulmón. Esta patología ocupa la primera causa de muerte por cáncer (1.37 millones de muertes al año, es decir, 18-20% de las muertes registradas). Más de la mitad de los pacientes mueren antes del primer año luego del diagnóstico, básicamente porque más de dos tercios de los individuos son diagnosticados en estados avanzados, cuando se imposibilitan los tratamientos curativos. Las principales causas de esta patología incluyen carcinógenos tales como el humo del cigarrillo, radiación ionizante e infecciones virales”, explica la Dra. Mirvi Molea, neumólogo clínico e intervencionista del Centro de Especialidades Respiratorias y Trastornos del Sueño K26.

¿Cómo detectarlo?

El cáncer de pulmón puede ser detectado a través de una tomografía, la cual permite determinar si la enfermedad está localizada, en qué fase se encuentra y si es posible el abordaje quirúrgico o si su propagación es tal que no puede ser remediada con cirugía. También se pueden realizar exámenes de sangre y de punción pulmonar para determinar si el paciente está en condiciones de ser operado y si le quedará suficiente tejido pulmonar sano después de la cirugía.

Tratamientos

En los últimos años, el tratamiento para cáncer de pulmón ha experimentado grandes avances. Hoy en día, existen las siguientes alternativas:

-Los tratamientos dirigidos: son fármacos u otras sustancias que bloquean el crecimiento y la diseminación del cáncer al interferir en molecúlas especificas (blancos moleculares) que participan en el crecimiento, el avance del cáncer. Se diferencian a la quimioterapia ya que actúan sobre las células asociadas al cáncer y no en todas.

-Inmunoterapia: se utiliza el sistema inmunológico para combatir a las células tumorales, la mayoría en forma de anticuerpos monoclonales humanizados.

-La radioterapia estereotáxica extracraneal: es una técnica que consiste en administrar una dosis eficaz de radiación sobre un volumen definido, con gran precisión y alto gradiente, utilizando un sistema de coordenadas que permita localizar el tumor y los órganos de riesgo. Esta herramienta es ampliamente utilizada en tumores cerebrales y pacientes inoperables, siendo también propuesta en pacientes operables pero con alto riesgo quirúrgico.

Prevención

La mejor manera de reducir su riesgo de cáncer de pulmón es no fumar y evitar el humo de las personas que fuman. Si se deja de fumar antes de que surja el cáncer, el tejido dañado de sus pulmones gradualmente comenzará a repararse por sí solo.

A su vez, hacer ejercicios, tener una alimentación balanceada y dormir las horas adecuadas disminuye 30% del padecimiento de cáncer u otras enfermedades.

La salud es importante, motivo por el cual es indispensable acudir a un especialista cada cierto tiempo.

Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com

12 Febrero 2018

Los antioxidantes parecen estar en todos lados; en los superalimentos y en los productos de cuidado de la piel, incluso en el chocolate y el vino tinto. Los productos que contienen antioxidantes se suelen comercializar como esenciales para tener una buena salud, con promesas de combatir las enfermedades y revertir el envejecimiento. Jacki Adcock, investigadora en Química analítica, Deakin University, describió en un artículo para The Conversation, las ventajas y desventajas de su consumo.

¿Qué son los antioxidantes? El término antioxidante engloba una amplia gama de moléculas que protegen a otras moléculas de un proceso químico llamado oxidación.

La oxidación puede dañar las moléculas vitales en nuestras células, incluyendo el ADN y las proteínas, que son responsables de muchos procesos en nuestro organismo. De hecho, moléculas, como el ADN, son necesarias para el funcionamiento de las células; por lo que, si se dañan demasiadas, la célula podría funcionar mal o morir. Los oxidantes se encargan de prevenir este proceso.

En nuestro cuerpo, la oxidación suele ocurrir a causa de otro tipo de moléculas que son altamente reactivas: los radicales libres.

No toda oxidación es mala. No todas las reacciones de oxidación son dañinas. Algunas son esenciales para la vida y están involucradas en diversos procesos del organismo. En la respiración celular, por ejemplo, la glucosa se oxida por el oxígeno, produciendo dióxido de carbono, agua y energía para alimentar nuestro cuerpo. Similar proceso se produce en el uso de blanqueadores domésticos que actúan oxidando las manchas de color en moléculas incoloras.

¿Y Los radicales libres? Los radicales libres también son moléculas, pero con uno o más electrones impares. A los electrones les gusta estar en pares, por lo que los electrones impares pueden dar como resultado moléculas inestables y altamente reactivas.

Los radicales libres no necesariamente son malos para nosotros. El sistema inmune usa su naturaleza altamente reactiva y destructiva. Ciertos glóbulos blancos, llamados fagocitos, pueden envolver partículas extrañas, como las bacterias, luego sellarlas y liberar radicales libres para destruirlas.

Los radicales libres son generados naturalmente por nuestro cuerpo, pero pueden multiplicarse por factores de estilo de vida tales como el estrés, la mala alimentación, la contaminación, el tabaquismo y el alcohol. Nuestros cuerpos pueden manejar algunos radicales libres, pero si se forman demasiados puede abrumar a las defensas normales del cuerpo. El daño de los radicales libres al ADN puede causar mutaciones genéticas y promover el cáncer.

¿Qué antioxidantes consumir? Los antioxidantes provienen de muchas fuentes. Algunos se generan de forma natural en el cuerpo y algunos se producen naturalmente en los alimentos que comemos. Los antioxidantes, naturales o sintéticos, también se pueden combinar con los alimentos que normalmente no los contienen, ya sea por su  valor para la salud o para preservar la comida, debido a que también previenen la oxidación en los alimentos.

 Una dieta saludable es la forma más efectiva de obtener los antioxidantes que su cuerpo necesita. Las frutas, verduras, granos, huevos y nueces son todas fuentes ricas en antioxidantes. A pesar de los efectos del marketing, los antioxidantes que se encuentran en los llamados superalimentos no son más efectivos que los de las frutas y verduras comunes, por lo que es mejor que ahorre dinero.

Pero es una historia diferente cuando consumen suplementos con estas propiedades. La investigación ha encontrado que los suplementos con antioxidantes pueden causar más daño que beneficio. Un metaanálisis de 2012 de más de 70 ensayos encontró que los suplementos de antioxidantes son ineficaces o incluso perjudiciales para la salud. Las razones no están claras, pero es probable que los beneficios nutricionales adicionales derivados del consumo de antioxidantes en una dieta saludable contribuyan a esto. Además, las altas concentraciones asociados al uso constante de estos suplementos provocar los siguientes problemas:

- Actuar como pro-oxidantes, aumentando la oxidación

- Proteger las células sanas, pero también las peligrosas, como las cancerígenas

- Reducir los beneficios del ejercicio para la salud

- Tener efectos secundarios no deseados, como náuseas y dolores de cabeza, o incluso alcanzar niveles tóxicos

Redacción: Leo.com

Fuente: isalud.com

Últimas Noticias

Prev Next

La posición sexual que te ayudará a qued…

La posición sexual que te ayudará a quedar embarazada

Si tú y tu pareja están seguros de dar el siguiente paso y convertirse en...

A los 67 años, Jane Seymour posó para Pl…

A los 67 años, Jane Seymour posó para Playboy

La actriz inglesa Jane Seymour, nombrada Oficial de la Orden del Imperio Británico en el...

Los cigarros mentolados podrían ser peor…

Los cigarros mentolados podrían ser peor que los normales

Hacen que inhalarlos sea más cómodo y, muchas veces, se comercializan para fumadores más jóvenes...